El silencio

 

Cuantas veces en la soledad de la noche he pensado que no sabemos disfrutar del silencio, y eso es algo que no tiene precio. Aquí en mi madrugada el silencio es absoluto, interrumpido sólo, de cuando en cuando, por estas letras que escribo.

Vivimos a diario rodeados de ruidos que nos impiden expresar nuestras sensaciones,  nuestra interioridad, sin dedicar unos minutos a buscar el lugar adecuado en donde el silencio lo ocupe todo para disfrutarlo intensamente, de forma lenta, suave, sin sobresaltos.

             También en el silencio surgen los miedos, porque ahondamos en nuestro interior y nos escuchamos.  Puede ser duro en el vacio, en el desamparo, en el dolor y puede llegar a ser maravilloso en compañia de la persona amada, en la intimidad, en la ternura, en el amor.

           Los silencios  permiten  a cada uno conectarse consigo mismo, con sus
sentimientos,  sus emociones, y sus sueños.  Anoche escapé  de todo y me permití un tiempo de silencio.

     ” Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir”

Cuando el mar te tenga.  El Ultimo de la Fila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *