El Cautivo, al alba en Málaga.

Amanece en Málaga. Es de noche aún cuando las calles del barrio de la Trinidad han comenzado a llenarse de fieles que buscan la explanada frente a la Iglesia de San Pablo.  El Traslado del Cautivo, el que cuenta con mayor devoción en la ciudad, comenzará con la misa del alba en la plaza junto a la iglesia, a las 7h de la mañana y un posterior recorrido por el barrio de La Trinidad, que concluirá en el Hospital Civil donde le esperan como cada año los enfermos allí ingresados.  Es en este lugar donde se viven momentos de especial emoción cuando los portadores que llevan el trono ceden su sitio en los varales al personal sanitario del Hospital Carlos Haya de Málaga.

                                                                                                                                

La Cofradía De Jesús Cautivo fue fundada en 1934, en una de las aulas del antiguo colegio trinitario Ave María, por un grupo de jovenes malagueños.  El motivo no fue otro que crear una hermandad que ofreciese culto a una imagen mariana cuya advocación fuese Virgen de la Trinidad, en alusión al nombre del conocido y tradicional barrio malagueño. Durante los años  de la Guerra Civil en España, la imagen de esa Virgen estuvo oculta en una casa del barrio de la Trinidad. Tras la guerra, en 1939, se incorpora la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo, ejemplo devocional de la Semana Santa malagueña, obra del granadino José Gabriel Martín Simón (1934), que realizó su primer desfile procesional el 18 de marzo de 1940 por las calles de Málaga.  Tan solo un año después, en la Semana Santa de 1941, la Virgen de la Trinidad acompañó por primera vez a su hijo “Cautivo”.

Cada lunes santo, sobrecoge la figura de Jesús mirando al suelo, caminando preso, con las manos atadas delante del cuerpo. Sería difícil describir con palabras las sensaciones y sentimientos compartidos cuando El Cautivo pasea por las calles de la Trinidad, un barrio humilde que ha construido su vida alrededor de la hermandad. Lagrimas, aplausos, exaltación, flores, claveles rojos.  Es una devoción más allá de la fe y las creencias personales, es una relación intensa y personal la que produce estar ante su imagen, ante las facciones del hombre que iba camino de la cruz.  A tan solo una semana, la ciudad de Málaga volverá a reproducir la estampa del Cautivo y la Trinidad sobre su trono  cubiertos de claveles rojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *