Un regreso al Neolítico en Antequera

Entrada principal

EL Dolmen de Viera “Cueva de Viera” perteneciente al conjunto arqueológico de los Dólmenes de Antequera, e impresionante vestigio de la cultura funeraria de la Edad de Bronce en la Península, conmemora este año 2013 el 110 aniversario de su descubrimiento con una serie de actividades que han comenzado a llevarse a cabo en Antequera, para difundir el conocimiento sobre estos restos prehistóricos.  Los Dólmenes, monumentos funerarios, son una de las construcciones prehistóricas mejor conservadas de Europa y tuvieron su origen en el año 3000 a. C (Periódo neolítico).

 El hallazgo ocurrido en 1903 por los hermanos Viera representó un hito en la historia de la Arqueología europea e introdujo en la necrópolis antequerana una nueva dimensión antropológica.  Los hermanos Viera, Antonio y José, aficionados a la arqueología tenían parcelas de tierra cercana a los dólmenes.  Un buen día descubrieron una enorme losa médio enterrada, y tras las excavaciones fueron surgiendo los restos neolíticos y los dólmenes. Los constructores de estos monumentos megaliticos pudieron ser las  primeras comunidades agrarias de las fértiles tierras del” valle del guadalhorce”.

 Situado a unos 70 metros del dolmen de Menga y, a diferencia de éste, está orientado hacia la salida del sol. Es una cámara mortuoria de galería cubierta, formada por un pasillo de acceso y una cámara cuadrada a la que se accede por medio de una puerta labrada en un monolito. El pasillo, de unos 20 metros, se conserva completo mientras que la cámara, al fondo, es una habitación formada por cinco grandes losas. La altura de la cámara no sobrepasa los dos metros. Sobre todo ello descansa una pequeña colina ligeramente elevada.

Peña de los Enamorados

Existe una teoría basada en que mientras la mayoría de los dólmenes de España están orientados hacia el este, los de Antequera miran hacia la Peña de los Enamorados, donde parece ser que por las pinturas rupestres halladas debió existir un lugar místico. Lo que explicaría que la orientación hacia ella pudiese ser una simbología hacia ese enclave de ceremonias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *