Pedro de Mena en Málaga

 

Ecce Homo

Ecce Homo

La Dolorosa

La Dolorosa

Casa museo Pedo de Mena

Casa museo Pedo de Mena

 

 

 

 

 

                                              Pedro de Mena en Málaga

            En la mañana del 13 de Octubre de 1688 moría en su casa de la calle Afligidos de Málaga, el escultor granadino Pedro de Mena y Medrano(1628-1688).  Hoy, el mismo día en que se cumplen 325 años de su muerte, la casa museo del prolífico artista del barroco, ha expuesto por último día, dos de sus obras más conocidas El Ecce Homo y la Dolorosa. La muestra, que ha durado dos meses, ha sido posible gracias a la intervención de la Comunidad Cisterciense de Santo Domingo de la Calzada en la Rioja, propietaria de estas dos obras de Mena y las más preciadas de la Abadía de Santa Ana en calle Cister.

           El Ecce Homo es un busto de medio cuerpo a tamaño natural de un Cristo azotado que refleja la piedad en su mirada. La Dolorosa es otro busto de expresión afligida en su rostro a consecuencia de la sumisión y el dolor. La imagen está inspirada en Catalina de Victoria, la esposa del escultor. Ambas fueron regalados en 1675 por Pedro de Mena a la Abadía del Cister, donde sus hijas Andrea y Claudia desarrollaron su vocación religiosa y donde actualmente está enterrado, por propia disposición del artista.

            Hijo del también escultor Alonso de Mena, que murió cuando éste contaba 18 años, quedandose al frente del taller de su padre y convirtiéndolo en el de más actividad escultórica de Andalucía.  El destino quiso que, un día de 1658, el obispo de Málaga le hiciera llegar el encargo de la terminación de la sillería del Coro de la Catedral de Málaga, trasladandose a Málaga con su familia. De sus manos y gubias saldrán las más bellas imágenes religiosas del barroco, e  irá dando forma a decenas de santos solicitados por el Cabildo Catedralicio de Málaga, hasta que en 1664 recibe el encargo del obispo Fray Alonso de Santo Tomás de realizar un crucificado para la Iglesia de Santo Domingo. La popularidad y el prestigio que consiguió con esta obra le valió la sucesión de más peticiones, por lo que se vió obligado a montar su propio taller en Málaga, en el que permaneció hasta su muerte.

Pedro de Mena

Pedro de Mena

Actualmente, en la que fuese su casa taller de la calle Afligidos, con entrada por la calle Císter, donde vivió, trabajó y murió el imaginero granadino se encuentra la Sala Memorial Pedro de Mena y en ella se puede contemplar una proyección audiovisual con un recorrido por su vida y obra. En el exterior del museo destaca a la entrada, en plena calle, el busto  en bronce del genial artista con las herramientas en una mano y en las otras el boceto del futuro Cristo Crucificado de Mena.

Nota: Gran parte de la obra escultórica de Pedro de Mena se encuentra repartida por diferentes ciudades españolas.  En Málaga, debido al tiempo que vivió en la ciudad se conserva buena parte de ella, pero que duda cabe que el eje de su vida y su espíritu gira entorno a esa pequeña Abadía de Málaga, Santa Ana del Cister.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *