Percepciones diferentes

campo de amapolas

                El debate sobre la tonalidad de un vestido ha incendiado las redes sociales y las noticias estos últimos días. Lo de menos eran los colores reales, lo de más es que ha generado todo tipo de cuestiones, debido a que la mitad lo apreciaban de dos colores (blanco y dorado) y la otra mitad (azul y negro) sin ningún género de dudas. Parece ser que el vestido, casualmente, ha descubierto para algunos, que la percepción del color es algo subjetivo y que entre la realidad y lo que nosotros percibimos hay un abismo.  El color como algo material, tangible, no existe. No es más que un producto de la mente. El cerebro aprecia los colores cuando el ojo humano percibe diferentes frecuencias de luz y cada persona percibe los colores de modo distinto, sin que por ello se hable de daltonismo.

           Obviamente que hace falta luz para que todo esto funcione, esa luz se refleja en los objetos y llega a nuestros ojos a través de la cornea para luego pasar a la pupila.  Entonces se proyecta una imagen en la retina y en las paredes del globo ocular, en donde es absorbida por células fotosensibles que reconocen las diferencias entre las distintas longitudes de esa onda de luz, es decir, los colores.  Pura fisiología.  Así es como podemos diferenciar el color, los matices y tener una percepción del mundo que nos rodea mediante el sentido de la vista. Y como casi todo, en el amplio y apasionante mundo de los sentidos, el ser humano los siente, los percibe y los vive con lógica pero con incoherencia y contradicción también.

        Los sentidos y la percepción de los hechos ante la vida ofrece tantas variedades y proyecciones, que no resulta difícil encontrarse con personas que manifiestan una disonancia cognitiva en el quehacer de su vida diaria, personal y social. Es algo así como un conflicto interno permanente entre el pensamiento y los hechos, entre lo que dicen y hacen. Auténtica discordancia.

           Es frecuente, por ejemplo, escuchar a muchas personas defender posturas ecologistas que, sin embargo, utilizan diariamente su vehículo privado para ir a trabajar, sin plantearse la posibilidad de utilizar un medio de transporte público o bicicleta que podrían coger a pocos minutos de casa y evitar de este modo mucha contaminación atmosférica. Estas personas obviamente exponen una serie de argumentos, que convincentes o no, a ellos les sirve para evitar la tensión o disonancia generada por estas contradicciones, como que existe un mal funcionamiento del servicio público, que si no cumple los horarios, que si el carril bici…etc… “si no fuera así, estaría encantado de usarlos” y «total un coche más, no puede afectar mucho a la ciudad“. En suma, justifican su conducta siempre alegando un mal funcionamiento de los medios de transporte y un uso inadecuado de la vía pública para las bicicletas, independientemente de que ésto sea o no cierto. De esta manera pueden seguir defendiendo su postura ecologista y a la vez seguir utilizando cómodamente su vehículo particular sin que ello les genere tensión.

          Como vemos, parece haber una tendencia natural en el ser humano a sentir que todos nuestros comportamientos y pensamientos son coherentes entre sí y necesitamos además, no sólo convencer a los otros de esa coherencia, sino también convencernos a nosotros mismos. Nos sentimos mal cuando mantenemos de forma simultánea dos pensamientos que están en conflicto o cuando nuestros razonamientos no están en armonía con nuestra conducta. Por ello, una vez emitida una afirmación o tomada una decisión hemos de buscar por todos los medios, razones que la justifiquen, y cómo no, personas que elogien tal argumento. Por tanto cada vez me sorprende menos, ante tanta ambivalencia moral, aquellos que dicen algo y actúan de forma contraria y me decepcionan profundamente aquellos que van de lo que no son ni han sido nunca. Nada me extraña en tan progresistas conciencias.

4 pensamientos en “Percepciones diferentes

  1. Buena apreciación. Yo el vestido lo veía azul y negro. Me impresionó ver como los demás lo veían blanco. Es un misterio esto de la percepción de colores. En una clase de la Universidad recuerdo que se planteó la relación de ésta con el grado de inteligencia humana incluso con la expresión de emociones. La percepción no deja de ser un proceso básico también o tal vez cognitivo. Te dejo la pregunta.

    • Gracias Carol por pasarte por el blog. La percepción es cognitivo, y el color forma parte de dicho proceso. Yo prefiero los procesos activadores, emoción y motivación. Es más fácil con éstos entender el mundo y a las personas y poder empatizar con ellas. A pesar de todo, ocurre también que cuanto más percibes cosas de alguien, cuanto más deja salir sus emociones fuera más te va decepcionando. Cuidado.
      Saludos amiga.

  2. Muy buen enfoque sobre la percepción diferente y percepción cognitiva, y creo muy inteligente la detallada definición del comportamiento humano en ese profundo, y por otra parte superficial, aspecto psíquico social. Creo que es raro que cada uno de nosotros no nos encontremos muchos casos a lo largo de nuestras vidas, y cada uno de ellos es el mismo desengaño, aunque sean diferentes los colores! Su respuesta al anterior visitante es una prueba mas.

    Saludos y continúe con buenas reflexiones como esta!

    • Bienvenido Ángel.
      Obviamente los seres humanos somos muy diferentes y percibimos las cosas, el entorno, la vida, de modo distinto. Lo contrario resultaría monótono incluso. Sucede que hay personas que representan ser lo que no son y puede pasar un tiempo hasta que nos demos cuenta de ello. La incoherencia suele ser evidente, cabe observar nada más. Es muy fácil, sólo es preciso adoctrinarse con ellos para conocerles bien.
      Pienso que ni el mismísimo Freud seria capaz de descifrar esa catarsis emocional en la que se sustentan, por más sesiones de psicoanálisis que recibieran.
      Celebro su vuelta por aquí. Ha pasado mucho tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *