El Corredor Vasariano.

 

 

Florencia

Florencia

            La ciudad de Florencia, por más veces que se visite, siempre sorprende.  Fue la capital de Italia entre 1865 y 1871 y conoció su época de mayor esplendor tras la instauración del Ducado de la Toscana  bajo el dominio de la dinastía Médici.  Debido a una serie de sucesos políticos e históricos, en mayo de 1527 Florencia destierra a los Médici por segunda vez y restablece la república, pero en 1537 los Médici vuelven a gobernar la ciudad con el apoyo del Emperador y del Papa, y así se convirtieron en duques hereditarios de Florencia, y en 1569 Grandes Duques de Toscana.  Extendieron su poder durante dos siglos más.

            Quien la ha visitado sabe que en aquella ciudad la influencia del arte, destaca sobremanera, a cualquier otro acontecimiento y que la huella de grandes artistas de la historia se mantiene viva en Florencia. Es indudable y obligada la visita a la  Galeria Uffizi, a la Academia para ver el David, al Baptisterio, al Puente Vecchio, al Duomo y tantos otros rincones de esa pequeña ciudad pero no todo el mundo sabe que en ella existe un corredor oculto, un pasadizo secreto con varios siglos de antiguedad en donde es posible reconstruir e imaginar la vida allá por el Renacimiento.

 

Corredor Vasariano sobre el Puente Vecchio

Corredor Vasariano sobre el Puente Vecchio

              El Corredor Vasariano fue diseñado por Giorgio Vasari en 1564 por voluntad de el Gran Duque Cosme I, que ejercía su gobierno en el Palazzo Vecchio, en el centro de la ciudad, pero vivía al otro lado del río Arno, en el Palazzo Pitti con su familia. Era un noble con mucho poder y con muchos enemigos también.  La idea de construir aquella galería elevada era también, porque el Gran Duque, quería moverse libremente desde su residencia al Palacio de Gobierno de la ciudad y así tanto él como su familia, pudiesen contar con un acceso seguro serpenteando la ciudad, pasando por encima de tejados y conectando iglesias, torres, galerías y palacios de la época.

 

Ventanas superiores sobre rio Arno.

Ventanas superiores sobre rio Arno.

           Rodear una ciudad para no tener que enfrentarse a ella, tal vez ese fue el argumento al que llegaría Cosme I y así de ese modo podría circular de un extremo a otro de Florencia sin poner los pies en la tierra. Con el mismo propósito mandó construir un balcón interior en la Iglesia de Santa Felicita, para seguir las celebraciones religiosas sin mezclarse con el pueblo. 

Corredor Vasariano. Galería Uffizi

Ventana interior a la iglesia de Santa Felicita.

Ventana interior a la iglesia de Santa Felicita.

                  Por entonces el Puente Vecchio albergaba el Mercado de carnes de Florencia y a la nobleza no le agradaba atravesar aquella zona de comercios y puestos de carne  para llegar al otro lado de la ciudad.  Para darle prestigio al Puente trasladaron los puestos a otro enclave más periférico y el lugar fue ocupado por el gremio de orfebres, joyeros y comerciantes de oro que se ha mantenido hasta nuestros días.  En la actualidad el Corredor no está abierto al público, tan solo se realizan pequeñas visitas guiadas previa reserva y sólo en algunas fechas señaladas.  En el tramo de la Galería Uffizi, el Corredor Vasariano es una galería de arte en la que se exhiben diversas obras de arte de Leonardo, Botticelli, Tiziano, Rafael Parnigianino, Guido Reni, Carraci, Gentileschi, Allori, etc.. todas ellas obras de los siglos XVII y XVIII, así como una nutrida colección de autoretratos de artistas de los siglos XVI al XIX.

 

Interior del Corredor Vasariano.

Interior del Corredor Vasariano.

Nota.  Cuando se inauguró sirvió para deslumbrar a los invitados ilustres que vinieron a Florencia con motivo de las bodas de Francisco I de Médicis con la archiduquesa doña Juana de Austria. 

 

http://www.enmiscriptorium.com/wp-admin/post.php?post=4247&action=edit

 

 

3 pensamientos en “El Corredor Vasariano.

  1. Florencia ofrece, como bien se dice en el artículo, arte, monumentos e historia por doquier que se encuentra por cualquier rincón de la ciudad.
    Pero también es muy interesante conocer estos vericuetos que utilizaba la nobleza.
    Felicito por ello a “Cruz de Malta” por su informe y las magníficas fotos que lo acompaña.n

  2. Pues sí Ángel, es una ciudad que respira arte por sus calles, sus iglesias, monumentos. La arquitectura es sublime. Debe ser una de las ciudades más pequeñas del mundo y con más obras de arte. Cualquier persona sensible a la historia es capaz de emocionarse con sólo pasear por ella.
    La ciudad hace que viajes en el tiempo unos siglos atrás y puedas imaginar a Miguel Ángel por sus calles y en los jardines Boboli buscando inspiración para esculpir el David.
    El Corredor Vasariano es bastante desconocido. Recorrerlo te da una idea aproximada de la vida de la familia Médici, mecenas del gran Michelangelo.
    Gracias Ángel por seguir fiel todas y cada una de las publicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *