Una visita al matrimonio Arnolfini en Londres

Una visita al matrimonio Arnolfini en Londres

 

…el taxi me acababa de dejar en Charing Cross, por un par de días la lluvia daba una tregua a la ciudad.

            Así que después de un delicioso chocolate con  muffin  me encaminé  hacia Trafalgar Square, exactamente me dirigía a The National Gallery.  Allí me estaban esperando el matrimonio Arnolfini,  inmortalizado por Jan Van Eyck, a los que visito rigurosamente cada vez que voy a Londres. Una vez más, pausados y tranquilos, con pose ceremoniosa  me dejaban entrar en su alcoba, llena de volúmenes en sus ropas, con su ahuecada cama bien hecha, mostrándome cómo vivían , y yo me deleitaba una vez más mirando a través de su espejo y observando que no estaban solos  con su mascota. Alguien les acompañaba en aquella habitación.

Espejo en la alcoba

Parecía llevar toda la mañana y solo había pasado cinco minutos con ellos cuando un señor elegantemente   vestido que lucía tarjeta identificativa sobre la solapa de su chaqueta, requería que me apartase unos metros para dejar al resto del público poder contemplar el cuadro. Había estado ocupando el espacio yo sola, tratando de traspasar el cristal que protege la obra del siglo XV.
Este cuadro no es solo la  más notable pintura de Van Eyck, es algo más que un retrato del Renacimiento. Y como siempre me supo a poco.  Afortunadamente está Internet para poder seguir en contacto con los Arnolfini, pero puedo asegurar y muchos sabrán de lo que hablo, que no es lo mismo…
.