Síndrome de muerte súbita del lactante. ¿Se puede prevenir?

Son numerosas las ocasiones que tras el nacimiento de un bebé, los padres sugieren todo tipo de dudas, miedos e incertidumbres para afrontar la primera etapa de la vida de su hijo. Recientemente unos padres primerizos tras recibir el alta hospitalaria me preguntaron por el síndrome de la muerte súbita y sus posibles causas, aquello me hizo reflexionar ante el desasosiego y la angustia que esto puede crear. Los médicos y las enfermeras del área pediátrica deben y están capacitados para dar asesoramiento y pautas preventivas a los padres.

El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) es la muerte inesperada y repentina de un lactante aparentemente sano. Generalmente ocurre entre el primer y sexto mes de vida y es la causa más importante de muerte en menores de un año. En España afecta a 1 de cada 1000 recien nacidos.

No se le puede llamar enfermedad porque no lo es.  Es un síndrome y aunque no tiene causa aparente se le asocia a determinados factores que la predisponen.  Por regla general el bebe aparece muerto tras haberle puesto a dormir y sin mostrar signos de sufrimiento, por lo cual si después de una autopsia la muerte permanece inexplicable, estamos hablando de síndrome de muerte súbita de un lactante.

¿QUÉ BEBÉS PUEDEN ESTAR MÁS PREDISPUESTOS?

Los que duermen boca abajo. Este factor es el que más se asocia a muerte súbita. ¿porqué? Porque es más fácil en esta posición tener apneas (pausas respiratorias).

Calor excesivo. Debido a ambientes muy cerrados, poco ventilados y calurosos, además de abrigar en exceso a los bebés.

Superficies blandas. La almohada o el colchón blando donde la cabeza del bebé pueda hundirse es un factor de riesgo que suele pasar desapercibido para los padres.

Prematuridad. Un recien nacido cuanto menor peso tiene, más predisposición a padecer este síndrome.

Madre fumadora o ambientes con humo. El riesgo aumenta por cada persona que fuma en el domicilio.

Antecedentes de muerte súbita. Hay investigaciones realizadas que sugieren mayor vigilancia en bebés que tuvieron un hermano que falleció por esta causa.

REDUCIR EL RIESGO DEL SÍNDROME DE MUERTE SÚBITA DEL LACTANTE. La Sociedad Europea para la prevención de la muerte infantil recomienda:

Acostar  siempre al bebé a dormir boca arriba (incluso durante las siestas). NUNCA acostar a los bebés a dormir boca abajo. Dormir de lado también provoca inestabilidad.

Acostar al bebé solamente en una cuna. NUNCA debemos permitir que duerma en la cama con los hermanos o entre los padres  y tampoco dormir sobre superficies diferentes a las cuna, como un sofá.

Evitar colchones blandos y almohadones. Éste debe ser apropiado, plano, duro y SIN almohada, ni mantas pesadas.  Las sabana deben ser de algodón y bien ajustadas a la cuna.

No fumar durante el embarazo ni permitir que fumen cerca del bebé. Siempre desaconsejo el tabaquismo en los padres, especialmente en la madre.  Si no es posible reducir el hábito, evitar al máximo la exposición del lactante.

Dar lactancia materna al menos los seis primeros meses de vida. Ésta reduce el riesgo de infecciones respiratorias y gastrointestinales asociadas a la muerte súbita.

Evitar juguetes en la cuna, sonajeros, colgantes al cuello y cualquier otro objeto que pueda provocar asfixia durante el sueño, como cintas o cordones cercanos a la cuna.

No cubrir la cabeza del bebé y evitar las hipotermias e hipertermias. Mantener una temperatura agradable en la habitación (lo ideal de 20 a 22º C).

Incluso tomando todas las precauciones disponibles, es posible que un bebé muera por el síndrome de muerte súbita del lactante pero siempre debemos conocer  las medidas necesarias para poner en práctica con la llegada del recien nacido.

http://enmiscriptorium.wordpress.com/2012/11/12/convulsiones-en-la-infancia-que-hacer/

http://enmiscriptorium.wordpress.com/2012/11/08/como-actuar-ante-una-parada-cardiaca/

2 pensamientos en “Síndrome de muerte súbita del lactante. ¿Se puede prevenir?

  1. Al menos reducir el riesgo probable desencadenado por otros factores que pudiesen llevar a la muerte súbita. Hoy día afortunadamente hay mucha información tanto a nivel de médios de comunicación como a través de la sanidad pública. Cualquier medida tomada para disminuir la incidencia resultará de vital importancia.
    Un saludo y bienvenido al blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *