San Pablo y la Capilla del Cautivo

La iglesia de San Pablo en Málaga no es un templo cualquiera, ni uno más de la diócesis de la ciudad.  El edificio, erigido en el corazón del barrio de la Trinidad, es el lugar que aloja la imagen de Jesús Cautivo.  Toda mi vida, desde niña, por diferentes razones me he sentido vinculada de alguna manera a este templo malagueño.  Hoy, después de tantos años, San Pablo continua siendo para mí ese lugar al que siempre regreso.

Capilla

Cualquiera que haya visitado la iglesia a cualquier hora del día, sabe que siempre existe una afluencia numerosa de devotos rezando ante la venerada imagen del Cautivo, el señor de Málaga. Qué tiene esta imagen para los malagueños, me pregunto. Cuanto poder de atracción y cuanta devoción genera. Es fácil encontrar en el interior del templo numerosas personas ante su capilla, agarradas a la rejas que la separan del templo. Cada uno en su interior habla con el Cautivo o realizan una oración o encienden una pequeña lamparilla, pero el  flujo es constante, las personas van y vienen de forma intermitente, algunos son vecinos asiduos del barrio de la Trinidad, otros llegados de cualquier punto de la ciudad, para pasar allí solo unos minutos ante su capilla.

Ayer, cuando la visité, la luz que entraba por sus vidrieras iluminaba de manera especial la nave central de la Iglesia.  Los fieles se turnaban en el oratorio a la derecha del altar, pero no se oía nada, en su interior reinaba el silencio.

La primitiva iglesia de San Pablo data de 1645.  El barrio de la Trinidad fue el lugar de asentamiento del campamento de Isabel La Católica durante el asedio a Málaga en 1487.  Una vez que la ciudad fue cristianizada, la iglesia se convirtió en parroquia en 1833.  El templo fue demolido en 1873 y reconstruido de nuevo entre 1874 y 1891, en la parte más cercana al río Guadalmedina y al centro de la ciudad.  Es un edificio de estilo neogótico, imponente, que contrasta con el resto de las edificaciones que conforman el barrio de la Trinidad.

                                                                                                                                 

Destaca su esbelta torre de 50 metros de altura, cuyo chapitel está adornado con pináculos de cerámica y adornos florales.  En su interior, la iglesia está dividida en tres naves, separadas por pilares y una gran bóveda de crucería. El altar mayor, sin retablo, se forma con cinco ojivas, las cuales permiten ver la girola y la imagen de San Pablo que preside el muro central. La capilla sacramental está situada en el crucero, en el lado de la Epístola y en ella hay una talla del Sagrado corazón de Jesús.  Sus vidrieras, con secuencias de la vida de San Pablo permiten que el templo esté siempre iluminado.

Vidrieras. Secuencias de la vida de San pablo

                                                                                                                                 

En su interior se ubican tres importantes hermandades.  En su primera capilla, la cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo y la Virgen de la Trinidad.  La cofradía del Santo Traslado y la Virgen de la Soledad, obra del escultor malagueño Pedro Moreira Lopez, y una cofradía más reciente, la Hermandad de la Salud, cuyas imágenes titulares son el Cristo de la Esperanza en su gran Amor y María Santísima de la Salud.

Hermandad del Santo Traslado

                                                                                                                             

Nota:  En los sucesos de mayo de 1931 “quema de conventos”, la iglesia de San Pablo fue incendiada, profanada, y destruida algunas de sus imágenes.  Entre ellas la de mayor relieve, la anterior Virgen de la Soledad, obra de Pedro de Mena.

El Cautivo al alba:  http://www.enmiscriptorium.com/?p=2980

La iglesia de San Juan en Málaga: http://www.enmiscriptorium.com/?p=3122

2 pensamientos en “San Pablo y la Capilla del Cautivo

  1. Una entrada interesante, con una dosis justa de datos históricos y aportación personal. siempre hay que buscar ese equilibrio. No había visto ninguna foto de este templo, pese a lo que he oído hablar de él. Con respecto a la luz, te diré, que los templos se solían orientar con el eje mayor en dirección E/W y el menor en posición N/S, para provocar un determinada efecto luminoso un día al año. El Sol debe salir por la espalda del Altar Mayor y ponerse por la puerta principal, de ahí la instalación de rosetas sobre las puertas de los templos. Claro que esto ocurría cuando había espacio suficiente para construir las capillas y las iglesias. En la actualidad, la mayor parte de las iglesias están desorientadas, y lo digo con toda la intención.

    • Gracias. Me alegro que te guste. Muy interesante todo lo que comentas sobre la orientación de las iglesias. Lo cierto es que tenía esa luz especial cuando lo visité para hacer las fotografias.Depende de la orientación y de la hora del día he visto la misma iglesia con una luz muy distinta que hacen de ella un templo de mayor belleza si cabe. San Pablo es un lugar tranquilo y sereno pese al tránsito de devotos diario. Te gustará si lo visitas algún día. La capilla del Cautivo envuelve.
      En San Juan en Málaga, ahora en primavera, la luz de la tarde hacen del interior de la iglesia un lugar de belleza incomparable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *