Viernes de Dolores. Servitas de Málaga

 

Servitas. Viernes de Dolores

Servitas. Viernes de Dolores

 Venerable Orden Tercera de Siervos de María Santísima de los Dolores (Servitas) de Málaga.

                 Hoy amanece como el Viernes de Dolores para la Iglesia Católica. Es el viernes anterior al Domingo de Ramos y se considera oficialmente el inicio de la Semana Santa. Un día en el cual se recuerda y conmemora el dolor y el sufrimiento de María, aquella madre que acompañó a Jesús, su hijo, en la Cruz. Si existe una imagen que se pueda asociar a este día es precisamente la de una Dolorosa, realizada por Fernando Ortíz, el más destacado escultor de la Málaga del siglo XVIII, y autor de numerosas tallas pasionistas. Servitas, como popularmente se la conoce, se encuentra en la Iglesia de San Felipe Neri de Málaga. Los actos se sucederan a lo largo de todo el dia, comenzando con una eucaristía a primera hora de la mañana en honor de la Virgen y el posterior culto para que fieles y malagueños puedan contemplarla fuera del camarín de cristal.

          Para remontarse al origen de esta Orden habría que trasladarse al Siglo XIII en la ciudad de Florencia, cuando una renovación intelectual y económica trajo también una reforma espiritual auspiciada por las dos grandes órdenes mendicantes, dominicos y franciscanos. En aquel ambiente próspero, siete jóvenes laicos de la nobleza florentina, comerciantes en su mayoría, abandonaron una cómoda situación social y familiar para establecerse juntos en una vida de pobreza y caridad al servicio de los más desfavorecidos, siguiendo las Reglas de San Agustín. De este modo nació la Antigua Orden Terciaria que a partir del Concilio Vaticano II desaparecerían como Órdenes Terceras pasando a ser Órdenes Seglares.

San Felipe Neri. Málaga 1943

San Felipe Neri. Málaga 1943

Anuncio del Septenerio de Servitas. 1863

Anuncio del Septenerio de Servitas. 1863

Oración a Servitas

Oración a Servitas

                                                         

                                         

                                                                                  

                                       

 

 Siglo XVIII.  La Orden de Tercera a Málaga. Iglesia de San Felipe Neri.

       Siglo y medio después la Orden Servita comienza a expandirse por toda Europa y en el siglo XVII llega a España en donde se van creando diversas fundaciones en las principales ciudades. Fue en 1695 cuando la Orden, de clara advocación mariana, se estableció en Málaga gracias a la intervención del Conde de Buenavista, personaje de la nobleza que en 1739 encarga a los Padres Filipenses que promuevan la fundación de dicha Orden en Málaga. En 1741 quedó constituida y desde entonces permanece en la emblemática iglesia de San Felipe Neri sin haber dejado de dar culto desde entonces. En el año 1936, durante la guerra, la Virgen se custodió en la catedral y en el año 37 fue la única imagen que procesionó, seguida por 85.000 personas.

          En mayo de 1931, tras el incendio de la parroquia se perdió la Dolorosa de Pedro de Mena con más de doscientos años de antigüedad. Una pérdida irreparable por la belleza de la talla, por su autoría y por ser la depositaria de la historia de la Orden pero se salvó la talla de Fernando Ortíz, que representa en la actualidad uno de los mayores referentes de la imaginería procesional de la Semana Santa malagueña.

Servitas. Viernes Santo

Servitas. Viernes Santo

          Actualmente Servitas no pertenece a la Agrupación de Cofradías y su peso en el mundo cofrade es casi inexistente, por tanto no recibe ningún tipo de subvención. A su paso por la tribuna oficial durante el recorrido por las calles de la ciudad, no piden la venia, Servitas invita a que se les acompañe en el rezo de la Corona Dolorosa. En la Orden no existe la figura de hermano mayor, sino prior, no se hacen votos sino promesas. El que es Siervo de María recibe al hacer su promesa tan solo un escapulario, como signo de identidad. Servitas es humildad, sencillez y renuncia a todo tipo de ostentación, los únicos gastos son los de cera de los cirios, y su patrimonio en enseres es escaso.

        En la procesión del Viernes Santo solo hay penitentes vestidos con sencillas túnicas y caperuzas negras, y portadores del trono con levita como en el siglo XIX. Durante su recorrido en la madrugada del viernes al sábado, no hay música, son oraciones, una oración similar al rosario en la que se meditan los siete Dolores de la Virgen, ni tampoco hay luces, son velas y cirios unidos a modo de antorcha. No hay aplausos, hay recogimiento porque la devoción de quienes acompañan a Servitas parte del silencio y de la oración. Sólo es posible apreciar la imagen de una Dolorosa vestida de riguroso luto mientras se oye el murmullo de los rezos.

Servitas en San Felipe Neri

Servitas en San Felipe Neri

Es difícil poder expresar el sentimiento que produce la oscuridad de la noche más silenciosa de Málaga.  Es una madrugada larga en una noche de tinieblas.

Como diría Gonzalez Anaya en su libro, “Las vestiduras recamadas”….en la calle se apagan todas las luces. En el cielo azul de la noche brilla esplendente plenilunio. Sordo tambor. Llamas de cera. Cofrades fervorosos con negros hábitos. Escapularios de María, siervos de la Virgen, terciarios reverentes que se deslizan…que abren un surco en el silencio…..

 

Mi agradecimiento personal a José Trujillo Garrido, Siervo de María y consejero de enlace entre la Orden primera y las Órdenes Seglares de Andalucia.

 

 

La desaparecida iglesia de la Merced en Málaga

Vista desde Gibralfaro. Plaza de la Merced e Iglesia. 1910

            Me pregunto, qué hubiese sido de la Plaza de la Merced en Málaga, si su legendaria y antigua Iglesia se hubiese conservado. Tal vez, su estilo sería otro, incluso habría aportado un aire más romántico al entorno. De lo que no me cabe duda es que es una de las plazas con más belleza e historia de cuantas he conocido.  Contemplar desde ella, el Castillo de Gibralfaro, la Alcazaba de Málaga, la casa natal de Pablo Picasso, o el campanario de la Iglesia de Santiago, según vas recorriendola, es un privilegio que posee la ciudad y que merece la pena ser vivido. Pero para conocer el origen y la historia de este lugar y del desaparecido templo malagueño, hay que remontarse a la época de los Reyes Católicos, tan presentes siempre en la ciudad de Málaga.

           En 1490, Alonso de Rivera, uno de los conquistadores que llegaron con los Reyes Católicos a la ciudad, fundó una ermita en la zona denominada cerro de Gibralfaro, hoy denominado Camino Nuevo, a la que dió el nombre de la Santa Veracruz, por una cruz de madera que dejaron los RR.CC. cuando entraron en la ciudad de Málaga, y que levantaron junto a la ermita.  Rivera, seguidor de la Orden de la Merced donó todas sus posesiones a los mercedarios que buscaban un lugar donde establecerse en Málaga.  De esta forma y en aquel enclave nació el Convento de Ntra. Sra. de la Merced, que se establéció en la ciudad hacia 1499.

Iglesia de La Merced

           No sería este su emplazamiento definitivo, ya que debido a la proximidad con la playa y a los constantes saqueos por parte de corsarios que desembarcaban en las cercanías, los religiosos se vieron obligados a solicitar al Obispo un lugar más centrico y seguro en el que poder llevar a cabo una vida religiosa y sosegada.  El lugar elegido fue la actual Plaza de la Merced, por entonces situada “frente a la Puerta de Granada”.  La adjudicación del terreno fue confirmada por la Reina Juana de Castilla, el 12 de Noviembre de 1507 y por el Papa Julio II, el 10 de Abril de 1508.

Plaza de la Merced

          Allí edificaron sus claustros y una pequeña iglesia de estilo mudejar adosada al convento, pero con el desarrollo y aumento de la población de Málaga en los siglos siguientes, fue necesario construir otra iglesia más amplia y de mayor relevancia que la anterior, cuyas obras comenzaron en 1792, prolongandose varias décadas. La nueva iglesia de La Merced era de estilo renacentista, de cruz latina, con crucero, coro y presbiterio. Una única nave flanqueaba amplias capillas laterales, y sus grandes vidrieras de colores en la parte superior de la fachada principal, le permitían el paso de la luz a través de los lunetos, proporcionando bellos contrastes y matices según la hora del día, como ocurre también en algunos templos malagueños según la posición del sol y la orientación.

           Fue erigida parroquia en el año 1835, y estaba considerada una de las más apreciadas y valiosas de Málaga por su estilo, proporciones, riqueza, y porque en el interior del templo sus capillas acogieron imágenes de numerosas cofradías malagueñas (Archicofradía de la Sangre, Viñeros, Llagas y Columna, Gitanos, Humildad, La Cena, Descendimiento, Piedad..).

12 de Mayo de 1931

        Pero una mañana de primavera de 1931, una especie de locura colectiva desatada a comienzos de la segunda república, tomó la ciudad de Málaga y las hordas de la intolerancia la quemaron y destruyeron para siempre. Tras lo sucesos de mayo, el templo quedó parcialmente destruído y con gravísimos e irreparables daños. En sus pavesas quedaron para siempre destacadas obras de arte e imaginería religiosa.  Nunca se reconstruyó, tal vez por la proximidad a la Iglesia de Santiago, y permaneció en estado de ruina hasta que fue derrumbada definitivamente en 1963.  En la actualidad, en aquel mismo lugar existe un edificio de viviendas con locales comerciales, pero el recuerdo de los padres mercedarios permanecerá para siempre en la emblemática e histórica plaza que lleva su nombre: Plaza de la Merced.

Nota: La Parroquia de la Merced quedó fusionada con el Santuario de la Victoria, de ahí su nombre, Parroquia y Real Santuario de Sta. Maria de la Victoria y de la Merced.

Fachada principal

Fachada lateral tras el incendio

Lateral derecho del crucero

Nave hacia el coro

Nave y tribunas

Después del incendio

Antes del derribo

Mi agradecimiento personal para Antonio Jurado Pérez, por el magnífico y generoso reportaje fotográfico que me ha cedido de sus archivos. Málaga, siglo XX (recuerdos).

Bibliografía

CEDMA. Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga.

-El Convento de la Merced en Málaga. P. Artaeches. Jábega n. 15

-La plaza de la Merced y su iglesia. Jábega n. 15

-La orden de Ntra. Sra, de la Merced. M.D. Torreblanca. Isla de Arriarán. Revista cultural y científica. N. 23-24.

-Quema de conventos.  José Jimenez Guerrero

Torres y Campanarios en Málaga

Campanario con cigüeñas

No se qué tienen las torres de las iglesias y los campanarios que siempre me han atraído tanto.  No tengo una explicación, el caso es que allá donde exista uno, intento descubrirlo, fotografiarlo, llegar a ellos de alguna manera. Si el campanario en este caso tiene cigüeñas, mejor. Me gusta el sonido de las campanas, quizás porque más que sonido emiten un mensaje, hablan, es como una especie de código,  parecería que interpelan a los ángeles. Al menos yo lo percibo así.

Para muchos el tañir de campanas, evocan recuerdos de la niñez si su infancia transcurrió en un pueblo o ciudad pequeña e incluso remueven sentimientos.  Cuando doblan las campanas su eco se transforma en señal de duelo por la muerte de alguien. Su sonido va más allá del significado religioso, marcan días de fiesta o de luto, anuncian la muerte y hacen llamamiento a los fieles.  Aún existen  algunos pueblos con tradición en el mundo, en donde se anuncia el Ángelus tres veces al día. Desgraciadamente hoy en día han perdido la supremacía por la construcción de altos edificios y va  quedando poco de todo esto, las costumbres se van perdiendo, el tipo de vida, la modernidad y las quejas por el estridente sonido han hecho que muchos campanarios estén enmudecidos.

El campanario al igual que las campanas fue, desde la antiguedad, considerado algo sagrado.  En los monasterios medievales era costumbre advertir la agonía y muerte de algún fiel o religioso para que se rezase por su alma.  También existen leyendas como las del campanario  de Notre Dame de París, debido a la extravagante y misteriosa figura de su campanero, Cuasimodo, célebre personaje de la literatura francesa.

Campanarios de Málaga

Recien conquistada la ciudad de Málaga en 1487, los Reyes Católicos llevaron a cabo uno de sus principales propósitos; levantar iglesias con elevadas torres y campanarios para el culto católico. Las iglesias de  Santiago, San Juan y los Mártires son algunas de ellas y las más antiguas de Málaga. Las tres tienen espléndidas torres y campanarios.  Hace unas semanas pude fotografiarlas desde otra perspectiva e incluso he subido hasta uno de esos campanarios y he podido contemplar la bella ciudad de Málaga a vista de pájaro, mientras repicaba el Angelus,  lo cual añadió una dimensión distinta a mi visita.

*He añadido fotografías, y aunque la Iglesia de San Pablo no es de la misma época,  para mí es significativa por razones personales.

Campanario de Santiago

Iglesia de Santiago:  Su edificación se inicia el 25 de Julio de 1490 y concluye en 1545, erigiendose parroquia en 1505.  Fue la primera parroquia en ser utilizada como templo cristiano.

Campanario de San Juan

 

Iglesia de San Juan: Fundada tras la conquista de la ciudad. Su torre se terminó de levantar en 1543.

Campanario de Los Mártires

Iglesia de Los Mártires: De las tres, fue la última en erigirse.  En honor de San Ciriaco y Santa Paula, patronos de la ciudad.

Campanario de San Pablo

Iglesia de San Pablo:  Nació en el siglo XVII como ermita de ayuda a la Parroquia de los Santos Mártires y en 1833 fue declarada parroquia.

San Pablo y la Capilla del Cautivo

La iglesia de San Pablo en Málaga no es un templo cualquiera, ni uno más de la diócesis de la ciudad.  El edificio, erigido en el corazón del barrio de la Trinidad, es el lugar que aloja la imagen de Jesús Cautivo.  Toda mi vida, desde niña, por diferentes razones me he sentido vinculada de alguna manera a este templo malagueño.  Hoy, después de tantos años, San Pablo continua siendo para mí ese lugar al que siempre regreso.

Capilla

Cualquiera que haya visitado la iglesia a cualquier hora del día, sabe que siempre existe una afluencia numerosa de devotos rezando ante la venerada imagen del Cautivo, el señor de Málaga. Qué tiene esta imagen para los malagueños, me pregunto. Cuanto poder de atracción y cuanta devoción genera. Es fácil encontrar en el interior del templo numerosas personas ante su capilla, agarradas a la rejas que la separan del templo. Cada uno en su interior habla con el Cautivo o realizan una oración o encienden una pequeña lamparilla, pero el  flujo es constante, las personas van y vienen de forma intermitente, algunos son vecinos asiduos del barrio de la Trinidad, otros llegados de cualquier punto de la ciudad, para pasar allí solo unos minutos ante su capilla.

Ayer, cuando la visité, la luz que entraba por sus vidrieras iluminaba de manera especial la nave central de la Iglesia.  Los fieles se turnaban en el oratorio a la derecha del altar, pero no se oía nada, en su interior reinaba el silencio.

La primitiva iglesia de San Pablo data de 1645.  El barrio de la Trinidad fue el lugar de asentamiento del campamento de Isabel La Católica durante el asedio a Málaga en 1487.  Una vez que la ciudad fue cristianizada, la iglesia se convirtió en parroquia en 1833.  El templo fue demolido en 1873 y reconstruido de nuevo entre 1874 y 1891, en la parte más cercana al río Guadalmedina y al centro de la ciudad.  Es un edificio de estilo neogótico, imponente, que contrasta con el resto de las edificaciones que conforman el barrio de la Trinidad.

                                                                                                                                 

Destaca su esbelta torre de 50 metros de altura, cuyo chapitel está adornado con pináculos de cerámica y adornos florales.  En su interior, la iglesia está dividida en tres naves, separadas por pilares y una gran bóveda de crucería. El altar mayor, sin retablo, se forma con cinco ojivas, las cuales permiten ver la girola y la imagen de San Pablo que preside el muro central. La capilla sacramental está situada en el crucero, en el lado de la Epístola y en ella hay una talla del Sagrado corazón de Jesús.  Sus vidrieras, con secuencias de la vida de San Pablo permiten que el templo esté siempre iluminado.

Vidrieras. Secuencias de la vida de San pablo

                                                                                                                                 

En su interior se ubican tres importantes hermandades.  En su primera capilla, la cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo y la Virgen de la Trinidad.  La cofradía del Santo Traslado y la Virgen de la Soledad, obra del escultor malagueño Pedro Moreira Lopez, y una cofradía más reciente, la Hermandad de la Salud, cuyas imágenes titulares son el Cristo de la Esperanza en su gran Amor y María Santísima de la Salud.

Hermandad del Santo Traslado

                                                                                                                             

Nota:  En los sucesos de mayo de 1931 “quema de conventos”, la iglesia de San Pablo fue incendiada, profanada, y destruida algunas de sus imágenes.  Entre ellas la de mayor relieve, la anterior Virgen de la Soledad, obra de Pedro de Mena.

El Cautivo al alba:  http://www.enmiscriptorium.com/?p=2980

La iglesia de San Juan en Málaga: http://www.enmiscriptorium.com/?p=3122

La Cruz de Malta y la Iglesia de San Juan Bautista en Málaga

           

                                                                                                                        

          Una de las razones por las que visito a menudo la Iglesia de San Juan en Málaga es por su ubicación privilegiada en el centro histórico de la capital.  Quién no ha paseado por el centro de Málaga y ha tenido que pasar por la puerta de San Juan.  Es un destino obligado, tanto para el creyente que busca un momento de recogimiento en su interior como para quien busca la imagen artística, la obra de arte, las diversas tallas o retablos. Por las mañanas siempre está abierta y suele estar tranquila, con pocos feligreses y algunas personas visitando sus diferentes capillas de las naves laterales. Las sucesivas remodelaciones por su deterioro natural a las que sumamos los sucesos acaecidos  la mañana de mayo de 1931, han ido forjando y transformando su aspecto.  Aun así es un edificio de una belleza casi perfecta, en el que tras cada visita he ido encontrando algo nuevo y símbólico para mí.

Iglesia de San Juan Bautista en Málaga.

                 La Iglesia de San Juan Bautista  es una de las cuatro iglesias, junto con Los Mártires, Santiago, y Sta. María La Mayor (hoy Iglesia del Sagrario de la Catedral de Málaga), fundadas en Málaga por los Reyes Católicos después de la conquista.  Es muy probable que fuese en 1487, ya que está citada en un cabildo municipal de 1490. Construida en el espacio de los antiguos arrabales de la ciudad islámica y en el interior del perímetro amurallado de la capital. No existe constancia de su advocación, tan solo la posibilidad de que en un principio y dada la predilección que Isabel la Católica sentía por El Evangelista, ésta fuese dedicada al más joven de los apóstoles, aunque hay fuentes que señalan una advocación posterior y compartida con San Juan Bautista.

Fachada lateral

                                                                                                                                

             El estilo inicial fue el gótico tardío, vigente en la época de los Reyes Católicos, con claros elementos mudéjares y arcos apuntados sobre pilares.  A lo largo de los siglos, el edificio se ha visto sometido a derribos, remodelaciones, y diversas transformaciones que han hecho de ella una de las iglesias de mayor belleza de la ciudad de Málaga.  Pero lo más significativo de su construcción es la torre, acabada en 1780 y separada en tres cuerpos por pequeñas cornisas abalconadas.  Fue precisamente esta pasada navidad,  en una visita por la mañana a San Juan, cuando fotografiando el exterior de la torre al acercar el objetivo, capté para mi sorpresa la Cruz de Malta en la parte superior del segundo cuerpo, y en la balaustrada del balcón de la primera torre.  El símbolo de la Cruz de Malta siempre ha estado vinculado con la advocación de San Juan Bautista y aunque no tiene porque ser determinante, cabe señalar la presencia de una colonia de genoveses y sicilianos en la segunda mitad del siglo XVIII,  que se afincaron en las inmediaciones de San Juan.

                                                                                                                                 

           Es una de los pocos ejemplos que existen de Torre-Pórtico, denominadas así porque el primer cuerpo de torre tiene puerta a ras de suelo, que da acceso a la iglesia bajo un arco de médio punto, en el que existe una pequeña hornacina dedicada a San Juan Bautista. En un principo la torre estuvo enlucida de blanco, sufriendo diversas modificaciones en los últimos siglos hasta que en 1999  se eliminó todo el enlucido dejando el ladrillo visto. Al igual que la policromía existente en la fachada principal, con una decoración geométrica que le dan una vistosidad singular, habitual en algunos edificios de la Málaga del siglo XVIII, y que ha permanecido oculta durante tantos años.

                                                                                                                                                                      

            Su interior, de amplio crucero y planta basilical, actualmente está formado por tres naves con diferentes capillas en sus naves laterales, vinculadas a las diferentes cofradías fusionadas con sede en la iglesia de San Juan. La actual capilla mayor, es una obra realizada a principios del siglo XIX, y aunque quedó bastante deteriorada en los sucesos de 1931, está presidida por El Cristo de La Veracruz, talla realizada en el último tercio del siglo XVI y Titular de las Cofradías Fusionadas. En su parte superior está la figura de Juan El Bautista. Pero lo más impresionante son sus ocho capillas, en la nave lateral derecha se encuentran: Lagrimas Y Favores, Dolores de San Juan, Las tres Avemarías, El Baptisterio, y la capilla Sacramental del Cristo de la Redención.  En la nave lateral izquierda: la Exaltación, Ánimas de Ciegos, Capilla Penitencial en la cual se encuentra el Confesionario principal y Azotes y Columna.

Altar Mayor. La Veracruz

 

Juan El Bautista

                                                                                                                                                

            La Iglesia de San Juan Bautista es la sede canónica de las cofradías fusionadas en Málaga que conforma las cuatro hermandades: Azotes y columna, Exaltación, Ánimas de ciegos, y Veracruz. La sección de Lágrimas y Favores nace en el seno de las cofradías fusionadas. En 1988 se realizaron la últimas obras al templo a instancias de la Archicofradía Sacramental de los Dolores, la construcción y apertura  de la Puerta de San Juan, que permite la salida de los tronos procesionales desde el interior de la iglesia. Esta obra fue sufragada por sus cofradías, las Reales Cofradías Fusionadas y la Archicofradía Sacramental de los Dolores.

Mi agradecimiento personal por sus aportaciones a: José Manuel Álvarez Chaves, cofrade desde 1970 ( 1º Teniente Hermano Mayor actualmente ) de Cofradías Fusionadas en Málaga, y Pedro Merino Mata perteneciente a la Junta de Gobierno de la Archicofradia Sacramental Dolores de San Juan.

Fotografía antigua:  Málaga siglo XX recuerdos https://www.facebook.com/pages/M%C3%A1laga-siglo-XX-recuerdos/140042352755916 Enlaces: La iconoclastia en  San Juan Bautista. Málaga. Mayo 1931.  http://www.enmiscriptorium.com/?p=1891 http://www.cofradiasfusionadas.org http://www.doloresdesanjuan.es