Feliz año 2015

"Et in Arcadia Ego". Lapiz sobre papel

“Et in Arcadia Ego”. Lapiz sobre papel

 

                    “En cierto modo todos pertenecemos a ese lugar donde alguna vez nos enamoramos. Y ese es mi caso.     Carlos Baeza.  La Ciudad de las Cúpulas.

        Feliz y próspero año 2015 a todas las personas que me siguen en este rincón de arte y de sueños,  y que tienen la sensibilidad para captar la esencia de la vida, que son las cosas sencillas, aquellas que tenemos cerca.

La obra elegida forma parte de la exposición incluída en la muestra “Universo Melilla”.  Una pintura que despierta en mí sentimientos alojados en la memoria.  Por un lado me recuerda a Melilla y por otro a Alhucemas, dos lugares en donde estuve, viví, me enamoré y fui inmensamente feliz.

La Última Cena de Leonardo

 

La Última Cena. Leonardo da Vinci

                   Al atardecer, se puso a la mesa con los Doce. Y mientras comían, dijo: «Yo os aseguro que uno de vosotros me entregará». «¿Acaso soy yo, Señor?». Él respondió: «El que ha mojado conmigo la mano en el plato, ése me entregará. El Hijo del hombre se va, como está escrito de Él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!». Entonces preguntó Judas, el que iba a entregarle: ¿Soy yo acaso?. Díjo: Sí, tú lo has dicho.     (Mt 26,14-25)

               Para que un pintor del Renacimiento, sea recordado hoy, cuando se cumplen 561 años de su nacimiento, debió ser alguien importante, pero importante de verdad. Grande hasta el punto de cambiar de forma rotunda la dirección de la humanidad, al menos en lo que a ciencia se refiere.  Por más que muchos se empeñen en considerar otras pinturas de Leonardo da Vinci como las mejores obras de arte de la historia, yo siempre he preferido esta. Me parece más enigmática, más profunda, y observándola de cerca, cabe pensar que Leonardo quiso plasmar en ella el momento en que Jesús pronunciaba esas trágicas palabras, que le llevarían horas después a la Cruz.

Juan y Pedro. Judas en primer término

Basta contemplar el cuadro unos minutos y analizar la escena.  Algunos de los apóstoles parecen retroceder impresionados al escuchar la revelación, otros parecen manifestar su inocencia y amor hacia él, otros discuten sobre lo que ha dado a entender y los que están más cerca parecen reclamar una explicación sobre lo que ocurre. Pero en todos y cada uno de los rostros se percibe la acuciante pregunta de quién será el que traicionará a Jesús.  Pedro, de caracter fuerte e impulsivo, se precipita como si confesase algo al oído a  Juan ( a la derecha de Jesús).  Tan solo uno, Judas, en primer término, entre Juan y Pedro, aparece aislado, ensimismado y solo frente a los doce.  Es el único que no pregunta, ni comenta, ni gesticula tan siquiera.  Sólo espera el desenlace ante la resignación de su maestro.

                 Pero más allá de las interpretaciones bíblicas, es posible deducir el mensaje que Leonardo quiso expresar sobre la conducta y las reacciones humanas. En su imaginación recreó una escena tranquila y sosegada en equilibrio con el entorno en donde sería expuesta.  Pero la obra tiene algo de dramática y misteriosa, lo que ha dado pie a numerosas leyendas y múltiples lecturas sobre la identidad de sus personajes a lo largo de la historia. Y aunque tratándose de una conversación, representa un tema central de la fe cristiana.

Santa maria della Grazie. Milán

              En la actualidad, el mural, realizado entre 1495 y 1497,  se encuentra bastante deteriorado debido a la humedad que invade la pintura. Está pintado originariamente sobre la propia pared del comedor en el convento dominico de Santa Maria delle Grazie en Milán.  La obra cubre una de las paredes frontales de una gran sala que sirvió como refectorio de los monjes.  Quien lo ha visitado ha podido comprobar la perspectiva, con  tanta profundidad que parece como si el comedor se hubiese prolongado y  allí se hubieran reunido para “La Última Cena”.
                                                                                                                                                                                                                  
La misteriosa sonrisa de Mona Lisa  http://www.enmiscriptorium.com/?p=1259
The mysterious smile of Mona Lisa  http://www.enmiscriptorium.com/?p=1376

 

 

 

 

 

 

 

The wedding at Cana

 Paolo Caliari o Paolo Veronese.  (Verona 1528-Venecia 1588)

It would be strange to think that someone who goes to Paris for the first time has not scheduled a visit to Louvre Museum. Who has not dreamed of seeing the Venus de Milo, photographing Hammurabi code, or meet face to face with the mysterious smile lady, but few have warned that a priori the existence of this sensational box Veronese. When the expectation that unleashes the portrait of Leonardo has declined, the visitor continues the tour of the room and wonder again cause it’s impressive picture of the wedding at Cana, located directly across from La Gioconda.

The Wedding at Cana was commissioned  by the Benedictine monks for the San Giorgio Maggiore Monastery on a small island across from Saint Mark’s, in Venice. The painter would receive 324 ducats and several jars of wine. The painting was exhibited in the refectory of the convent 235 years until it was seized by Napoleon in 1797 during the Italian campaign and since then is in Paris.

Surprise turn and find the image of Jesus in the center of the table as the only figure facing the viewer. Painted in 1563, with almost 10 meters long and 7 meters wide, the subject, contained in Gospel of Johnrepresents the first miracle that Jesus performed when coupled with the Virgin Mary and some of the disciples were invited to a wedding celebration in Cana (Galilee). At a time of the feast, Jesus transformed water into wine.

Most of the characters depicted in this work, except for the figure of Christ, are portraits: Don Alfonso Davalos represented as boyfriend, Eleanor of Austria and his wife, or you can see Mary of England and Francis I, Charles V and to Suleiman I. So, are represented all time greats.

The uniqueness of the painting is that Veronese was able to represent the religious scene in the New Testament the style of a Venetian celebration with political society of his time, as evidenced in the sumptuous vestments, the ornamentation of the scenery and splendor surrounding architectural character. All this expectation contradicts the Gospel story as the scene expresses more a pagan holiday that religious feeling, which caused a conflict between the painter and the Catholic Church.

The Veronese  was immortalized in playing the viola in a white robe against Titian (Tiziano Vellecio) playing the bass wearing red tunic. Tintoretto playing the viola and secondly Bassano is the flutist. In the composition figures are represented over 130.

 In Spanish: http://www.enmiscriptorium.com/?p=1475

Las bodas de Caná, pintura veneciana en el Louvre.

Las Bodas de Caná. Paolo Caliari, El Veronés. (Verona 1528-Venecia 1588)

       Sería extraño pensar que alguien que vaya a París por primera vez no haya programado una visita al Museo del Louvre.  Quién no ha soñado con ver la Venus de Milo,  fotografiar el código Hammurabi, o encontrarse de frente con la dama de la misteriosa sonrisa,  pero son pocos los que han advertido a priori la existencia de este sensacional cuadro de El Veronés.  Cuando la expectación que desata el retrato de Leonardo ha disminuido, el visitante continua el recorrido por la sala y el asombro vuelve a causarlo el impresionante cuadro de las bodas de Caná, situado justo enfrente de La Gioconda.

      Las bodas de Caná fue un encargo del convento benedictino de San Giorgio Maggiore de Venecia por el que el pintor recibiría 324 ducados y  varias tinajas de vino.  El cuadro estuvo expuesto en el refectorio de dicho convento 235 años hasta que fue expoliado por Napoleón en 1797 durante la campaña italiana y desde entonces se encuentra en París.

            Sorprende girarse y descubrir la imagen de Jesús en el centro del cuadro como única figura que mira al espectador. Pintado en 1563, con casi 10 metros de largo y 7 de ancho, el tema, recogido en el Evangelio de San Juan, representa el primer milagro que realizó Jesús cuando junto a la Virgen María y algunos de los discípulos, fueron invitados a una celebración nupcial en Caná (Galilea).  En un momento de la fiesta, Jesús transformó las tinajas de agua en vino ya que éste se había acabado.

           La mayoría de los personajes representados en esta obra, a excepción de la figura de Cristo, son retratos: Don Alfonso Dávalos representado como el novio, Leonor de Austria como su esposa; también se puede ver a María de Inglaterra y Francisco I, a Carlos V y hasta Solimán I. Así pués, están representados todos los grandes de la época.

       La singularidad de la pintura es que El Veronés fue capaz de representar la escena religiosa del Nuevo Testamento al estilo de una celebración veneciana.  Con la sociedad política de su tiempo puesta de manifiesto en la suntuosidad de las vestiduras, la ornamentación del decorado y el esplendor arquitectónico que rodea a los personajes.  Toda esta expectación contradecía el relato evangélico, ya que las escena expresa más una festividad pagana y frívola que un sentimiento religioso, lo que originó un conflicto entre el pintor y la Iglesia Católica.

El Veronés se inmortalizó en el oleo tocando la viola con una túnica blanca frente a Tiziano que tocaba el contrabajo ataviado con túnica roja.  Tintoretto está situado tocando la viola en segundo término y  Bassano es el flautista. En la composición aparecen más de 130 figuras representadas.

*Veronese, biografía. Willian Michael Rossetti.

Anglada-Camarasa en el Museo Carmen Thyssen de Málaga.

Carmen Thyssen Bornemisza ha vuelto a Málaga. Esta vez su visita tenía caracter oficial. La cita tuvo lugar el pasado 5 de Noviembre en el Museo Carmen Thyssen de Málaga, donde quedó inaugurada la exposición temporal: “Anglada-Camarasa. Arabesco y Seducción” que ofrece un recorrido a través de la imagen de la mujer en la pintura de este artista español, que junto a Sorolla y Zuloaga está considerado uno de los más relevantes en la pintura de finales del siglo XIX y principios del XX.

La exposición está compuesta de unas cincuenta obras procedentes en su mayoría de la Fundación La Caixa, El Museo de Bellas Artes de Bilbao, el Museo Nacional Reina Sofia, y el Museo Thyssen de Madrid.

Durante la visita encontré obras cargadas de simbolismo, en donde la estética se pone de manifiesto en la figura femenina. Durante la presentación, el Alcalde de Málaga, Francisco de la Torre afirmaba que “la muestra cuenta con suficiente atractivo y contenido para que sea un éxito, teniendo en cuenta que la pinacoteca se ha convertido en una pieza esencial de la oferta cultural de Málaga”.

Carmen Thyssen por su parte satisfecha y fascinada siempre que habla de la ciudad de Málaga, a la que acude con asiduidad sobre todo desde que se inauguró el museo  “es  una exposición digna de lo que se merece este pintor, del que siempre me he sentido una admiradora, y continuaré abierta a hacer exposiciones temporales de otras colecciones y museos en la ciudad de Málaga”.

La exposición nos ofrece a todos la oportunidad de contemplar las etapas artísticas del pintor y descubrir en su obra como la mujer se convirtió en icono de su trayectoria profesional.  La muestra permanecerá en Málaga hasta el 31 de Marzo de 2013.

http://www.carmenthyssenmalaga.org/

http://enmiscriptorium.wordpress.com/2012/10/17/paraisos-y-paisajes-en-la-coleccion-carmen-thyssen-de-malaga/

http://enmiscriptorium.wordpress.com/2012/11/07/543/

Colaboración: Francis Silva. Fotógrafo de Prensa.

fotofrancisilva@gmail.com

Una visita al matrimonio Arnolfini en Londres

Una visita al matrimonio Arnolfini en Londres

 

…el taxi me acababa de dejar en Charing Cross, por un par de días la lluvia daba una tregua a la ciudad.

            Así que después de un delicioso chocolate con  muffin  me encaminé  hacia Trafalgar Square, exactamente me dirigía a The National Gallery.  Allí me estaban esperando el matrimonio Arnolfini,  inmortalizado por Jan Van Eyck, a los que visito rigurosamente cada vez que voy a Londres. Una vez más, pausados y tranquilos, con pose ceremoniosa  me dejaban entrar en su alcoba, llena de volúmenes en sus ropas, con su ahuecada cama bien hecha, mostrándome cómo vivían , y yo me deleitaba una vez más mirando a través de su espejo y observando que no estaban solos  con su mascota. Alguien les acompañaba en aquella habitación.

Espejo en la alcoba

Parecía llevar toda la mañana y solo había pasado cinco minutos con ellos cuando un señor elegantemente   vestido que lucía tarjeta identificativa sobre la solapa de su chaqueta, requería que me apartase unos metros para dejar al resto del público poder contemplar el cuadro. Había estado ocupando el espacio yo sola, tratando de traspasar el cristal que protege la obra del siglo XV.
Este cuadro no es solo la  más notable pintura de Van Eyck, es algo más que un retrato del Renacimiento. Y como siempre me supo a poco.  Afortunadamente está Internet para poder seguir en contacto con los Arnolfini, pero puedo asegurar y muchos sabrán de lo que hablo, que no es lo mismo…
.