Una feria del libro junto al mar en Málaga.

        Soy de las que aún le gustan los libros de papel, las librerías antiguas, las de segunda mano, los libros usados. De hecho los he comprado en más de una ocasión. En ese sentido la tecnología no ha llegado a mí, lo cual no quita que llegue algún día, por ahora nada como tocarlos, consultarlos, subrayarlos, dejar una nota o reseña en alguna página y volver al libro. Siempre un libro.

       La feria del libro en Málaga abrió ayer tarde sus puertas en su 43º edición, y lo hace estrenando nueva ubicación.  Hasta ahora hemos disfrutado de esta feria en el Paseo del Parque de Málaga, pero el nuevo emplazamiento en el Palmeral de las Sorpresas del Puerto de Málaga la hace más atractiva si cabe. Los visitantes, turistas y los malagueños que pasean habitualmente por allí se quedaban sorprendidos por la instalación de las diferentes casetas de librerías malagueñas.

                                                                                                                                   

Como era el día de la inauguración, la feria estaba fluida y tanquila. Pudimos pasear por ella de modo tranquilo junto al mar,  conocer la oferta cultural y las últimas publicaciones que ofrecían las diferentes casetas-librerías. Desde coleccionables de la Semana Santa malagueña, a réplicas de libros antiguos, códices, narrativa contemporánea, monográficos, libros infantiles, best-sellers, etc. Un total de 27 casetas, 11 de librerías, 9 editoriales y 6 para instituciones e información.

                                                                                                                                  

También cuenta con un lugar para los más pequeños, lo cual está bastante bien para introducir el hábito de lectura en los niños, una ‘pequeteca’, organizada por la red de bibliotecas públicas municipales de Málaga, en la que se realizaban cuentacuentos, narración oral y encuentro con autores de libros infantiles.  Ayer estaba llena de niños, que leían y jugaban con las diferentes actividades lúdicas allí ofrecidas.

En nuestro paseo, encontré varios libros interesantes que adquirí, entre ellos dos de Málaga y su historia,del centro de ediciones de la Diputación de Málaga, (cedma).

Caseta Librería Luces

En esta edición, la feria del libro rinde homenaje al escritor malagueño Antonio Soler, autor de El camino de los ingleses, Premio Nadal 2004.

Nota:  La feria del libro en Málaga estará desde el 10 al 19 de Mayo de 2013. Desde las 11 a las 22h. A lo largo de ella serán numerosos los autores que firmarán sus obras entre ellos:

Tania López Parra,  Rosa Regás, Pablo Aranda, Antonio Soler, Antonio Berlanga, Carlos Parra, Gonzalo Guijarro, Fernando Otero, Monica Lopez…

 

El mercado de Atarazanas. Más de un siglo después.

Cada vez que paso por el mercado de Atarazanas de Málaga y me fijo en esa esplendida puerta que da acceso al mercado central, veo en ella la destacada presencia arabe en la ciudad.  Esa puerta, vestigio de  la época de Al Andalus, se ha convertido en un lugar de paso para malagueños, visitantes y turistas que por alguna razón u otra visitan el centro de la ciudad o simplemente la cruzan para acceder al moderno y rehabilitado mercado malagueño.  Pero pocos conocen la increible historia que tiene y cuál fue, antaño, su verdadera utilidad.
                                                                                                                                                                         
Desde su remodelación, que ha durado dos años,  es evidente la transformación del edificio tanto en su apariencia externa como en el interior del mismo, lo que ha realzado su aspecto monumental.  Las mejoras que ofrece el nuevo recinto han convertido el mercado es un sugerente lugar para realizar las compras de productos perecederos y en donde es posible encontrar otro tipo de alimentos que  no encontramos habitualmente.
Lo primero que llama la atención es la bella vidriera frontal con alegorías sobre Málaga, la cual aporta una claridad extra al espacio interior, además de la sustitución del techo cerrado por uno translucido. El orden y la limpieza, facilitan la compra así como una adecuada indicación de los diferentes puestos alimenticios. Da gusto comprar allí y ver el bullicio y la variedad de personas que lo visitan, muchos sobre todo turistas extranjeros, atraídos por conocer la inmensa y variada oferta gastronómica de Málaga.

 

 

                                                                                                                                                                          
Su nombre actual, Atarazanas, se debe a que en su lugar estaban las antiguas Atarazanas Islámicas (edificación usada como cuartel naval y  destinada a guardar arsenal y a la construcción de  barcos). No olvidemos que en  aquella época el mar llegaba a las proximidades del actual mercado y su cercanía  al puerto era escasa. De entonces, solo queda la puerta principal de marmol, de época nazarí (siglo XIV), de 24 metros de altura y 7, 5 metros de ancho, cuyo arco de herradura apuntado lo situan en el reinado de Mohamed V (1354-1391).

Mercado Atarazanas. 1900.

El caracter militar del edificio se mantuvo a lo largo de varios siglos. Considerandolo de interés estratégico se convirtió en cuartel en el siglo XVIII y más tarde en Hospital Militar. La decisión de transformarlo en Mercado en 1862 partió de la expansión económica y urbanística de Málaga, a raíz de la ley de desamortización.  La revolución de 1868 decretó el derribo total del edificio, a excepción de la puerta y arco nazarí de entrada que condicionarían su posterior construcción y diseño actual, obra del arquitecto Joaquín De Rucoba y que tuvo lugar entre 1876 y 1879. Con todo, su aspecto va más allá de la belleza temporal o artística porque es una arquitectura evocadora de un pasado nostálgico y romántico, signo del progreso económico de la Málaga del siglo XIX.
                                                                                                                                                                                                                         
Nota: El Mercado de Atarazanas de Málaga está inspirado en el Mercado de Les Halles de París..
Fotografías antiguas cedidas por:  Málaga siglo XX Recuerdos.

 

 

La perfección de La Humillación.

Virgen de la Estrella entrando en la Pza. Constitución.
Málaga

       En esos días, también Herodes se encontraba en Jerusalén. Herodes se alegró mucho al ver a Jesús. Hacía tiempo que deseaba verlo, por lo que había oído decir de él, y esperaba que hiciera algún prodigio en su presencia. Le hizo muchas preguntas, pero Jesús no le respondió nada. Entre tanto, los sumos sacerdotes y los escribas estaban allí y lo acusaban con vehemencia. Herodes y sus guardias, después de tratarlo con desprecio y ponerlo en ridículo, lo cubrieron con un magnífico manto y lo enviaron de nuevo a Pilato…          San Lucas 23:8

                  La Semana Santa de Málaga cada año me deja alguna visión diferente y alguna imagen que hasta entonces haya pasado desapercibida para mí.  Siempre veo procesionar los tronos en las calles más estrechas, más oscuras, lejos de la luz de las farolas que alumbran el centro y el recorrido oficial. Busco con el itinerario en mano esos rincones de mi ciudad y aguardo allí la llegada de las imágenes.  Prefiero ver la talla del Cristo casi en la penumbra de una calle céntrica, como San Agustín, Madre de Diós, Arco de la Cabeza o  Cister.

                    La noche de Martes Santo encontré esa imagen por casualidad esperando a la Virgen de la Estrella en la entrada de calle Comedias.  De pronto ante mí, la imagen del Cristo de la Humillación de Francisco Palma Burgos.  Nunca hasta entonces me había fijado tan cerca en la belleza de la obra del escultor malagueño. Representa el momento en el que Jesús es despreciado por Herodes. Es una talla con mucha fuerza y una presencia solemne sobre el trono.  Con una policromía perfecta que resalta la piel morena en contraste con la túnica blanca.

Cristo de la Humillación

                    La primitiva imagen del siglo XVII se perdió en 1931 durante el saqueo a la Iglesia de Santo Domingo, es por ello por lo que la cofradía encarga al artista una nueva imagen que fue presentada en 1942.  Francisco Palma Burgos, malagueño, del barrio de la Victoria, hijo del insigne escultor Francisco Palma Garcia y sucesor de la estética barroca de su admirado Pedro de Mena, se caracterizó por una temática religiosa en casi todas sus obras.  A razón de los entendidos en arte, el Cristo de la Humillación es su mejor obra, a todos los efectos, aunque poco reconocida debido a la creacción de otras tallas más populares y con mucho valor simbólico.

Obra de Palma Burgos

Muy Ilustre y Venerable Hermandad de la Orden de Santo Domingo de Guzmán, de Nuestro Padre Jesús de la Humillación y Perdón y María Santísima de la Estrella.  Fundación: 1919. Jesús dela Humillacíón y Perdón: Francisco Palma Burgosa (1942).  Trono: José Benitez/Pedro Perez Hidalgo (1922 y 1964). Portadores: 190.  Virgen de la Estrella: Anónima del siglo XVIII.  Trono: F. Diaz Roncero (1970), con palio de las Trinitarias (1957-1959), en fase de restauración por S. Oliver.  Portadores:240.  Banda: U. M. Maestro Eloy García. Sede Canónica en la Iglesia de Santo Domingo en Málaga.

http://www.humillacionyestrella.es/

Martes Santo en Málaga. Imágenes de Pasión.

                 La Semana Santa en Andalucia trasciende el sentir religioso y se convierte en la más conmovedora tradición popular de nuestra tierra.  En la ciudad de Málaga es pasionista y clamorosa.  Que nadie espere, salvo la noche del Viernes Santo, una celebración silenciosa y recogida.  Aqui nadie guarda nada dentro.  La devoción y la exaltación hacia sus imágenes se palpa en la calle con aplausos, saetas y emociones contenidas. Presenciar la salida de los titulares de su casa hermandad es un momento único, que para algunos puede ser motivo de recogimiento mientras que para otros expresa el fervor popular.

               Pero una vez que las imágenes en sus tronos están en la calle, Málaga regala un autentico espectáculo religioso y artístico.  Miles de nazarenos y penitentes dan color con los cirios a las calles de la ciudad, las marchas procesionales acompañan cada paso, y el incienso envuelve con su aroma las calles de Málaga.

Real, Ilustre y Venerable Hermandad Sacramental de Nuestro Padre Jesús Nazareno de los Pasos en el Monte Calvario y María Santísima del Rocío.  Parroquia de San Lázaro. La Victoria. Málaga.

Conocida popularmente como “La Novia de Málaga”.

Fundación: 1706.  Jesús Nazareno de los Pasos: Antonio Eslava Rubio (1977). Trono: Antonio Martín Fernandez (1993-1997). Portadores: 170. Virgen del Rocío: Pío Mollar Franch (1931). Trono: Orfebrería Villareal (1967), con palio bordado por Fernández y Enriquez. Portadores: 240.  Banda: Música de la Paz.  En la sección del Cristo  llevan túnicas y capirotes de color morado; los nazarenos de la Virgen, predominan por su color blanco tanto en capirote como en la túnica.

 

Virgen del Rocío

 

 

 

 

 

 

 

Trono Virgen del Rocío

 

Jesús Nazareno del Paso en El Monte Calvario

 

El manto de la Virgen de Las Penas

Virgen de Las Penas. Salida Casa Hermandad.

Evangelio según San Juan 19, 25-27.   Estaban en pie junto a la cruz de Jesús su madre, María de Cleofás, hermana de su madre, y María Magdalena. Jesús, al verlas y junto a ellas al discípulo preferido, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre».

 

El año de la Fe en el manto de Las Penas

El año de la Fe, ha sido el protagonista del Martes Santo en Málaga. Cuando la Virgen de Las Penas salió a las seis de la tarde de su casa hermandad, el secreto mejor guardado de la Semana Santa malagueña quedó al descubierto: El motivo y diseño del manto de Las Penas. En la historia de la cofradía hay generada una leyenda, en parte porque no queda constancia en actas ni en testimonios sobre el origen del manto de flores, pero siempre se ha dicho que ante la falta de recursos económicos ( en la decada de los cuarenta) para comprar uno de terciopelo, que resultaban excesivamente costosos se decidió por el manto de flores naturales. Tambien cabe la posibilidad que quisieran dar un caracter distinto y peculiar a la Virgen de Las Penas. Sea cual fuere la iniciativa, el caso es que en 1949, la Junta de Gobierno de la cofradía decidió por votación continuar con la tradicción del manto floral que a día de hoy supone uno de los grandes reclamos de la Semana Santa malagueña.

                                                                                                                                

Este año el diseño ha estado inspirado en el lema elegido por Benedicto XVI para el presente 2013, como el Año de la Fe.  El manto muestra el anagrama de la celebración representado por una barca de la Iglesia, cuya vela es el monograma de Jesús Hombre Salvador (JHS).  Formado por casi 5000 flores, 30 metros de guirnalda, cipres, 2700 margaritas y cientos de claveles rojos y blancos confeccionados por jardineros y técnicos de los servicios operativos.

Cristo de La Agonía

                                                                                                                                                    

La imagen de La Dolorosa, obra del imaginero sevillano Antonio Eslava Rubio (1964), es un rostro joven, con delicadas facciones y expresión de dolor sin llegar al sufrimiento intenso a pesar de que su hijo “El Cristo de la Agonía” va delante en la cruz.  Hay muchos momentos especiales para ver estas imágenes en Málaga, pero sin lugar a dudas la salida de su Casa Hermandad y su paso por la estrecha calle San Agustín, tras la estación de penitencia en la Catedral de Málaga.

Nota: Benedicto XVI eligió como fecha de apertura del año de la fe el 11 de octubre de 2012, porque se cumplen en esa fecha dos aniversarios; por un lado la apertura del Concilio Vaticano II, y el 20º aniversario de la promulgación del catecismo de la Iglesia.

 

La espiritualidad en el Museo Carmen Thyssen de Málaga

 

 

                                                                                                                         

Fe y Fervor en la Colección Carmen Thyssen

No ha podido ser más oportuna la nueva exposición que se inauguró el pasado sabado 23 de marzo en el Museo Carmen Thyssen de Málaga.  Bajo un título, Fe y Fervor, tan contundente como este y aprovechando el sentimiento religioso que la ciudad de Málaga vive estos dias con la Semana Santa, la baronesa Thyssen ha vuelto a Málaga, esta vez para hacer un recorrido por la pintura religiosa, abarcando un periodo de tiempo que va desde la Edad Média hasta principios del siglo XX.  Las Sagradas Escrituras, la Pasión de Cristo, la vida de los santos y las manifestaciones populares son los motivos en los que se inspiran las diferentes obras que he podido ver en el museo.

                                                                                                                                 

Son doce obras las que están expuestas en la recien inaugurada Sala Noble, en la primera planta del museo. En ellas he visto reflejada la espiritualidad desde diversos puntos de vista, según la época y el autor.  Cada artista ha plasmado un mensaje distinto aunque la temática sea común en todos.  Esa es la grandeza de la pintura.  Y en general, de casi todo en la vida.  Una misma cosa es vista y percibida de diferentes formas según cómo se mire y quién lo mire.

De entre todas las obras hay una que por su expresividad y tamaño llamaba la atención en la sala sobre las demás.  Me refiero a “Cristo en la Cruz” de Anton Van Dyck, fechada en 1627.  Oleo de una gran fuerza y profundo sentimiento.  Representa a Jesús en la cruz, en los últimos momentos de su vida.

La obra más antigua de la colección, de 1326 realizada por Simone Martini, artista del Trecento Italiano, es “San Pedro”.  En ella, realizada en una tabla de tamaño médio, aparece el apostol sobre un fondo dorado llevando en sus manos las “llaves del cielo”.  Siendo un oleo pequeño resulta llamativo por su predominio de colores brillantes.

A mí especialmente me gustó una, quizás la más contemporanea de todas, pero muy vinculada al sentir andaluz, “La procesión de las siete palabras” de Gonzalo Bilbao Martinez (1902).  Es una expresión en la forma de entender la Semana Santa en el sur. Podría ser una pintura costumbrista andaluza en la que el pintor plasmó La Pasión de Cristo en las calles.

Junto a la Sala Noble, está la sala de Maestros Antiguos con diferentes esculturas de caracter religioso también y la obra “Santa Marina” de Zurbarán, oleo de grandes dimensiones que preside la sala. Santa Marina fue una mártir española, la impronta mantiene el halo de misterio  que caracteriza a los retratos de este gran pintor del Siglo de Oro en España.

El Domingo 24 de marzo fue jornada de puertas abiertas, por lo que la afluencia de público fue inmensa, teniendo en cuenta que Málaga casi dobla su población en la Semana Santa.

Nota: La exposición permanecerá abierta hasta el próximo 30 de junio

http://www.enmiscriptorium.com/?p=73 (Paraisos y paisajes en la Colección Carmen Thyssen).

http://www.enmiscriptorium.com/?p=619 (Anglada-Camarasa en el Museo Thyssen de Málaga).

http://www.enmiscriptorium.com/?p=1528 (Un Belen Andaluz en el Museo Thyssen de Málaga).

El Dolor de Servitas

Servitas a su salida de San Felipe Neri

Hay un  momento en la Semana Santa malagueña que el silencio se apodera de la ciudad.  Cuando las puertas de San Felipe Neri se abren y se escucha el retumbar sordo de los tambores, sonando a muerte y a duelo  desde la calle Gaona, comienza el luto para la Dolorosa de Servitas.  La Noche del Viernes Santo es especial en Málaga. No hay aplausos, ni luces, ni sonidos, la devoción del cofrade parte del silencio y de la oración.  Casi al filo de la média noche la Virgen de los Dolores, Servitas, pasea por Málaga envuelta en dolor, de riguroso luto y buscando sosiego con su mirada inconsolable elevada al cielo. Un cuchillo en el corazón completa la talla, de típica costumbre servita.

Me gusta verla cuando sale, en los primeros minutos de su recorrido cuando los penitentes  rompen el silencio y  comienzan los rezos de la Corona Dolorosa en la que se meditan los Siete Dolores de la Virgen. Portan túnicas y capuz de color negro, cíngulos negros y escapularios de la orden.  Sobrecoge la austeridad de la comitiva, apenas enseres, descalzos, portando cirios unidos a modo de antorcha.  Acompañar a Servitas al comienzo de su recorrido es uno de los momentos magicos de la Semana Santa malagueña.  Y una vez en la calle buscar la Málaga barroca, intramuros de Carretería, para esperarla en sus calles estrechas, oscuras, y en penumbra.

Salida en San Felipe Neri

                                                                                                                      

Venerable Orden Tercera de Siervos de María Santísima de los Dolores.  Servitas.

Aunque su origen se remonta a la Edad Média, fundada en Florencia en el siglo XIII, la orden religiosa de clara advocación mariana no se estableció en Málaga hasta el año 1695.  Tuvieron que transcurrir unos años, hasta que en 1739, el Conde de Buenavista, personaje de la nobleza malagueña encarga a los Padres Filipenses que promuevan la fundación de la Orden en Málaga, en la emblematica iglesia de San Felipe Neri.  En los sucesos de 1931 “Quema de Conventos”, la orden perdió su primitiva dolorosa, obra atribuida al imaginero español Pedro de Mena, aunque se salvó la imagen dolorosa de Fernando Ortiz, escultor malagueño del siglo XVIII y autor de tallas pasionistas de Málaga, y el estandarte con los Corazones Filipenses. En la actualidad, ésta es la imagen que se procesiona la noche del Viernes Santo en Málaga.

El Cautivo, al alba en Málaga.

Amanece en Málaga. Es de noche aún cuando las calles del barrio de la Trinidad han comenzado a llenarse de fieles que buscan la explanada frente a la Iglesia de San Pablo.  El Traslado del Cautivo, el que cuenta con mayor devoción en la ciudad, comenzará con la misa del alba en la plaza junto a la iglesia, a las 7h de la mañana y un posterior recorrido por el barrio de La Trinidad, que concluirá en el Hospital Civil donde le esperan como cada año los enfermos allí ingresados.  Es en este lugar donde se viven momentos de especial emoción cuando los portadores que llevan el trono ceden su sitio en los varales al personal sanitario del Hospital Carlos Haya de Málaga.

                                                                                                                                

La Cofradía De Jesús Cautivo fue fundada en 1934, en una de las aulas del antiguo colegio trinitario Ave María, por un grupo de jovenes malagueños.  El motivo no fue otro que crear una hermandad que ofreciese culto a una imagen mariana cuya advocación fuese Virgen de la Trinidad, en alusión al nombre del conocido y tradicional barrio malagueño. Durante los años  de la Guerra Civil en España, la imagen de esa Virgen estuvo oculta en una casa del barrio de la Trinidad. Tras la guerra, en 1939, se incorpora la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo, ejemplo devocional de la Semana Santa malagueña, obra del granadino José Gabriel Martín Simón (1934), que realizó su primer desfile procesional el 18 de marzo de 1940 por las calles de Málaga.  Tan solo un año después, en la Semana Santa de 1941, la Virgen de la Trinidad acompañó por primera vez a su hijo “Cautivo”.

Cada lunes santo, sobrecoge la figura de Jesús mirando al suelo, caminando preso, con las manos atadas delante del cuerpo. Sería difícil describir con palabras las sensaciones y sentimientos compartidos cuando El Cautivo pasea por las calles de la Trinidad, un barrio humilde que ha construido su vida alrededor de la hermandad. Lagrimas, aplausos, exaltación, flores, claveles rojos.  Es una devoción más allá de la fe y las creencias personales, es una relación intensa y personal la que produce estar ante su imagen, ante las facciones del hombre que iba camino de la cruz.  A tan solo una semana, la ciudad de Málaga volverá a reproducir la estampa del Cautivo y la Trinidad sobre su trono  cubiertos de claveles rojos.

Calle Cister ayer y hoy. La puerta de entrada a Málaga

              Si existe una calle en Málaga con especial memoria para mí, cargada de recuerdos, de momentos y de visitas durante una década de mi vida, esa es la Calle Cister. Tengo razones para querer volver a ella siempre, para pasearla, vivirla, y evocar lugares que allí existieron y que hoy tristemente para mí han desaparecido. No puedo negar que es una de las calles más transitadas de la ciudad, que la afluencia de visitantes en ella es inmensa, que es la puerta de acceso a Málaga para aquellos que vienen del parque, del Ayuntamiento y de la Malagueta, pero no por ello deja de ser un lugar apacible y tranquilo donde los  jardines de la Catedral le dan ese aire romántico al entorno.

          En la época musulmana fue constituida esta calle junto a otras dos que en la actualidad reciben los nombres  de Santa María, y Compañía, y era la principal arteria urbana que atravesaba la ciudad.  Los datos más antiguos que he podido encontrar de la Calle Cister se remotan a comienzos del siglo XVII, concretamente al año 1617 cuando la congregación de monjas Recoletas Bernardas del Cister cuya orden fundada en 1604  en el convento de Jesús y María junto a la parroquia de San Juan, determina su traslado a la plazuela llamada entonces del Conde y después del Cister, situada en un pequeño adarve denominado Abadía de Santa Ana del Cister.  En el actual templo del convento, de reducidas dimensiones,  están depositados los restos del insigne escultor e imaginero del barroco Pedro de Mena y Medrano.

             Continuando el recorrido en dirección a la catedral, existe un calle sin salida, Afligidos, en donde vivió, trabajó y murió Pedro de Mena. Hoy casa-museo del escultor y sede del Museo Revello de Toro. Pese a la presencia de edificios de caracter histórico, la calle Cister ha pérdido, como ocurre en las grandes ciudades, su verdadera seña de identidad debido a la edificación de inmuebles de estilo más moderno y adaptados a la demanda y a las necesidades de quienes lo habitan, lo que permite el tráfico de coches a los edificios con acceso directo al parking.

            Sin embargo un edificio destaca sobre todos los de esta histórica calle, y es el Palacio de Zea-Salvatierra, magnifico ejemplo de arquitectura barroca, aunque con algunas transformaciones arquitectónicas que le dan un aire más contemporáneo. La situación privilegiada, frente al atrio de las Cadenas de la Catedral y ocupando las esquinas de las calle San Agustín y Calle Cister lo situa como el edificio más emblemático de toda la calle.  Erigido a finales del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII, fue sede del Ayuntamiento durante el reinado de Isabel II para más tarde convertirse en el emplazamiento de la Casa de Correos hasta la primera década del siglo XX.  En la actualidad es una propiedad privada, que pertenece a los herederos del Dr. Galvez Ginachero.

Los jardines de la alcazaba:   http://www.enmiscriptorium.com/?p=2353

Alcazaba nocturna:  http://www.enmiscriptorium.com/?p=2386

Fotos antiguas cedidas por: https://www.facebook.com/pages/M%C3%A1laga-siglo-XX-recuerdos/140042352755916

Buenas noches Málaga.

Buenas noches Málaga.

Alcazaba y Teatro Romano de Málaga

                 Málaga cuenta con una intensa vida nocturna durante todo el año especialmente cuando la Semana Santa está próxima.  A solo un mes de esta tradicional semana la ciudad cobra vida y pasear por Málaga de noche resulta muy agradable pese al frío.   Todo el centro histórico ha cambiado, la peatonalización de sus principales calles le ha devuelto el esplendor que el tráfico rodado le arrebató.

              Cualquier noche el centro de la ciudad está concurrido, pero especialmente desde la noche del jueves al domingo la zona del centro histórico goza de una autentica vida nocturna. Un centro de Málaga animado, pujante, moderno, repleto de bares de tapas y restaurantes,  locales de copas con música en directo,  incluso lugares para bailar, con una oferta gastronómica inmensa, como nunca hubo en la capital, teniendo en cuenta la crisis económica nuestra ciudad es una ciudad productiva, sus habitantes saben disfrutarla y vivirla a pesar   de la situación actual.

                  Para los más bohemios o los no tan jovenes, entre la Plaza de la Merced y el Palacio de la Aduana habrá seguro algún rincón que les gustará.  Allí estuvimos en la calle Alcazabilla, única en la ciudad porque reune en ella toda la historia de la ciudad y el peso de la cultura malacitana.  En ella se concentra la Málaga fenicia, romana y musulmana. Desde  la terraza de uno de estos locales pude realizar estas magnificas fotografías…

La noche mágica de los Reyes Magos

La noche mágica de los Reyes Magos

Reyes Magos de Oriente.  Málaga 2013.

Hay una parte de mí en la que habita una niña, una niña grande que aún sueña y que vive la magia y la ilusión de los niños.  Y vive todavía en mí porque yo no quiero que se extinga.  Adoro el mundo de los niños y su inocencia, ellos son nuestra única esperanza y poder ver por sus ojos es descubrir otro mundo del que los adultos nos fuimos apartando a medida que crecíamos.

Para mí la noche de reyes sigue siendo una noche de sueños, quizás porque mis hijos me han permitido vivirla intensamente durante muchos años.  Recuerdo de niña, poner los zapatos en un lugar determinado, ir a dormir pronto e intentar confundir cualquier pequeño ruido en la casa durante la noche, con la presencia de los reyes depositando los juguetes para mí.  Después cuando tuve hijos continué con todo el ritual.  He sido “rey mago” disfrazado para ellos desde que fueron pequeños y lo sigo siendo, comparto con mis hijos la tradición, les hago soñar por una noche y sin darme cuenta también yo sueño con ellos.

Adoración de los Reyes Magos. Rubens.  Museo del Prado

Pero, ¿de dónde viene la tradición de los Reyes Magos?  Como figura católica los Reyes Magos de Oriente tienen su origen en torno al nacimiento de Jesús y su historia se integra en los Evangelios Canónicos que comprenden el Nuevo Testamento de la Bíblia.  Según éstos, venían procedentes de Oriente, cuentan que fueron tres, ya que tres fueron los regalos ofrecidos al Niño Jesús, oro (con el que agasajaban a los reyes), incienso (empleado como ofrenda a Diós) y mirra (una sustancia usada para embalsamar a los muertos). En algún momento del viaje una estrella les guió (la estrella de Belén) llegando de forma providencial al lugar donde nació Jesús y allí le adoraron.  Por el camino coincidieron con el Rey Herodes quién les requirió para ser informado del lugar exacto del nacimiento de un niño y así poder adorarle también:

               “Entonces Herodes llamó en secreto a los magos, para que le precisaran el tiempo en que se les había aparecido la estrella y los mandó a Belén, diciéndoles: “Vayan a averiguar cuidadosamente qué hay de ese niño, y cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo”.

                 Después de oír al rey, los magos se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto surgir, comenzó a guiarlos, hasta que se detuvo encima de donde estaba el niño. Al ver de nuevo la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron. Después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Advertidos durante el sueño de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino”.          Mateo 1, 1-12

¿De dónde proviene el nombre de los Reyes Magos?  Existe una iglesia bizantina en Rávena (Italia) llamada San Apolinar Nuovo, cuyo friso, que recorre los dos laterales superiores de la nave central está decorado por un mosaico que data del siglo VI.  En dicho mosaico se aprecia a tres personajes ofreciendo un obsequio a la Virgen que lleva en brazos al niño.  Sobre el mosaico se leen los nombres de: Gaspar, Melchior y Balthassar.  Después la tradición católica ha ido agregando símbolos como la representación de las tres razas de la antiguedad (Asia, Africa, y Europa), y el uso de hacer coincidir la festividad de la Epifanía, el 6 de Enero, con la venida de los Reyes Magos.

Existe una leyenda en la cual el apóstol Tomás se encontró en la Peninsula Arabiga años más tarde a los tres magos ya convertidos en sacerdotes,  que fueron martirizados y sus restos llevados a  Constantinopla por Santa Elena, madre del Emperador Constantino, para ser trasladadas sus reliquias años más tarde a la catedral gótica de Colonia, hoy convertida en lugar de peregrinación.

En Málaga los Reyes Magos salieron de La Alcazaba  anoche  para repartir  los juguetes a los niños de la ciudad…..

*El viaje de los Reyes Magos.  Federico Fernandez de Buján.

Un Belén andaluz en el Museo Carmen Thyssen de Málaga

Un Belén andaluz en el Museo Carmen Thyssen de Málaga

La Archicofradía de los Dolores de San Juan tras el acuerdo adquirido con el Museo Carmen Thyssen-Bornesmiza de Málaga, ha vuelto a montar el tradicional Belén en el patio de columnas que da acceso al museo.  Este año la recreación ha estado inspirada en la obra “Lavando en el patio” de Manuel Wssel de Guimbarda, un óleo sobre lienzo de 106 x 80 centimetros perteneciente a la colección privada del museo.

El lienzo es un magnífico testimonio de la producción particular del pintor como autor de animadas escenas costumbristas, muchas de ellas enmarcadas en Andalucia donde el pintor estuvo viviendo algunos años.  Conocí la obra de Wssel de Guimbarda en el Museo Carmen Thyssen de Málaga  al descubrir allí tres de sus cuadros y me llamó la atención la habilidad para mostrar en el lienzo las escenas de la vida cotidiana en cualquier rincón de Andalucía, ya sea en plena calle a través de tertulias familiares, o en un modesto patio de vecinos realizando las tareas domésticas.

El Belén nos muestra una tranquila escena familiar de un soleado patio de vecinos.  En ella una mujer realiza la colada a mano ayudada por otra que le acerca una cesta con ropa.  En otro rincón un grupo charla animadamente mientras toma el sol y en primer término una niña ofrece de comer a varias gallinas.  A la derecha el suceso  del nacimiento de Jesús  no se diferencia del resto de la obra  ya que la escena se integra perfectamente en el paisaje y su contenido sigue la lógica de la construcción insinuada por el pintor. Las figuras de origen napolitano han sido vestidas como en el cuadro.

 

                                       Manuel Ussel de Guimbarda                                                         

 Firmaba sus obras como Wssel de Guimbarda, hijo de militar cartagenero destinado en Cuba, nació en La Habana en 1833 y murió en Cartagena en 1907.  En 1941 tras quedar huérfano de madre la familia se traslada a España donde inició su carrera artística.  La producción artística de Guimbarda se afianzó durante su estancia en Andalucia a lo largo de casi veinte años los cuales sirvieron para dejar un legado de pintura costumbrista de romerías, bandoleros, y toros, además de su abundante obra de contenido religioso.

En esos años la pintura de artistas como Fortuny, Alenza, José Gutiérrez de la Vega o Murillo serán sus principales influencias.  Se adaptó facilmente en la sociedad de aquel momento adecuándose a las nuevas circunstancias que iban apareciendo y modificando la España del siglo  XIX, convirtiéndose en uno de los más reclamados retratistas de la época.

*Catálogo de pintura andaluza. Colección Carmen Thyssen. Edición 2004.

Fotos realizadas con la colaboración de José Manuel A.L.