El manto de la Virgen de Las Penas

Virgen de Las Penas. Salida Casa Hermandad.

Evangelio según San Juan 19, 25-27.   Estaban en pie junto a la cruz de Jesús su madre, María de Cleofás, hermana de su madre, y María Magdalena. Jesús, al verlas y junto a ellas al discípulo preferido, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre».

 

El año de la Fe en el manto de Las Penas

El año de la Fe, ha sido el protagonista del Martes Santo en Málaga. Cuando la Virgen de Las Penas salió a las seis de la tarde de su casa hermandad, el secreto mejor guardado de la Semana Santa malagueña quedó al descubierto: El motivo y diseño del manto de Las Penas. En la historia de la cofradía hay generada una leyenda, en parte porque no queda constancia en actas ni en testimonios sobre el origen del manto de flores, pero siempre se ha dicho que ante la falta de recursos económicos ( en la decada de los cuarenta) para comprar uno de terciopelo, que resultaban excesivamente costosos se decidió por el manto de flores naturales. Tambien cabe la posibilidad que quisieran dar un caracter distinto y peculiar a la Virgen de Las Penas. Sea cual fuere la iniciativa, el caso es que en 1949, la Junta de Gobierno de la cofradía decidió por votación continuar con la tradicción del manto floral que a día de hoy supone uno de los grandes reclamos de la Semana Santa malagueña.

                                                                                                                                

Este año el diseño ha estado inspirado en el lema elegido por Benedicto XVI para el presente 2013, como el Año de la Fe.  El manto muestra el anagrama de la celebración representado por una barca de la Iglesia, cuya vela es el monograma de Jesús Hombre Salvador (JHS).  Formado por casi 5000 flores, 30 metros de guirnalda, cipres, 2700 margaritas y cientos de claveles rojos y blancos confeccionados por jardineros y técnicos de los servicios operativos.

Cristo de La Agonía

                                                                                                                                                    

La imagen de La Dolorosa, obra del imaginero sevillano Antonio Eslava Rubio (1964), es un rostro joven, con delicadas facciones y expresión de dolor sin llegar al sufrimiento intenso a pesar de que su hijo “El Cristo de la Agonía” va delante en la cruz.  Hay muchos momentos especiales para ver estas imágenes en Málaga, pero sin lugar a dudas la salida de su Casa Hermandad y su paso por la estrecha calle San Agustín, tras la estación de penitencia en la Catedral de Málaga.

Nota: Benedicto XVI eligió como fecha de apertura del año de la fe el 11 de octubre de 2012, porque se cumplen en esa fecha dos aniversarios; por un lado la apertura del Concilio Vaticano II, y el 20º aniversario de la promulgación del catecismo de la Iglesia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *