Un Belén andaluz en el Museo Carmen Thyssen de Málaga

La Archicofradía de los Dolores de San Juan tras el acuerdo adquirido con el Museo Carmen Thyssen-Bornesmiza de Málaga, ha vuelto a montar el tradicional Belén en el patio de columnas que da acceso al museo.  Este año la recreación ha estado inspirada en la obra “Lavando en el patio” de Manuel Wssel de Guimbarda, un óleo sobre lienzo de 106 x 80 centimetros perteneciente a la colección privada del museo.

El lienzo es un magnífico testimonio de la producción particular del pintor como autor de animadas escenas costumbristas, muchas de ellas enmarcadas en Andalucia donde el pintor estuvo viviendo algunos años.  Conocí la obra de Wssel de Guimbarda en el Museo Carmen Thyssen de Málaga  al descubrir allí tres de sus cuadros y me llamó la atención la habilidad para mostrar en el lienzo las escenas de la vida cotidiana en cualquier rincón de Andalucía, ya sea en plena calle a través de tertulias familiares, o en un modesto patio de vecinos realizando las tareas domésticas.

El Belén nos muestra una tranquila escena familiar de un soleado patio de vecinos.  En ella una mujer realiza la colada a mano ayudada por otra que le acerca una cesta con ropa.  En otro rincón un grupo charla animadamente mientras toma el sol y en primer término una niña ofrece de comer a varias gallinas.  A la derecha el suceso  del nacimiento de Jesús  no se diferencia del resto de la obra  ya que la escena se integra perfectamente en el paisaje y su contenido sigue la lógica de la construcción insinuada por el pintor. Las figuras de origen napolitano han sido vestidas como en el cuadro.

 

                                       Manuel Ussel de Guimbarda                                                         

 Firmaba sus obras como Wssel de Guimbarda, hijo de militar cartagenero destinado en Cuba, nació en La Habana en 1833 y murió en Cartagena en 1907.  En 1941 tras quedar huérfano de madre la familia se traslada a España donde inició su carrera artística.  La producción artística de Guimbarda se afianzó durante su estancia en Andalucia a lo largo de casi veinte años los cuales sirvieron para dejar un legado de pintura costumbrista de romerías, bandoleros, y toros, además de su abundante obra de contenido religioso.

En esos años la pintura de artistas como Fortuny, Alenza, José Gutiérrez de la Vega o Murillo serán sus principales influencias.  Se adaptó facilmente en la sociedad de aquel momento adecuándose a las nuevas circunstancias que iban apareciendo y modificando la España del siglo  XIX, convirtiéndose en uno de los más reclamados retratistas de la época.

*Catálogo de pintura andaluza. Colección Carmen Thyssen. Edición 2004.

Fotos realizadas con la colaboración de José Manuel A.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *