Convulsiones en la infancia. ¿qué hacer?

 

Me atrevería a decir que la convulsión es la urgencia neurológica más frecuente en el servicio de Pediatría.  De hecho en una unidad de hospitalización pediatrica es usual tener varios niños ingresados por este motivo.  La mayoría de las veces cuando el niño llega al hospital la actividad convulsiva ha desaparecido pero ésta puede convertirse en una situación crítica cuando persiste, se prolonga en el tiempo y conduce al Status Convulsivo.

Para empezar diré que la convulsión en sí es una descarga neuronal excesiva y anómala que se produce en el cerebro y que se manifiesta con síntomas motores, sensitivos y en la mayoria de las veces con pérdida de conciencia.  Las convulsiones pueden ser de dos tipos; las secundarias a un cuadro febril elevado ( causa más frecuente de crisis convulsiva en la infancia) a una hipoglucemia,o a un traumatismo. Generalmente la causa es sintomática y desaparecen sin secuelas, y las idiopáticas (de naturaleza desconocida), sin ningún tipo de relación con estímulos externos y son las que conocemos como epilepsia.

Sea cual sea la causa, el tratamiento inmediato es común para todas ellas ya que debemos intentar que cedan lo antes posible.

¿qué hacer ante un niño convulsionando?

La actuación va a depender de si nos encontramos en un centro hospitalario o no.  Si ésta tiene lugar en el domicilio, lo primero mantener al niño en decúbito lateral (de lado) y dejar la vía aérea despejada, no intentar introducir en la boca ningún objeto tipo chupetes, ni dar agua.  Si ya ha tenido episódios previos y su médico le dejó pautada la medicación, administrar la dósis correspondiente y ajustada de Diacepan via rectal. Si no es así, avisar al servicio de urgencias y mantener vigilancia (por lo general la convulsión cederá en pocos minutos, y el niño entrará en fase de sueño). Si estamos cerca, acudir al hospital lo antes posible con el niño.

Bebe en decúbito lateral

¿qué ocurre cuando la convulsión tiene lugar en la unidad de Pediatría?

Administramos Oxígeno al 100% (mascarilla con reservorio). Avisar al pediatra de guardia.  Enfermería valorará constantes vitales, frecuencia cardiaca, saturación de Oxígeno y glucemia capilar. Mantenemos vigilancia neurológica, y si la crisis persiste más de 3 minutos administrar la dósis de diacepan via rectal.

Se valorará la canalización de vía venosa periférica en caso de no tenerla. Pasados 30 minutos en estado de crisis, o que éstas se sucedan reiteradamente sin recuperación de la conciencia entre ellas, se considerará un Status epiléptico con lo cual la urgencia médica es absoluta ya que puede dejar serias secuelas neurológicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *