Lo que octubre ilumina

Nubes de Octubre.

Nubes de Octubre.

 

“El viento hará crujir las ramas, la bruma vestirá su manta blanca, tantas hojas caerán, la senda cubrirán y el sol surgirá velado y buscaremos el color deseado….” Octubre. Luz Casal. 

         Octubre es el título de una de las más bellas canciones compuestas por Luz Casal, con una música suave y unas palabras evocadoras de la estación otoñal y sin embargo apenas, salvo en la presentación de aquel disco, ha vuelto a cantarla en los escenarios.  Me parece sencillamente maravillosa y así se lo he hecho saber en más de una ocasión.  Octubre no es un mes cualquiera del calendario, al menos, para mí.  Acaba de comenzar el otoño y con el los nuevos propósitos, el deseo de cambio y de abordar otros retos, otras ilusiones, también la vuelta a la rutina diaria, aquella que nos organiza y estructura la vida. Nada me apetecía más que el mes hiciese su aparición como lo ha hecho hasta ahora, con días nublados, frescos, con tonalidades diversas en el cielo, con colores ocres y grises, días que invitan a pasear y a relajar sentimientos.  El otoño es una actitud también.  Hoy amaneció un cielo lluvioso, en donde tras las nubes el sol timidamente pretendía abrirse paso.

Una hora más

Cambio de hora

No es que me guste demasiado el cambio de hora, pero reconozco que prefiero este del otoño al de la primavera. Porque no es lo mismo. Ahora ganamos una hora de tiempo y para mi eso es mucho. Al menos lo suficiente para llevarle la ventaja al dichoso reloj que de forma permanente nos recuerda, dónde, cómo, y qué tenemos que hacer durante todo el día.

El cambio de hora supone también en mayor o menor medida, y esto depende de cada persona, un trastorno para el organismo, cuyos efectos se producen por una leve alteración en el ritmo biológico que nos regula internamente.  Hay también quien afirma  que “el reloj corporal” cambiado trae consecuencias negativas en su humor y estado de ánimo, y en general, a su salud. Incluso aparecen desórdenes de tipo emocional y distimias en personas especialmente sensibles.   Los ciclos diarios de sueño y vigilia, y las comidas pueden verse modificados, pero en un plazo de 48 horas todo vuelve a la normalidad.

Hoy contaré con una hora más. Y me la voy a dedicar a mi. En una hora puede cambiar el destino incluso de una persona. Cada vez tengo más claro que no voy a perder más el tiempo con nada que no lo merezca, porque sería algo imperdonable, aunque suene egoista decirlo. Así que igual me iré a pasear, a leer un rato, a ordenar fotos antiguas, a bailar o a pensar. El caso es que le voy a sacar partido a este día.

Solidaridad con Galicia

 

Hoy es un día de luto para los familiares de las víctimas del trágico accidente ferroviario ocurrido a escasos kilómetros de Santiago de Compostela, pero también es un día de luto para Galicia y para toda España. Amanecimos consternados ante la magnitud del suceso y del número de personas fallecidas, así como las decenas de heridos que aún continuan en su mayoría en estado crítico. Hoy quiero hacer una reflexión después de ver imágenes en prensa, en redes sociales, y de oír en radio las diferentes noticias que desde el norte nos iban llegando.

Mi pésame es para todas las familias y amigos que han perdido a sus seres queridos de esta manera tan brutal, pero mi reconocimiento es para todos los que de algún modo han contribuido a salvar vidas.  Bomberos, policias, enfermeras, médicos, protección civil….los mismos de siempre, que han abandonado vacaciones, fiestas, descansos para prestar su esfuerzo de forma desinteresada. A ellos, siempre solidarios, hechos de otra pasta y acostumbrados al dolor, nunca parece pesarles su profesión ante las grandes tragedias humanas. Han vuelto a poner a prueba la abnegación en favor del prójimo.

A todas las víctimas, d.e.p.

http://www.noticias.com/medicos-y-enfermeras-acuden-al-hospital-de-santiago-para-atender-a-los-heridos-en-el-accid.2130907

<iframe width=”420″ height=”315″ src=”//www.youtube.com/embed/cqrCt5R41qQ” frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>

Bajo el influjo de La Luna

Luna llena desde Málaga

Luna llena desde Málaga

             Existen numerosos libros y estudios científicos que recogen datos sobre la influencia que la Luna y sus diferentes fases ejercen en nuestra vida diaria. La Luna y sus ciclos siempre han formado parte de la vida del hombre. Desde la antiguedad influía para medir los períodos de tiempo transcurridos, para diferenciar estaciones e incluso para la recogida de alimentos en la cosecha y su repercusión en las plantas y la naturaleza. Pero también en el mar influye, siempre se ha dicho que las mareas cambiaban con la luna, por tanto, cabe pensar que si es capaz de ejercer poder, sobre los mares y océanos, en forma de mareas oceánicas y tormentas, es posible que también lo haga en el ser humano compuesto de agua casi en su totalidad.

                   En la antiguedad, desde Hipatia de Alejandría, pasando por Copérnico, hasta músicos contemporaneos, la Luna ha servido de inspiración y fuente de estudio a lo largo de la historia.  Pero más allá de la ciencia, el arte o creencias esotéricas, la influencia de la luna puede afectarnos fisiológicamente también.  Tradicionalmente ha existido siempre una relación entre el momento del alumbramiento  y las fases de la Luna.  Aún hoy día, pese a los avances sanitarios, cuando cambia la luna es posible comprobar un aumento en la incidencia de partos naturales, desencadenados en las diferentes fases lunares. Y si la ciencia no da explicación a tales asuntos, habrá que pensar en el influjo de la Luna.

SuperLuna desde Málaga

       Pero más allá de mitos y leyendas, el satélite de la Tierra es único y sí ejerce una extraordinaria y evidente influencia sobre el planeta y los diferentes fenómenos meteorológicos que pudiesen ocurrir derivados de la fuerza gravitatoria.

           Además durante la Luna llena las emociones se agudizan y se ha escrito mucho sobre la incidencia de la violencia humana durante el plenilunio. Pudiera ser provocada porque se desatan emociones y el ser humano se altera con más facilidad, por ello, en la literatura y en el cine se ha asociado infinidad de veces este tipo de luna con la locura, incluso denominando ciertos comportamientos histriónicos, de lunáticos.

          Cada cual que saque sus conclusiones.  A mí, pese a todo, me fascina la luna llena y hace tan solo unos días, concretamente la *noche del domingo 23 de junio, alcanzó el punto de su órbita más cercano a la tierra denominado perigeo, y además coincidió en la fase de luna llena, con lo cual pudimos disfrutar de una SuperLuna en el mundo

Nota: Fotografías R.L.R.

 

 

La luna del solsticio de verano.  http://www.enmiscriptorium.com/?p=4291

 

 

 

 

 

 

 

 

Pasión por la vida.

         No se cuál será el motivo, si la experiencia, mi propia vida, los tropiezos, o la edad que ya he pasado los cuarenta, o tal vez porque a estas alturas he tenido muchos días buenos, malos y grises. El caso es que cada vez valoro más las cosas sencillas. No ambiciono casi nada, no quiero lujos, ni hipócritas a mi alrededor, esos que piensan que tener, lucir y atesorar es muy importante, y aquellos que sólo se miran a sí mismos intentando conmover a los demás.

         He comprobado por mi misma, que el esfuerzo y la perseverancia son los mejores compañeros de viaje, pero claro está, eso no es fácil  ni cómodo. Nada nos lo regalan, sólo la ilusión y el deseo de conseguir un objetivo o nuestro sueño puede convertirlo en realidad. Ahora sé, que sólo a través de pequeños esfuerzos diarios, paso a paso, se construyen las grandes obras.

          Yo soy feliz con poco,  una cena al aire libre a la luz de las velas, una sonrisa, un gesto amable, una sorpresa, el silencio… por esas pequeñas cosas merece la pena vivir, y yo tengo la inmensa suerte de compartir mi vida con alguien que nada le pertenece, que dejó todo por mí un buen día, y que mil veces lo volvería a hacer. Ya me encargo yo de ponerle la dosis justa de pasión a la vida para ilusionarme con todo y no permitir que la resignación, la pereza o la pena me detengan en nada.

Porque la grandeza se alcanza, no cuando todo va bien, sino cuando la vida te pone a prueba, cuando tienes un gran tropiezo, cuando te decepcionan, cuando la tristeza te invade. Porque solamente estando en lo más profundo del valle, puede saberse lo magnífico que es estar en la cima de una montaña“.

Dejo este video, en donde con bellas y sencillas palabras, mi querida Luz Casal en una espléndida interpretación, dá gracias a la vida. (Os recomiendo verlo).

Una luz entre las tinieblas

            Nadie está preparado para morir, ni nadie escapará de la muerte.  Desde que nacemos, por definición, somos mortales.  Esa es la verdad más irrefutable de la vida. Cuando hablamos de la muerte, casi siempre es en sentido figurado, tiene el nombre y apellido de otros, es alguien que conocimos, un vecino, un familiar lejano, pero pocas veces nos la planteamos en nombre propio con lo que ello significa y conlleva. Ese es el miedo y la incertidumbre al trance definitivo de la vida.

            Nuestro instinto de conservación, innato en el ser humano, nos hace luchar hasta el último minuto de vida, defendernos, aferrarnos y pelear por ella. Mi profesión me ha llevado a vivirla de cerca, a verla llegar de diferentes maneras y circunstancias,  y puedo asegurar que a pesar de lo trágico y del dolor que causa a los seres queridos hay un momento de paz absoluta que precede al instante mismo de la cesación de la vida. Un misterio.

Pero, ¿y el alma, qué lugar ocupa?

               La vida terrenal sin Dios no sabe qué hacer con la muerte. No le encuentra sentido ni respuesta a morir. Para aquellos que piensan que todo termina con la muerte no hay ninguna palabra de esperanza ni consuelo que llene ese temido silencio y ese miedo a la desaparición eterna.  El ser humano está acostumbrado a creer sólo lo que ve. Por ello si no se ve el alma, habrá razones para cuestionar su existencia. Pero tampoco se ve el amor y lo sentimos y forma parte de nuestro ser. Y es algo nuestro, íntimo y personal.

             Nuestro cerebro, por muy perfecto que nos parezca y esté diseñado, no deja de ser materia que desaparecerá con nosotros. El espíritu humano, el alma que habita en cada uno de nosotros, es la que nos hace sentir, reflexionar y analizar lo que nos rodea. Es la que nos hace despertar la conciencia, la que permanece siempre inalterable al paso de los años. Todos somos un espíritu habitando un cuerpo de forma temporal.

           Hoy se marchó un ser querido..  Alguien que escapó de un cuerpo inerte, sin vida, para permanecer siempre en la memoria.

Para mi tio Juan L.P.  que descanse en paz, este verso que tanto me gusta.

Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano estás rodando por el suelo”.     

Miguel Hernandez                                                                                      

 

         

 

Francisco, un papa jesuita y latino

Confieso que me hubiese gustado oír el nombre de Pedro por El cardenal protodiácono Jean-Louis Tauran cuando anunció el Habemus papam. Desde Simón Pedro, el pescador de Galilea, primer pontífice de la Iglesia Católica, cuyo pontificado duró veinticinco años y que concluyó en el año 67 d.C. con su muerte como mártir de Roma, ninguno de sus predecesores se ha atrevido a adoptar este nombre. De entre los llamados Pedro, como nombre propio ninguno rompió la superstición. Quizás porque ellos ya se consideran PEDRO, tal vez por respeto al apostol.

Hasta ayer, a lo largo de veinte siglos, ningún americano había sido consagrado papa, la mayoría han sido italianos, pero todos europeos.  Pero tal vez la condición más inesperada del nuevo papa sea la de jesuita.  La Compañia de Jesús, fundada en 1540 por San Ignacio de Loyola, ha sido, y me atrevería a decir que es la orden religiosa más poderosa, influyente y carismática de la Iglesia Católica desde el siglo XVII. Bergoglio se convierte en el primer papa jesuíta.  Con su pontificado la orden estará llamada a resurgir, puesto que en los últimas decadas sus miembros habían reducido considerablemente.

Basílica de San Pedro

Pero ¿qué espera el mundo del nuevo papa? Millones de personas han seguido durante estos últimos días todo lo que ocurría alrededor de la Plaza de San Pedro. El interes ha dejado de lado el baldaquino de Bernini o la cúpula de Miguel Angel y todos hemos tenido la expectación de saber qué ocurría entre las capillas Paulina y Sixtina. Nadie se ha resistido al animado desfile de cardenales, obispos y arzobispos y tras dos consecutivas fumatas negras, por fín el lluvioso cielo de Roma anunciaba al mundo la elección del nuevo papa. Ahora el papa Francisco deberá definir y marcar el ritmo hacia la denominada Nueva Evangelización, aquella a la que tantas veces se refirió Juan Pablo II y que partía del Concilio Vaticano II, destinada a impulsar una relación misionera con el mundo.

Sea cual sea, el estado en el que el papa se encuentre la Iglesia Católica, hasta los fieles más fieles sugieren una reforma inmediata, que presumiblemente abordará cuando tome las riendas del Vaticano. Otra cosa será que resulte victorioso de los diferentes y difíciles desafíos que le aguardan en su pontificado. Para empezar hoy ha hecho acopio de austeridad rompiendo con el protocolo establecido, algunos dicen que su extrema sencillez ya ha sido advertida a la seguridad vaticana. Esperemos que alguien que suponemos el sucesor de aquel humilde pescador de Betsaida sea capaz de romper el boato que acompaña al Vaticano.

Tendremos primavera Vaticana

A efectos de sucesión, renunciar como ha hecho Benedicto XVI, lejos de haber sorprendido al mundo católico es como si el Papa hubiese muerto. Joseph Ratzinger ha puesto al Vaticano en la más sonora encrucijada de los últimos siglos.  Al romper tajante su vinculación con la silla de Pedro, la iglesia actual ha quedado gobernada por el colegio de cardenales y en el transcurso de un mes el cónclave tendrá que elegir al nuevo pontífice de la Iglesia Católica.

Hasta ese momento el Cardenal Camarlengo se encarga de dirigir y preparar el cónclave que estará formado por los cardenales que no hayan cumplido los 80 años.  El abanico es amplio, son alrededor de 120, aunque no todos estarán preparados para ello.  Para lo cual desde el próximo jueves 28 de febrero, los cardenales vivirán en territorio vaticano alejados del mundanal ruido y de todo contacto con el exterior.  Dicho cónclave tendrá lugar en la Capilla Sixtina del Palacio Apostólico Vaticano, sede del máximo poder de la Iglesia Católica.

Pero volviendo a Benedicto XVI,  hace unos días en las redes sociales  leyendo los últimos tweets relacionados con su renuncia la inmensa mayoría eran humillantes, injuriosos y ofensivos.  Tachaban al Papa de todo tipo de calificativos sin precedentes, todos ellos por supuesto anónimos. Me preguntaba si los mismos que los escribían lo harían de forma tan contundente también hacia otros líderes políticos y religiosos y si tomaban con tanta vehemencia otros asuntos cotidianos que podría enumerar de sobra conocidos por todos. Me expreso desde la objetividad, no arrastrada por simpatías por la devoción o la fe, podré estar de acuerdo o en desacuerdo con lo que ocurre en la Iglesia Católica pero es irrebatible que Ratzinger, el hombre, ese con el que se han cebado sin escrúpulos aquellos que nunca leyeron nada sobre él,  posee una amplitud de conocimientos teológicos como pocos hemos conocido y  cuyos libros son tratados de filosofía, antropología y humanismo.

He rescatado una cita en uno de sus libros que he leído recientemente, es un pensamiento relacionado con la situación del creyente y del no creyente en la actualidad

“…el creyente de hoy se encuentra amarrado a una cruz, pero esa cruz no se encuentra amarrada a nada.  No obstante, el creyente está convencido de que ese madero al cual está “atado” es más fuerte que toda la nada que circunda la cruz… la fe está siempre amenazada de caer en la duda, y la duda en la nada, es el vacío del alma, la “nausea” de Sartre.  Nadie podemos escapar completamente a la duda”

Si observamos este texto no podemos pensar solo en religión y teología, en esas líneas como en casi todo el libro evoca el pensamiento de Platón, los textos de San Agustín, e incluso la filosofía moderna de Descartes, y sin embargo esto lo escribió ese hombre que probablemente cansado de las vestiduras recamadas y con algunas dudas sobre su propia fe ha tomado la decisión de marcharse, de retirarse a escribir el tiempo que le quede de vida y huir de las críticas, de las rigideces y de todo lo que ocurría bajo el solio de Pedro.  Resulta un consuelo oir que se marchaba alguien que está en la cúspide, en lo más alto del escalafón argumentando que ya no le quedaban fuerzas para seguir adelante al frente de la Curia Vaticana, y no es lo habitual, hoy todos quieren mantenerse en el sillón pese a quien pese.

Lo inalcanzable

 

“En el majestuoso conjunto de la creación, nada hay que me conmueva tan hondamente, que acaricie mi espíritu y dé vuelo desusado a mi fantasía como la luz apacible y desmayada de la luna”      Gustavo Adolfo Bécquer

 

                Quién no ha soñado alguna vez contemplado la luna.  Quién no se ha propuesto un cambio, un reto, un objetivo tal vez.  Cambiar, evolucionar, modificar algo es un desafío continuo que nos proponemos para llevar a cabo un sueño.  En el camino nos habremos dejado la piel, la paciencia, y tal vez las lágrimas. Cambiar es abrir la puerta de par en par a una nueva vida. Perseverar, mantener  la esperanza, vivir con ilusión y esperar, siempre supe que trás el esfuerzo continuo estaría el resultado.

                La vida es de aquellos que se levantan tras caer una y otra vez, de quienes estén dispuestos a permanecer, a ponerse una meta, a no alcanzarla  y comenzar de nuevo. A no dejarse vencer ni conformarse. Un buen día después de todo el esfuerzo, cuando menos lo esperas llega la recompensa.

              No desfalleceré nunca por inalcanzable que parezcan mi sueños.  Cuando leí este breve cuento de Alejandro Jodorowsky  pensé en todo lo anterior.

“Un arquero quiso cazar la Luna. Noche tras noche, sin descansar, lanzó sus flechas hacia el astro. Los vecinos comenzaron a burlarse de él. Inmutable, siguió lanzando sus flechas. Nunca cazó la Luna, pero se convirtió en el mejor arquero del mundo”

 

 

¿Puede dimitir Benedicto XVI ?

¿Puede dimitir Benedicto XVI ?

Benedicto XVI

            Tengo que admitir que aunque la noticia me creó confusion en un primer momento como a todo el mundo,  no me ha sorprendido demasiado.  Hace tan solo una semana, viendo unas imágenes en el interior de la Basílica de San Pedro durante una ceremonia oficiada por Benedicto XVI, pude comprobar que su aparente estado de salud era más que lamentable, y que para acceder hasta el altar principal de la Basílica, situado sobre la tumba del Apostol y bajo el baldaquino de Bernini, el papa precisó de cinco personas para ayudarle a subir los dos peldaños que lo separaban  de éste y para que le auxiliaran durante toda la celebración.

             Ocurre que desde su elección, bien por su edad avanzada, o por su idiosincracia como cardenal de la Curia romana, nunca fue un papa que despertara iguales simpatías que su antecesor Juan Pablo II,  al que estuvo muy unido durante su pontificado.  Habitual de la discrección y del misticismo, era de los pocos  elegidos que se reunía semanalmente con el pontífice para debatir sobre la Iglesia de Roma, eso imprime  sello pero no fue suficiente para  complacer al mundo católico y no católico como lo hizo su predecesor. Quizás no pasará a la historia por haber potenciado la revolución dentro de la propia iglesia, ni por su empatía, ni por llevar el cristianismo a lo largo y ancho del mundo, de lo contrario sus ocho años como testigo de San Pedro se han visto salpicados de todo tipo de escandalos. La punta del iceberg fue en 2010 al admitir la actuación “insuficiente” del Vaticano hacia los casos de pederastia denunciados y reconoció que se trató de actos repugnantes y criminales  que dañaron a las personas y a  la imagen de la Iglesia en el mundo; actos por los cuales los sacerdotes “deberán responder ante Dios y los tribunales debidamente constituidos”. Ratzinger  actuó con firmeza contra todo “los demonios” de su papado condenando este tipo de practicas repulsivas y procesó sin piedad a cientos de curas en el mundo.

                 Quizás como un vaticinio de su propio pontificado o un deseo oculto de marcharse a corto plazo, cuando en 2010 publicó “Luz del Mundo” ya afirmó que el papa podría dimitir cuando considerara que no se encuentra con sus capacidades físicas y mentales adecuadas para el cargo electo, y si el peligro acecha entonces no podría huir.  Y el peligro ha acechado durante estos años en las dependencias internas del palacio, escandalos y filtraciones han debilitado sus múltiples problemas de salud, pero a nadie se le escapa el difícil cometido como máximo representante de la iglesia católica de luchar contra la pederastia en el seno de la iglesia. Su elocuencia entonces, se cumple hoy.

               La noticia ha causado revuelo en el mundo entero porque nadie esperaba una renuncia en la Sede Vaticana,  y mucho menos hacerla pública dejando atrás a toda la Curia.  El propio cardenal que le acompañaba exclamó al oir  la noticia es un rayo en cielo sereno.  Lo lógico hubiese sido verlo morir en el interior del Vaticano, teniendo en cuenta la esperanza de vida média y los adecuados cuidados sanitarios que recibe.  Él apeló al cansancio y la imposibilidad de mantener las funciones de papa.

              A mi juicio ha sido valiente renunciando al cargo y de la forma que lo ha hecho. Veremos qué ocurre, es un hecho sin precedentes.  Hacía seis siglos que no ocurría algo similar, cuando Gregorio XII durante el Cisma de Occidente renunció al cargo.

El silencio

El silencio

 

Cuantas veces en la soledad de la noche he pensado que no sabemos disfrutar del silencio, y eso es algo que no tiene precio. Aquí en mi madrugada el silencio es absoluto, interrumpido sólo, de cuando en cuando, por estas letras que escribo.

Vivimos a diario rodeados de ruidos que nos impiden expresar nuestras sensaciones,  nuestra interioridad, sin dedicar unos minutos a buscar el lugar adecuado en donde el silencio lo ocupe todo para disfrutarlo intensamente, de forma lenta, suave, sin sobresaltos.

             También en el silencio surgen los miedos, porque ahondamos en nuestro interior y nos escuchamos.  Puede ser duro en el vacio, en el desamparo, en el dolor y puede llegar a ser maravilloso en compañia de la persona amada, en la intimidad, en la ternura, en el amor.

           Los silencios  permiten  a cada uno conectarse consigo mismo, con sus
sentimientos,  sus emociones, y sus sueños.  Anoche escapé  de todo y me permití un tiempo de silencio.

     ” Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir”

Cuando el mar te tenga.  El Ultimo de la Fila.

Hoy un pensamiento

Hoy un pensamiento

Inmersos como estamos en una época en la que desde cualquier ámbito nos asedian con el déficit, la prima de riesgo y la deuda, y en donde los despidos y los eres a las empresas parecen no acabar nunca, también es necesario encontrar algún recurso personal para frenar y huir de ese canto de sirenas económico y político que trata de seducirnos a todas horas. Esto no significa dar la espalda a lo que vivimos,  ocurre  que yo tengo mil maneras de encontrar esa parcela pequeña y propia que me ayuda a ser feliz.

Hay quien pasa el día quejandose, dilucidando en echar la culpa a uno u otros mientras el tren sigue pasando sin detenerse apenas en ninguna parada, porque nosotros seguimos recreandonos en lo que una vez fue y tuvimos.  Perdimos valores, “ganamos” en individualismo, el cual crece a pasos de gigante, la competencia es voraz en el terreno laboral, vemos como la situación actual ha desmembrado familias,  las parejas cada vez son más desechables, muchas unidas tan solo por inercia, libertades confundidas con respeto… un mundo al revés que podemos cambiar si tirasemos más a menudo de sensatez y coherencia.

En lugar de seguir voy a dejar una poesía que me han regalado.  Yo diría una reflexión, me gustó, y voy a compartirla:

Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer antes que el reloj sonara.

Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante. Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.

Hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso o puedo dar gracias a Dios porque las plantas están siendo regadas.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero o puedo estar contento que mis finanzas me empujan a planear mis compras con inteligencia.

Hoy puedo quejarme de mi salud o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela o puedo abrir mi mente enérgicamente y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma.

Hoy el día se presenta ante mi esperando a que yo le de forma y aquí estoy, soy el escultor. Lo que suceda hoy depende de mi, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.

Que tengas un gran día… a menos que tengas otros planes.