Viernes de Dolores en Málaga. Servitas.

     

Servitas. Málaga

Servitas. Málaga

     Viernes de Dolores

        Resulta practicamente imposible enumerar las diferentes imágenes de las Dolorosas andaluzas. La Virgen, por su condición de corredentora, es la imagen más representada en la iconografía cristiana. Su figura está extendida por todo el mundo y es raro el templo o museo que no cuenta con una imagen de María en sus diferentes advocaciones. Desde la Madre bondadosa del nacimiento e infancia de Jesús hasta la Madre Dolorosa que sufre la agonía y muerte de su Hijo. Cada una de ellas tiene su impronta particular pero hay una talla que destaca sobre las otras por la intensidad de los sentimientos que expresa y por lo que representa.

San Felipe Neri

San Felipe Neri

     

        En la Iglesia de San Felipe Neri de Málaga se encuentra esta imagen que cito, obra del escultor malagueño Fernando Ortíz, uno de los más destacados imagineros del siglo XVIII, y que fue realizada en Málaga entre los años 1743 y 1756.

      Servitas, como se la conoce popularmente, es una Dolorosa con los ojos inundados de lágrimas y el corazón traspasado por un puñal, en recuerdo de los Dolores ante su hijo en la Cruz. El gesto de dolor en su rostro lo dice todo. El artista rompió el modelo heredado de siglos anteriores donde las Dolorosas tenían las manos unidas y recogidas para ofrecer una talla de tipo implorante con brazos extendidos y mirada al cielo. Es una Virgen sencilla, ataviada de negro y como nota distintiva lleva un escapulario que representa el hábito de la Orden.

Servitas. Viernes Santo

Servitas. Viernes Santo

      Pero Servitas no es sólo una imagen piadosa que procesiona la madrugada del Viernes Santo en Málaga. Tras ella está una de las Órdenes religiosas más antiguas de la Cristiandad, la Venerable Orden Tercera de Siervos de María, cuyo origen se remonta al mariano siglo XIII (1233) en Florencia, concretamente en el Monte Senario, donde siete jóvenes, ricos comerciantes, renunciaron a sus bienes materiales y acomodadas vidas para hacer penitencia. Resulta un caso singular en la historia de la Iglesia ya que no tiene un único fundador, si no que su raíz es la comunidad fraterna, el grupo, y este carisma ha de ser la esencia de todo Servita clérigo o seglar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

      La procesión de Servitas el Viernes Santo, la noche más larga de toda la Semana, es una de las más esperadas por la ciudad. Su recorrido por las calles estrechas y oscuras de Málaga es el resultado de la fe y la cultura de un pueblo. Servitas es una de las diferentes expresiones de piedad popular que permanece inalterable al paso de los años. Y contrariamente a lo que muchos creen y publican, sin conocer, Servitas no es una Cofradía ni una Hermandad, ni pertenece al mundillo cofrade aunque procesione con las diferentes hermandades. Tan sólo es un miembro de honor de la Agrupación de Cofradías de Málaga.

     La Orden Tercera de Siervos es un estilo de vida basado en valores personales y espiritualidad, con el compromiso de propagar el Evangelio, la devoción a María y llevar una vida sencilla, de servicio y ayuda a los demás. Sin adornos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

       El Viernes de Dolores, cuando comienza oficialmente la Semana Santa es la gran fiesta de la fraternidad seglar y se celebra una Eucaristía a primera hora de la mañana. Después la Virgen estará expuesta en el altar, bajada para la devoción de sus devotos y fieles. Por la tarde en la sacristía de la Orden, en un Oratorio dispuesto para la ocasión.

http://www.periodistadigital.com/religion/diocesis/2015/03/27/servitas-orden-tercera-de-siervos-de-maria-iglesia-religion-dios-jesus-papa-semana-santa.shtml

El Dolor de Servitas

Servitas a su salida de San Felipe Neri

Hay un  momento en la Semana Santa malagueña que el silencio se apodera de la ciudad.  Cuando las puertas de San Felipe Neri se abren y se escucha el retumbar sordo de los tambores, sonando a muerte y a duelo  desde la calle Gaona, comienza el luto para la Dolorosa de Servitas.  La Noche del Viernes Santo es especial en Málaga. No hay aplausos, ni luces, ni sonidos, la devoción del cofrade parte del silencio y de la oración.  Casi al filo de la média noche la Virgen de los Dolores, Servitas, pasea por Málaga envuelta en dolor, de riguroso luto y buscando sosiego con su mirada inconsolable elevada al cielo. Un cuchillo en el corazón completa la talla, de típica costumbre servita.

Me gusta verla cuando sale, en los primeros minutos de su recorrido cuando los penitentes  rompen el silencio y  comienzan los rezos de la Corona Dolorosa en la que se meditan los Siete Dolores de la Virgen. Portan túnicas y capuz de color negro, cíngulos negros y escapularios de la orden.  Sobrecoge la austeridad de la comitiva, apenas enseres, descalzos, portando cirios unidos a modo de antorcha.  Acompañar a Servitas al comienzo de su recorrido es uno de los momentos magicos de la Semana Santa malagueña.  Y una vez en la calle buscar la Málaga barroca, intramuros de Carretería, para esperarla en sus calles estrechas, oscuras, y en penumbra.

Salida en San Felipe Neri

                                                                                                                      

Venerable Orden Tercera de Siervos de María Santísima de los Dolores.  Servitas.

Aunque su origen se remonta a la Edad Média, fundada en Florencia en el siglo XIII, la orden religiosa de clara advocación mariana no se estableció en Málaga hasta el año 1695.  Tuvieron que transcurrir unos años, hasta que en 1739, el Conde de Buenavista, personaje de la nobleza malagueña encarga a los Padres Filipenses que promuevan la fundación de la Orden en Málaga, en la emblematica iglesia de San Felipe Neri.  En los sucesos de 1931 “Quema de Conventos”, la orden perdió su primitiva dolorosa, obra atribuida al imaginero español Pedro de Mena, aunque se salvó la imagen dolorosa de Fernando Ortiz, escultor malagueño del siglo XVIII y autor de tallas pasionistas de Málaga, y el estandarte con los Corazones Filipenses. En la actualidad, ésta es la imagen que se procesiona la noche del Viernes Santo en Málaga.