Torres y Campanarios en Málaga

Campanario con cigüeñas

No se qué tienen las torres de las iglesias y los campanarios que siempre me han atraído tanto.  No tengo una explicación, el caso es que allá donde exista uno, intento descubrirlo, fotografiarlo, llegar a ellos de alguna manera. Si el campanario en este caso tiene cigüeñas, mejor. Me gusta el sonido de las campanas, quizás porque más que sonido emiten un mensaje, hablan, es como una especie de código,  parecería que interpelan a los ángeles. Al menos yo lo percibo así.

Para muchos el tañir de campanas, evocan recuerdos de la niñez si su infancia transcurrió en un pueblo o ciudad pequeña e incluso remueven sentimientos.  Cuando doblan las campanas su eco se transforma en señal de duelo por la muerte de alguien. Su sonido va más allá del significado religioso, marcan días de fiesta o de luto, anuncian la muerte y hacen llamamiento a los fieles.  Aún existen  algunos pueblos con tradición en el mundo, en donde se anuncia el Ángelus tres veces al día. Desgraciadamente hoy en día han perdido la supremacía por la construcción de altos edificios y va  quedando poco de todo esto, las costumbres se van perdiendo, el tipo de vida, la modernidad y las quejas por el estridente sonido han hecho que muchos campanarios estén enmudecidos.

El campanario al igual que las campanas fue, desde la antiguedad, considerado algo sagrado.  En los monasterios medievales era costumbre advertir la agonía y muerte de algún fiel o religioso para que se rezase por su alma.  También existen leyendas como las del campanario  de Notre Dame de París, debido a la extravagante y misteriosa figura de su campanero, Cuasimodo, célebre personaje de la literatura francesa.

Campanarios de Málaga

Recien conquistada la ciudad de Málaga en 1487, los Reyes Católicos llevaron a cabo uno de sus principales propósitos; levantar iglesias con elevadas torres y campanarios para el culto católico. Las iglesias de  Santiago, San Juan y los Mártires son algunas de ellas y las más antiguas de Málaga. Las tres tienen espléndidas torres y campanarios.  Hace unas semanas pude fotografiarlas desde otra perspectiva e incluso he subido hasta uno de esos campanarios y he podido contemplar la bella ciudad de Málaga a vista de pájaro, mientras repicaba el Angelus,  lo cual añadió una dimensión distinta a mi visita.

*He añadido fotografías, y aunque la Iglesia de San Pablo no es de la misma época,  para mí es significativa por razones personales.

Campanario de Santiago

Iglesia de Santiago:  Su edificación se inicia el 25 de Julio de 1490 y concluye en 1545, erigiendose parroquia en 1505.  Fue la primera parroquia en ser utilizada como templo cristiano.

Campanario de San Juan

 

Iglesia de San Juan: Fundada tras la conquista de la ciudad. Su torre se terminó de levantar en 1543.

Campanario de Los Mártires

Iglesia de Los Mártires: De las tres, fue la última en erigirse.  En honor de San Ciriaco y Santa Paula, patronos de la ciudad.

Campanario de San Pablo

Iglesia de San Pablo:  Nació en el siglo XVII como ermita de ayuda a la Parroquia de los Santos Mártires y en 1833 fue declarada parroquia.

2 pensamientos en “Torres y Campanarios en Málaga

  1. Una bonita entrada sobre los campanarios de Málaga, difícilmente observables a ras del suelo, tanto por su altura, como por el abigarramiento de las construcciones en su alrededor. El de la iglesia de San Juan es magnífico, y sólo se ve cuando estás prácticamente al lado. Veo que te has buscado la vida, para hacerle fotografías desde lugares altos y en emplazamientos distintos a los habituales. Ver las mismas cosas, desde zonas y lugares diferentes a los habituales.

    • El objetivo no fue fotografiar esas torres, pero accedí a un lugar de Málaga, un sitio privilegiado, y allí me encontré con la vista de aquellos campanarios. No pude resistirme a inmortalizarlos con la cámara. Quién se resiste a tanta belleza? Y lo de subir a un campanario sí fue intencionado. Tenía muchas ganas. Son lugares especiales. Con encanto. Se está bien allá arriba, tienes buenas vistas, y sopla el viento. Lástima que no hubiese cigüeñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *