Vivir sin el móvil

    Me lo he planteado estos días. Desde que me quedé sin el teléfono móvil, por un simple accidente hace una semana, he pensado acerca de este tema. Me pregunto, ¿qué hemos hecho todos estos años atrás, cuando la única comunicación que existía era el teléfono fijo, el de la casa? Y las cabinas telefónicas de la calle o de lugares públicos. Parece que ahora el mundo no gira si no tenemos el whatsApp, los sms, las redes sociales…etc.  Y a decir verdad, echo mano al bolso de vez en cuando para utilizar el móvil, pero estoy encantada de no tenerlo por otro lado.  Le he cogido gusto también a esta situación. Si no fuese porque tengo familia y ello me lleva a depender de la conexión continuamente, podría estar así meses, porque es un gustazo no oir el “cli cli” del whatsApp de modo constante, ese maravilloso invento de la tecnología con el que mantengo una relación de amor-odio.

Señales Wi-Fi

Señales Wi-Fi

  Recientemente, Nickolay Lamm, (artista digital e investigador) realizó unas ilustraciones   en las que colorea las miles de señales Wi-Fi de telefonía móvil en Washington D.C., que como arcoíris de datos, se extienden sobre el espacio público de la ciudad. Pero hay muchas más señales rebotando alrededor de nosotros todo el tiempo, y el mundo sería un lugar muy distinto si pudiéramos verlas.

Imagen de New York con miles de transmisores en tejados

Imagen de New York con miles de transmisores en tejados

      A primera vista, la visualización parece una suerte de panal de abejas psicodélico e indescifrable, pero está basada en datos científicos. El consultor de este proyecto fue Danilo Erricolo, un profesor de ingeniería eléctrica y computacional de la Universidad de Chicago, y explicaba:

“Los sitios de una estación base de una red celular hexagonal son conceptualizados para Chicago [arriba], con estaciones en las esquinas de los hexágonos. El área dentro de cada patrón de radiación de antenas tiene diferentes usuarios que están siendo asignados distintas frecuencias y sus señales se combinan para formar un sólo color percibido en ese instante. De sector a sector, las distintas combinaciones de canal están indicadas por diferentes colores. Las combinaciones de canal que se muestran no son estáticas, sino que cambian rápidamente en el tiempo mientras se les asignan distintos canales a distintos usuarios. Pero, si fueras a tomar una fotografía de estos cambios rápidos, lo más seguro es que verías un vasto arreglo de colores como se ve en la ilustración”.

Edificio Herbert C. Hoover en Washington D.C

Edificio Herbert C. Hoover en Washington D.C

Por suerte no podemos ver todas estas señales cegadoras, que probablemente nos volverían un poco locos. Sin embargo es importante saber que estamos rodeados, y lo estaremos cada vez más, de redes de información que pulsan alrededor nuestro con estrambóticos colores invisibles a nuestros ojos, y que el hecho de que no los podamos ver no significa que no afecten nuestra salud y a nuestro mundo.

 

Fuentes:  http://www.huffingtonpost.com/news/nickolay-lamm-cell-phone-radiation/

 

 

2 pensamientos en “Vivir sin el móvil

  1. Tienes razón con lo del whatsApp, dependemos de él y estamos continuamente mirándolo. Si sumáramos los minutos que perdemos cada uno en nuestros trabajos cada vez que miramos el whatsApp y lo contestamos, daría unos resultados de vértigo. Debemos concienciarnos y hacer un buen uso del mismo. Enhorabuena, es un artículo muy interesante, como todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *