La Piedad en la Catedral de Málaga

Catedral de Málaga

Capilla del Trascoro de la Catedral de Málaga

         La historia de la Catedral de la Encarnación, considerada la obra renacentista más valiosa de Andalucía, está muy vinculada con la Mezquita Mayor-Aljama de la Málaga islámica, que fue cristianizada cuando en 1487 los Reyes Católicos tomaron la ciudad, consagrándose como Catedral seis meses después, bajo la advocación de Santa María de la Encarnación.  Su ubicación exacta es desconocida, aunque hay textos que recogen que pudo estar en el lugar que hoy ocupa El Sagrario, el jardín, la torre y la Capilla Ntra. Sra. de las Angustias entre otras.

Capilla del Trascoro

          En una reciente visita y paseando por ella, reparé en la Capilla del Trascoro, situada frente a las puertas de la fachada principal y erigida en el cerramiento del coro de la Catedral. En ella destaca una bella Piedad esculpida en  mármol blanco, obra de los hermanos Pissani (1802), única del mundo que tiene tres personajes: Cristo, la Virgen y un angel-niño que la consuela. Flanqueada por dos hornacinas más pequeñas con las imágenes de Maria Magdalena (a su izquierda)  y San Juan (a su derecha) en madera imitando mármol, obra de Salvador Leon del siglo XIX. En ella me sorprendió, no sólo la sobriedad y belleza del grupo escultórico sino la composición en sí.

 

 

 

 

                                                                                                                                                         

          ¿por qué Maria Magdalena y San Juan?    Eso mismo me pregunté hace unos días mientras contemplaba las imágenes en el interior de la catedral. Podrían haber sido otros santos, o apostóles, o patrones de la ciudad, pero eran ellos dos, junto a Jesús yacente una vez más.  Según recoge el Evangelio, Maria Magdalena formó parte de los discípulos de Cristo, estuvo presente en el momento de su muerte, y en la madrugada del tercer día tuvo el privilegio de ser la primera en verle ya resucitado entre los muertos.  También con ella estuvo Juan a los pies de la cruz. La ausencia de hombres, probablemente por no declararse seguidores de un condenado a muerte, los convirtió junto a María su madre, en las tres personas que estuvieron cerca hasta el último momento.  San Juan y ella fueron siempre objeto de la predilección de Jesús, es posible que éste sea el motivo de su ubicación en la Capilla Nuestra Sra de Las Angustias de la Catedral de Málaga.

 La Resurección

El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro, y vio quitada la piedra del sepulcro.  Entonces corrió y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel a quien amaba Jesús, y les dijo:

Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto…..Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro, y vió a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto….se volvió y vió a Jesús que estaba allí; pero no sabía que era Jesús. Él le dijo:—Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?, aún no he subido a mi Padre; pero ve a mis hermanos y diles: “Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.”    San Juan, 20, 11-18

 

Nota:  http://www.enmiscriptorium.com/?p=2908.  Calle Cister, la puerta de entrada a Málaga. 

http://www.enmiscriptorium.com/?p=3898.  Málaga la bella, imágenes,

Existe otra Piedad en Roma, ésta realizada por el gran Miguel Angel Buonarroti:  http://www.enmiscriptorium.com/?p=2180

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *