Miguel Angel dejó mensajes prohibidos en la Capilla Sixtina

Tengo mil razones para pensar que Miguel Ángel es un personaje fascinante y el mejor artista de toda la historia de la humanidad. Este motivo me lleva a buscar, siempre que puedo, nuevas publicaciones en relación con su vida y obra.  Hace pocos años a través de un artículo en prensa en el cual tildaban de polémico un libro… decidí buscarlo.  En España aún no había sido publicado, y lo adquirí en castellano a través de una libreria londinense de segunda mano. Sólo por el título podemos pensar que es un libro religioso o vinculado a la Iglesia Católica,  pero su lectura me confirmó lo contrario y me desveló secretos que han estado ocultos a la vista del mundo durante siglos.

Quien haya visitado la Capilla Sixtina y observado detenidamente la bóveda, además de deslumbrarse por ese “cielorraso inmenso”, ha podido comprobar que no hay una sola figura del Nuevo Testamento. Nada.

Cuando Miguel Ángel  recibió el encargo del Papa Julio II para pintar el techo de la Capilla Sixtina, el lugar más sagrado de la Cristiandad en Occidente, aceptó y durante cuatro años (de 1508 a 1512), desafiando a la represiva Iglesia Católica de la época, llevó a cabo una ingeniosa labor intercalando en la bóveda numerosos mensajes que difundían la reconciliación entre la Bíblia Judía y el Nuevo Testamento creando un nexo entre la Fe Católica y la Fe Hebrea.

Bóveda Capilla Sixtina

Arriesgó su vida, pintó la Capilla Sixtina bajo las exigencias del Papa pero sin una sola figura cristiana.  Tan solo retrató personajes de la Biblia Hebreíca ( sin contar las sibilas). Si un judío examina la representación del génesis en el altar descubre infinidad de signos cabalísticos combinados en los frescos de la pintura, se trata de códigos descifrados que ponen de manifiesto la ideología del pintor italiano que vivió inmerso en una etapa de intrigas religiosas, conspiraciones y represión.

Miguel Angel Buonarroti

Los autores advierten en el libro que para admirar el milagro de la Capilla Sixtina antes debemos conocer las motivaciones de Miguel Ángel, su procedencia, su enriquecimiento intelectual en el Palacio Médici, su fascinación por el Neo-Platonismo, y el interés por las enseñanzas místicas.

Sin duda, la obra le valió la gloria, sin ella, y sin la ayuda de su mecenas Lorenzo de Médici que daría forma a su talento, Miguel Angel no sería el mismo y hoy estaría durmiendo el sueño de los justos en cualquier cementerio florentino.

http://enmiscriptorium.wordpress.com/2012/11/29/michelangelos-forbidden-messages-left-in-the-sistine-chapel-2