Las naves de Calígula en el lago Nemi

Lago Nemi

Lago Nemi

                     La cuenca del lago Nemi, apenas a unos 30 kilometros al sur de Roma, es un lugar tranquilo donde coexisten naturaleza y abundante vegetación de bosques de castaños. Una zona de esparcimiento para la bulliciosa ciudad italiana y un apacible lugar para visitar y pasear en cuyos alrededores se mezcla la historia y la leyenda. El lago de Nemi, de origen volcánico, y situado entre las poblaciones de Nemi y Genzano, era el lugar preferido por los romanos durante la temporada estival,  para disfrutar de la naturaleza y de un excelente clima debido a los bosques y a la abundante vegetación de sus alrededores. Justo en una de sus orillas se encontraban los restos arqueológicos del Templo de Diana, lugar de culto dedicado a la diosa romana. No es de extrañar que la zona de Nemi haya atrapado desde siempre la imaginación de las personas sensibles a la belleza antigua y a la historia.

Restos del Templo de Diana

Restos del Templo de Diana

                Pero su popularidad se debe a una leyenda que durante siglos circulaba entres los habitantes de Roma y demás ciudades periféricas. Contaban que en las profundidades del lago había dos grandes embarcaciones de origen romano, que guardaban imponentes joyas y tesoros.  Dicha leyenda fue relatada a través de los siglos de generación en generación. Según los textos de Suetonio, historiador romano posterior a Calígula, -éste ordenó construir dos navíos de lujo para completar la villa imperial de Nemi, hacia el año 37 de la era cristiana. Calígula quiso emular los grandes barcos de recreo helenísticos con la intención de superar a los antiguos reyes ptolemaicos y deslumbrar al mundo-.  Uno era un templo consagrado a la diosa Diana y el otro era un templo imperial flotante, fruto de la ostentación y las excentricidades del emperador. A su muerte en el año 41 d C, el Senado romano destruyó todas sus posesiones y los dos barcos fueron hundidos.

Dibujo del navío.

Dibujo del navío.

           En pleno Renacimiento italiano, el Cardenal Colonna, dueño de aquellas tierras contrató a los mejores ingenieros dispuesto a comprobar la veracidad de la leyenda y a recuperar los barcos o sus enseres, pero no pudieron conseguir nada. En los siglos posteriores, gracias a las indicaciones de pescadores, y a base de investigaciones más detalladas, consiguieron extraer figuras de bronce, tejas de cobre y algún valioso objeto ornamental. En definitiva no conseguían gran cosa, salvo fragmentar los navíos. Los intentos de recuperación llevados a cabo desde el siglo XV no habían prosperado.

Naves de Calígula

Naves de Calígula

                 Por ello el Gobierno italiano a comienzos del siglo XX decidió hacer un informe minucioso de los restos hallados con el objeto de no provocar más daño en las embarcaciones.  En 1926, y tras varios intentos frustrados de conseguir extraer los restos, los arqueólogos expusieron que cualquier intento por recuperar la nave por medio de grúas, provocaría su inevitable destrucción. Por tanto, el plan fue desecar el lago Nemi, aspirando y drenando por un túnel subterráneo de 1650 metros sus aguas, hacia el cercano lago Albano.

Medusa de bronce

Medusa de bronce

           Cinco años aproximadamente ( 1928-1932) duraron los procedimientos de recuperación de ambos barcos.  Se trataba de dos naves de más de 70 metros de longitud dotadas de todos los lujos de la época. Una de ellas era un palacio real flotante de uso recreativo y a la otra se le atribuye un uso ceremonial, debido a los hallazgos a bordo de objetos antiguos de culto vinculados a Isis. Tras la operación, ambas embarcaciones fueron expuestas en el Museo de las Naves, construido para la ocasión, en la localidad cercana de Nemi. Pero sólo pudieron admirarse unos pocos años, ya que en 1944 un incendio los dejó convertidos en cenizas. De las gigantescas naves solo se salvaron las piezas de bronce y metal, que se encuentran en la actualidad en el Museo Nazionale Romano di Palazzo Massimo de Roma.

Santa Rita de Casia. 22 de Mayo

santa Rita

 

           “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”

Son numerosas las personas que desde siempre y por diferentes razones han invocado a Santa Rita alguna vez en la vida pero pocos conocen la vinculación de esta santa con la Orden de San Agustín.   Santa Rita nació en Roccaporena (Italia), un pequeño pueblo a unos cinco kilómetros del municipio de Casia, en 1381. Hoy día esa pequeña ciudad tiene unos 3.200 habitantes. En aquel tiempo, era una república independiente en la región de Umbría que contaba una población extensa de unos 20.000 habitantes con numerosos castillos y varios poblados.  Casia era un centro político y comercial importante con actividades de todo tipo. También era un lugar referente para las comunicaciones entre el reino de Nápoles y las ciudades de los Apeninos.

Vivió humildemente su vida cristiana como esposa, madre, viuda y finalmente religiosa. Una vez que enviudó buscó un convento donde poder permanecer el resto de su vida pero ninguno la aceptaba debido a la muerte violenta de su marido y su comprometido pasado. Ocurrió entonces el milagro. Una noche, desalentada invocó a San Agustín, San Nicolás de Tolentino y San Juan el Bautista del cual ella había sido devota.  Tuvo un largo sueño y cuando despertó estaba dentro del Monasterio, ante aquel milagro las monjas agustinas no pudieron  negarse a aceptarla en la comunidad. Ingresó por tanto en la vida religiosa agustiniana de Santa María Magdalena de Casia, donde vivió cuarenta años sirviendo a Dios fielmente y a la comunidad con dedicación y generosidad.

Sarcófago de Santa Rita

Sarcófago de Santa Rita

Poco antes de su muerte, el 22 de mayo de 1457, cayó gravemente enferma y pidió que le llevaran una rosa que había brotado de manera milagrosa en el frío invierno de su huerto en Roccaporena.  En ese momento manifestó que aquella era la prueba de que si algo se pide con fe, no es imposible de conseguir.  Por ello, el 22 de mayo aniversario de su muerte, en todos los conventos agustinos se celebra una ceremonia de bendición de las rosas y se distribuyen entre los devotos.  Fue beatificada en 1628 por Urbano VIII. En 1738, la Orden de San Agustín decidió pedir a la Santa Sede la canonización de la beata Rita. El proceso comenzó en 1887. Fueron aceptados tres milagros, los cuales se examinaron a lo largo de 1899 y tras ello fue proclamada santa por León XIII el 24 de mayo de 1900 en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

Es invocada como protectora del matrimonio, de la familia y de la paz,  y es llamada la santa de los casos  imposibles. Ella supo perdonar sin condiciones y aceptó participar en la Cruz de Cristo con el ejemplo de su vida.

La Basílica de Santa Rita de Casia se encuentra en la ciudad de Cascia en la región de Umbría (Italia). En ella se venera el cuerpo incorrupto de Santa Rita  y es uno de los santuarios más importantes de Italia.

Basílica de Santa Rita

Basílica de Santa Rita

 

“La santidad, la plenitud de la vida cristiana no consiste en realizar empresas extraordinarias, sino en unirse a Cristo, en vivir sus misterios, en hacer nuestras sus actitudes, sus pensamientos, sus comportamientos. La santidad se mide por la estatura que Cristo alcanza en nosotros, por el grado como, con la fuerza del Espíritu Santo, modelamos toda nuestra vida según la suya” .      Benedicto XVI

Desde los día 19 al 22 de mayo de 2014 en la Iglesia de San Agustín (Agustinos) de Málaga tendrán lugar una serie de actos conmemorativos.

*Santa Rita, vida y milagros”.   P. Ángel Peña.

*Orden de San Agustín.

 

Viernes de Dolores. Servitas de Málaga

 

Servitas. Viernes de Dolores

Servitas. Viernes de Dolores

 Venerable Orden Tercera de Siervos de María Santísima de los Dolores (Servitas) de Málaga.

                 Hoy amanece como el Viernes de Dolores para la Iglesia Católica. Es el viernes anterior al Domingo de Ramos y se considera oficialmente el inicio de la Semana Santa. Un día en el cual se recuerda y conmemora el dolor y el sufrimiento de María, aquella madre que acompañó a Jesús, su hijo, en la Cruz. Si existe una imagen que se pueda asociar a este día es precisamente la de una Dolorosa, realizada por Fernando Ortíz, el más destacado escultor de la Málaga del siglo XVIII, y autor de numerosas tallas pasionistas. Servitas, como popularmente se la conoce, se encuentra en la Iglesia de San Felipe Neri de Málaga. Los actos se sucederan a lo largo de todo el dia, comenzando con una eucaristía a primera hora de la mañana en honor de la Virgen y el posterior culto para que fieles y malagueños puedan contemplarla fuera del camarín de cristal.

          Para remontarse al origen de esta Orden habría que trasladarse al Siglo XIII en la ciudad de Florencia, cuando una renovación intelectual y económica trajo también una reforma espiritual auspiciada por las dos grandes órdenes mendicantes, dominicos y franciscanos. En aquel ambiente próspero, siete jóvenes laicos de la nobleza florentina, comerciantes en su mayoría, abandonaron una cómoda situación social y familiar para establecerse juntos en una vida de pobreza y caridad al servicio de los más desfavorecidos, siguiendo las Reglas de San Agustín. De este modo nació la Antigua Orden Terciaria que a partir del Concilio Vaticano II desaparecerían como Órdenes Terceras pasando a ser Órdenes Seglares.

San Felipe Neri. Málaga 1943

San Felipe Neri. Málaga 1943

Anuncio del Septenerio de Servitas. 1863

Anuncio del Septenerio de Servitas. 1863

Oración a Servitas

Oración a Servitas

                                                         

                                         

                                                                                  

                                       

 

 Siglo XVIII.  La Orden de Tercera a Málaga. Iglesia de San Felipe Neri.

       Siglo y medio después la Orden Servita comienza a expandirse por toda Europa y en el siglo XVII llega a España en donde se van creando diversas fundaciones en las principales ciudades. Fue en 1695 cuando la Orden, de clara advocación mariana, se estableció en Málaga gracias a la intervención del Conde de Buenavista, personaje de la nobleza que en 1739 encarga a los Padres Filipenses que promuevan la fundación de dicha Orden en Málaga. En 1741 quedó constituida y desde entonces permanece en la emblemática iglesia de San Felipe Neri sin haber dejado de dar culto desde entonces. En el año 1936, durante la guerra, la Virgen se custodió en la catedral y en el año 37 fue la única imagen que procesionó, seguida por 85.000 personas.

          En mayo de 1931, tras el incendio de la parroquia se perdió la Dolorosa de Pedro de Mena con más de doscientos años de antigüedad. Una pérdida irreparable por la belleza de la talla, por su autoría y por ser la depositaria de la historia de la Orden pero se salvó la talla de Fernando Ortíz, que representa en la actualidad uno de los mayores referentes de la imaginería procesional de la Semana Santa malagueña.

Servitas. Viernes Santo

Servitas. Viernes Santo

          Actualmente Servitas no pertenece a la Agrupación de Cofradías y su peso en el mundo cofrade es casi inexistente, por tanto no recibe ningún tipo de subvención. A su paso por la tribuna oficial durante el recorrido por las calles de la ciudad, no piden la venia, Servitas invita a que se les acompañe en el rezo de la Corona Dolorosa. En la Orden no existe la figura de hermano mayor, sino prior, no se hacen votos sino promesas. El que es Siervo de María recibe al hacer su promesa tan solo un escapulario, como signo de identidad. Servitas es humildad, sencillez y renuncia a todo tipo de ostentación, los únicos gastos son los de cera de los cirios, y su patrimonio en enseres es escaso.

        En la procesión del Viernes Santo solo hay penitentes vestidos con sencillas túnicas y caperuzas negras, y portadores del trono con levita como en el siglo XIX. Durante su recorrido en la madrugada del viernes al sábado, no hay música, son oraciones, una oración similar al rosario en la que se meditan los siete Dolores de la Virgen, ni tampoco hay luces, son velas y cirios unidos a modo de antorcha. No hay aplausos, hay recogimiento porque la devoción de quienes acompañan a Servitas parte del silencio y de la oración. Sólo es posible apreciar la imagen de una Dolorosa vestida de riguroso luto mientras se oye el murmullo de los rezos.

Servitas en San Felipe Neri

Servitas en San Felipe Neri

Es difícil poder expresar el sentimiento que produce la oscuridad de la noche más silenciosa de Málaga.  Es una madrugada larga en una noche de tinieblas.

Como diría Gonzalez Anaya en su libro, “Las vestiduras recamadas”….en la calle se apagan todas las luces. En el cielo azul de la noche brilla esplendente plenilunio. Sordo tambor. Llamas de cera. Cofrades fervorosos con negros hábitos. Escapularios de María, siervos de la Virgen, terciarios reverentes que se deslizan…que abren un surco en el silencio…..

 

Mi agradecimiento personal a José Trujillo Garrido, Siervo de María y consejero de enlace entre la Orden primera y las Órdenes Seglares de Andalucia.

 

 

La soledad del faro

Faro del Cabo Tres Forcas.  Mar Mediterraneo.                                               Fotografía: CarlosEsquembri

         No sé qué tienen los faros para mí, pero me atraen. En apariencia son solo una luz que ilumina la noche en alta mar, pero también poseen ese romantico encanto que la literatura nos ha descrito tantas veces, como de lugares secretos y ocultos que albergan historias de todo tipo.  El halo de misterio, atribuido a las tormentas, al viento y al mar han suscitado numerosas leyendas en casi todos ellos, tal vez porque estén aislados y silenciosos, perdidos en los lugares más inaccesibles. No hay construcción más solitaria que un faro.

         Desde siempre me he sentido fascinada por ellos y cuando he visitado alguna localidad que los tuviera y el acceso fuese posible, he subido hasta el punto más alto para poder verlos de cerca, llegar al borde, bajo el mismo faro y ver lo que se sentía contemplando el paisaje desde allí. Los colecciono, tengo fotografías de cada uno de ellos y busco siempre que puedo, nuevos faros escondidos en acantilados o en laderas junto al mar. He leído que en Escocia, que es una tierra de faros, incluso puedes alojarte en ellos. Debe ser interesante imaginar historias y relatos acaecidos en el entorno de cada faro.

Faro de Punta Silla

Paseando por San Vicente de la Barquera y cerca del puerto encontré el Dique la Barra, con un paseo estrecho en la parte superior del muro, que permite ver por un lado el puerto y por el otro los acantilados, coronados por el faro de Punta Silla, pequeñito, sobrio y poco llamativo, pero bien  aprovechado al haber sido reconvertido en “Centro de acogida de visitantes” del Parque natural de Oyambre. Tuvimos la suerte de visitarlo con un dia de mar en calma, porque es una zona peligrosa y muy expuesta al oleaje.

Faro de Llastres

El faro de Lastres es el último faro construido en Asturias (1994) y por tanto debe ser el más moderno en cuanto a instalaciones. Los elevados acantilados y la abrupta orografía convierten el tramo en uno de los lugares más peligrosos para la navegación nocturna. Cuando llegamos, quedé impresionada por el paisaje alrededor, y no pude reprimirme pese al vértigo que supone, asomarme y contemplar el mar a 117 metros de altura.

Faro de Mouro

El faro de Mouro, situado en una isla frente a la península de la Magdalena (Isla de Mouro) en la entrada de la bahía de Santander, en Cantabria. Por su inhóspita situación me recordó bastante a los faros de la costa inglesa, fuertemente golpeados por el oleaje y solitarios en algún acantilado.

Faro de las Islas Sanguinarias

El faro de las Islas Sanguinarias construido en 1870, se encuentra en el punto más alto de la isla Mezzu Mare (o Gran Sanguinaria), a 80 metros sobre el nivel del mar. Mide unos 15 metros de alto, e indica la entrada de la bahía (no puede ser visitado).

La Farola. Málaga

La Farola de Málaga es uno de sus símbolos de identidad de la ciudad, y da nombre al Paseo Marítimo donde se encuentra situada. Inmortalizada en infinidad de obras que retratan la ciudad y convertida en el único faro con nombre femenino de la costa española.

Faro de Melilla

En la costa norteafricana, las irregularidades del viento que azotan continuamente han dificultado la navegación durante siglos.  Hoy numerosos faros señalan la situación de la costa a los navegantes.  Entre ellos, solo he conocido el de la ciudad española de Melilla, un faro que asoma al mar Mediterraneo desde las antiguas murallas de la Ciudadela. Hace ahora veinticinco años que visité por primera vez aquel lugar donde amanece de modo diferente. De todos los lugares que he conocido en el mundo, me quedaré siempre con la imagen de aquella Melilla que descubrí y el faro de la que fuese Rusadir Fenicia.

Faro del Cabo Tres Forcas

El faro del Cabo Tres Forcas, inaugurado y encendido por primera vez en 1909, aprovechando la ocupación española en la Campaña de ese mismo año.

Faro de Islas Chafarinas

El faro de las Islas Chafarinas cuya casa era de estilo andaluz y con un patio central.  El último farero se fue a finales de los setenta.

Nota: Fotografías faros norteafricanos (Carlos Esquembri. Asociación de Estudios Melillenses).

http://melillamarinera.blogspot.com/2013/04/la-construccion-del-faro-de-tres-forcas.html

 

http://www.youtube.com/watch?v=3GU6n-bZEho&sns=em

 

Las reliquias de San Pedro en las grutas vaticanas.

La tumba de San Pedro apostol

         Si alguien me preguntase qué visitar en Roma o qué lugares de la ciudad le recomendaría me pondría en una encrucijada. Me es imposible contestar. No puedo abarcarla solo con los recuerdos porque Roma es grandiosa, antigua, histórica, una ciudad única en el mundo y su gran legado es nuestra civilización y nuestra lengua.  Cuando el pasado verano estuve allí, regresé al mismo lugar que hacía una década.  Parecía que la escena se repetía, pero era yo la que me dejaba llevar por aquella escalera doble, rodeada por una balaustrada, bajo el altar central y la cúpula de la Basílica de San Pedro.

             Descender por aquellos peldaños que concluyen en las lóbregas grutas vaticanas, podría formar parte de un itinerario turístico más, pero no es así.  Ya en el último tramo se vislumbra el resplandor del mosaico del Cristo Pantocrátor, que atesora las reliquias de San Pedro, primer obispo de Antioquía y primer pontífice de Roma.  Confieso que para quien lo visita fuera de la fe, aquello no es más que un inmenso pasillo en penumbra rodeado de tumbas papales, en donde el silencio se impone desde el primer momento que lo pisas. El tema está cuando uno quiere interpretar el evangelio y recordar bajo aquellas galerías oscuras lo que hace más de 2000 años ocurrió en la vida de aquel apostol, un pescador de Betsaida (Galilea), que acompañó a Jesús de Nazareth a lo largo de su vida.

            No fue hasta 1939, durante el papado de Pio XII, cuando se realizaron unas excavaciones arqueológicas en la cripta de la basílica,  y éstas dejaron al descubierto una Necrópolis que data de los siglos II y III. Existía una tradición que suponía que debajo del baldaquino de Bernini, bajo la cúpula de Miguel Ángel, había una ne­crópolis, un cementerio, donde había sido enterrado San Pedro, pero de esto todavía no había certeza en firme.  Pío XII determinó que siguieran excavando y apareció dicha necrópolis.  Una década después, en 1950, una inscripción en griego que decía:  Πέτρος  εηι   “Pedro está aquí”, llevó al papa a comunicarle al mundo la aparición de la tumba del apostol.

             Terminada esta investigación, en 1952, la profesora Margarita Guarducci, arqueóloga y  experta en epigrafía griega, comenzó a descifrar los grafitos que hay en uno de los muros adyacen­tes a esa tumba, hallando una inscripción críptica que decía “Pedro, ruega por los cristianos que estamos sepultados junto a tu cuerpo”. Excavando, descubrieron un nicho forrado de mármol blanco, y en su interior unos huesos.

            El análisis de estos restos, fue llevado a cabo por Venerando Correnti, antropólogo de la Universidad de Palermo, concluyendo el estudio de la siguiente forma:  “Los huesos tienen un color rojo provenientes del paño dorado y púrpura en que fue envuelto, también, aparte de tela (púrpura), hay restos de hilos de oro, lo que lleva a pensar que ésta seria una persona venerada, posiblemente los huesos se retiraron de la tumba original para «guardarlos» en el nicho y así quedar protegidos, pues el nicho estaba intacto desde Constantino hasta el hallazgo. Estos huesos encontrados pertenecen a la misma persona, un ser robusto, de sexo varón, con avanzada edad (posiblemente setenta años) y del primer siglo”.  Fue entonces cuando el papa (Pablo VI)  anunció al mundo que las reliquias de San Pedro habían sido descubiertas.

            Pedro el apostol, murió en Roma, martirizado bajo el mandato del emperador Nerón y crucificado cabeza abajo, en el circo de Calígula, junto al monte Vaticano.  Fue sepultado en un lugar cercano, en donde los primeros cristianos se congregaban en secreto en un tiempo de persecuciones en Roma.  A principios del siglo IV, el emperador Constantino I El Grande mandó construir sobre ese lugar la Basílica de San Pedro.

 «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo»   (Mateo 16:18-19)

*Las reliquias de San Pedro.   Margarita Guarducci,

San Pedro tallado por Giuseppe De Fabris y Adamo Tadolini (1847)

 

 

La mirada de Antonio Machado

Antonio Machado

       Y cuando llegue el día del último viaje, y esté al partir la nave que nunca ha de tornar, me encontraréis a bordo ligero de equipaje, casi desnudo como los hijos de la mar.”

Cuando hace seis años visité en Sevilla El Palacio de Las Dueñas, invitada personalmente por la Duquesa de Alba y llevada por el deseo y la curiosidad de conocer el lugar de nacimiento de mi admirado Antonio Machado, pude comprobar que en aquellas dependencias y salones, en sus patios y galerías el caracter inmortal no solo se debe al sello de la Casa de Alba, cuna de aristócratas desde 1600, también se palpa la impronta del Machado niño en sus jardines. Aquél que definió su infancia a través de un patio andaluz y un huerto sevillano, aquél que llevó los jardines a la poesía sin perder el caracter íntimo en sus pequeños versos.

La familia Machado abandonó su domicilio en la calle San Pedro Mártir, en el barrio de la Magdalena para trasladarse a una de las casas que formaban parte del Palacio de las Dueñas, residencia de los Duques de Alba, los cuales alquilaban alguna de las casas contiguas al edificio principal siendo ocupadas por algunas familias sevillanas. En la madrugada del 26 de julio de 1875 nacía en Dueñas el gran poeta que inmortalizó Sevilla en aquel patio de macetas con geranios, de mirtos, palmeras, cipreses y limoneros.  A los dos días de su nacimiento sería bautizado en la Iglesia de San Juan Bautista conocida popularmente como San Juan de la Palma.

Patio de Las Dueñas

Dicen quienes le conocieron que era aparentemente indolente, tal vez como todos aquellos que tienen el privilegio de gozar de una intensa vida interior. Supo expresar en sus versos la melancolía, la nostalgia y la soledad de un hombre situado en el doloroso y esperanzador trance de la España de principios de siglo. En un artículo publicado por él en un periódico de Soria, decía así:  

                       “Somos los hijos de una tierra pobre e ignorante, de una tierra donde todo está por hacer.  Sabemos que la patria no es una finca heredada de nuestros abuelos, es algo que se hace constantemente y se conserva solo por la cultura y el trabajo. El pueblo que la descuida o la abandona, la pierde aunque sepa morir.  Sabemos que no es patria el suelo que se pisa sino el suelo que se labra, que no basta vivir sobre él, sino para él…..”

Los últimos versos que en su lecho de muerte encontró su hermano en uno de sus bolsillos decían así: …estos días azules y este sol de la infancia….quizás evocando su Andalucía natal que le acompañó durante toda su vida.      

Palacio de Las Dueñas

 

Placa in memorian Antonio Machado

Hace tan solo unos días se ha cumplido el 74 aniversario de su muerte y yo he querido hacerle mi pequeño homenaje a quien me regaló interminables momentos de sosiego y silencio con sus versos.  Esté donde esté, al otro lado del camino que él escribía, el mejor recuerdo siempre será leer sus versos.

Como decía de él Unamuno:    “Es el hombre más limpio de alma de cuantos he conocido”

Poemas de Antonio Machado  (1875-1939)

SOLEDADES (1899-1907)

           He andado muchos caminos, he abierto muchas veredas; he navegado en cien mares, y atracado en cien riberas.  En todas partes he visto caravanas de tristeza, soberbios y melancólicos borrachos de sombra negra, y pedantones al paño que miran callan, y piensan que saben, porque no beben el vino de las tabernas. Mala gente que camina y va apestando la tierra…..Y en todas partes he visto gentes que danzan o juegan, cuando pueden, y laboran sus cuatro palmos de tierra.

           Nunca si llegan a un sitio, preguntan a dónde llegan. Cuando caminan, cabalgan a lomos de mula vieja, y no conocen la prisa ni aun en los días de fiesta.  Donde hay vino, beben vino; donde no hay vino, agua fresca.  Son buenas gentes que viven, laboran, pasan y sueñan, y en un día como tantos descansan bajo la tierra.

CANTARES

¿Para qué llamar caminos a los surcos del azar?….Todo el que camina anda, como Jesús sobre el mar.  Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar.

LA SAETA

Dijo una voz popular: ¿Quién me presta una escalera para subir al madero para quitarle los clavos a Jesús el Nazareno? Oh, la saeta, el cantar al Cristo de los gitanos siempre con sangre en las manos, siempre por desenclavar. Cantar del pueblo andaluz que todas las primaveras anda pidiendo escaleras para subir a la cruz. Cantar de la tierra mía que echa flores al Jesús de la agonía y es la fe de mis mayores. ¡Oh, no eres tú mi cantar no puedo cantar, ni quiero a este Jesús del madero sino al que anduvo en la mar!
UN LOCO
Es una tarde mustia y desabrida de un otoño sin frutos, en la tierra estéril y raída donde la sombra de un centauro yerra. Por un camino  en la árida llanura, entre álamos marchitos, a solas con su sombra y su  locura va el loco, hablando a gritos. Lejos se ven sombríos estepares, colinas con malezas y cambrones, y ruinas de viejos encinares, coronando  los agrios serrijones. El loco vocifera a solas con su  sombra y su quimera. Es horrible y grotesta su figura; flaco, sucio, maltrecho y mal rapado, ojos de calentura iluminan su rostro demacrado. Huye de la ciudad… Pobres maldades, misérrimas virtudes y quehaceres de chulos aburridos, y ruindades de ociosos mercaderes. Por los campos de Dios el loco avanza. Tras la tierra esquelética y sequiza ?rojo de herrumbre y pardo de ceniza? hay un sueño de lirio en  lontananza. Huye de la ciudad. ¡El tedio urbano! ¡carne triste y  espíritu villano!
 No fue por una trágica amargura esta alma errante  desgajada y rota; purga un pecado ajeno: la cordura, la terrible cordura  del idiota.

RETRATOS

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, y un huerto claro donde madura el limonero; mi juventud, veinte años en tierras de Castilla; mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido —ya conocéis mi torpe aliño indumentario—, más recibí la flecha que me asignó Cupido, y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina, pero mi verso brota de manantial sereno; y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina, soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Adoro la hermosura, y en la moderna estética corté las viejas rosas del huerto de Ronsard; mas no amo los afeites de la actual cosmética, ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.

Desdeño las romanzas de los tenores huecos y el coro de los grillos que cantan a la luna. A distinguir me paro las voces de los ecos, y escucho solamente, entre las voces, una.

¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera mi verso, como deja el capitán su espada: famosa por la mano viril que la blandiera, no por el docto oficio del forjador preciada.

Converso con el hombre que siempre va conmigo —quien habla solo espera hablar a Dios un día—; mi soliloquio es plática con ese buen amigo que me enseñó el secreto de la filantropía.

Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito. A mi trabajo acudo, con mi dinero pago el traje que me cubre y la mansión que habito, el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Y cuando llegue el día del último vïaje, y esté al partir la nave que nunca ha de tornar, me encontraréis a bordo ligero de equipaje, casi desnudo, como los hijos de la mar.

 

 

Origen Judío en la Capilla Sixtina

Maqueta del II templo de Salomón, reconstruido y embellecido por Herodes.

             Las discrepancias entre el judaísmo y el cristianismo han sido una constante a través de los siglos.  Las tormentosas relaciones y múltiples acusaciones llevaron a distanciar los pensamientos de unos y otros, y la convivencia entre los dos pueblos hermanos nunca resultó fácil. Siento un profundo respeto y admiración por el judaísmo, quizás llevada por los sentimientos y por la interminable diáspora que han mantenido a lo largo de la historia. El Judaísmo se instauró hace 4000 años y fue la primera religión monoteísta.  Historicamente está considerada la cuna del cristianismo y del Islán. La diferencia primordial es que el judío espera la llegada del Salvador, mientras que para el cristiano, Jesucristo ya ha llegado en forma de hombre, murió en la cruz y resucitó.

           Por todos es sabido la fascinación que provoca uno de los lugares más enigmáticos del mundo y que se encuentra situado en el interior de la antigua fortaleza de la Ciudad del Vaticano.  La inmensa mayoría de personas que visitan la Capilla Sixtina no ven más que un lugar sagrado de la cristiandad con una inmensa bóveda pintada, pero su verdadero significado y simbología está oculto bajo aquellos muros.

Capilla Sixtina desde la cúpula de San Pedro

              La historia se remonta hace seis siglos cuando Francesco della Rovera, más conocido como el Papa Sixto IV se encargó de revivir el antiguo esplendor de Roma restaurando iglesias, museos, bibliotecas, calles e iniciando una colección de arte que siglos después conformarían el Museo Capitolino (el más antiguo de Roma).

               Pero su proyecto más ambicioso fue la reconstrucción y ampliación de la denominada  Capella Palatina, la capilla papal  levantada en la Edad Média.  Sixto IV, gran conocedor de la Biblia y versado en las Sagradas Escrituras, obviando las leyes Talmúdicas mandó construir en la Roma Renacentista una copia en tamaño natural del Sancta Sanctorun, el templo Sagrado de Salomón guiado por los escritos del profeta Samuel en la Biblia. Al templo se le denominó Capella Sistina (Capilla Sixtina) cuyas dimensiones son exactamente iguales al primer Templo Sagrado construido por el Rey Salomón en el 930 a. d C.  En mi reciente visita pude comprobar pero no fotografiar, porque está prohibido el uso de cámaras en el interior de la capilla, como en  el embaldosado de la Sixtina se ven los denominados Sellos de Salomón (Estrellas de David).  O sea, existen numerosas evidencias de la coexistencia del judaismo en el mayor templo de la Cristiandad.

Suelo de la Capilla Sixtina. En este mismo lugar se queman los votos para producir el humo durante el Cónclave.
Fotografía: Libro de Benjamin Blech. Capilla Sixtina.

             Para los judíos aquello resultó un agravio, ya que según la tradicción no podía construirse ninguna copia del Templo de Salomón en ningún lugar del mundo que no fuese el Monte Sagrado de Jerusalén. Hay quien argumentó que la finalidad era demostrar que no había discrepancias entre la religión judía y la cristiana, cuando ocurría justamente lo contrario. El Vaticano acusaba directamente a los judios de haber asesinado a Jesús y de rechazar los Evangelios, justificando el consiguiente castigo de la pérdida de su Templo Sagrado y la condena a vivir errantes en el mundo,  promoviendo a su vez diversos actos de intransigencia dificiles de entender actualmente.

Piso Cosmati en la Capilla Sixtina

             Tuvieron que pasar siglos y tras las consecuencias del Holocausto y el surgimiento del estado de Israel, la Iglesia Católica decidió mantener un acercamiento al judaísmo.  Comenzó por lo tanto una etapa de diálogo que culminó con la gran motivación del Papa Juan XXIII tras pronunciar aquella frase “La iglesia necesita una ráfaga de aire fresco para emerger de nuestro único ghetto”,  sin saberlo sus palabras derivaron en el Concilio Vaticano II,  con la idea de orientar a la iglesia hacia el mundo no-católico y culminando el 28 octubre de 1965 con la Declaración Nostra Aetate, cuya finalidad fue promover la reconciliación entre judios y cristianos.

San Valentín, tradicción y consumismo.

San Valentín, tradicción y consumismo.

San Valentín

Para buscar el origen de San Valentín nos situaremos en la última decada del siglo III, la era de los mártires en Roma, cuando el cristianismo se expandía por todo el Imperio Romano  pese a los numerosos intentos de acabar con la fe cristiana.  Durante el reinado del emperador Claudio II, Valentín fue un sacerdote romano cuya personalidad, virtudes y caridad hacia los pobres le habían hecho merecedor de la máxima veneración por parte de cristianos y de algún que otro pagano.

Adquirió tal fama en el imperio que hasta el mismo emperador quiso conocerle, y éste empleó el encuentro para interceder en favor de la fe y de los cristianos ante el abuso y hostigamiento por parte del imperio.  Cuando el emperador intentó persuadirlo de su “fanatismo” hacia la Iglesia, Valentín añadió: «Si conocierais, señor, el don de Dios, y quién es Aquel a quien yo adoro, os tendríais por feliz en reconocer a tan soberano dueño, y abjurando del culto de los falsos dioses adoraríais conmigo al solo Dios verdadero».

Claudio II temeroso de su fe y de que éste levantara al pueblo de Roma en su contra, ordenó que fuese juzgado según la ley. Fue encarcelado, torturado y finalmente degollado.

¿Pero porqué se le relaciona con el amor humano? Existen numerosas leyendas e historias al respecto, pero parece ser que el mismo emperador Claudio II prohibió los matrimonios de soldados jovenes, por afirmar que si estos permanecían en soltería y sin familia serían mejores soldados.  San Valentín  celebraba estos matrimonios en secreto, de ahí que su nombre haya quedado vinculado al patrón de los enamorados.

Lejos de esta historia y de la tradición hoy en el día de San Valentín nos encontramos sumidos en un consumo irracional, abrumados de campañas publicitarias que nos adoctrinan en la forma de  transmitir los valores relacionados con el amor.  Ofertas de todo tipo, para los que quieren o pueden gastar mucho, o incluso los que no pueden permitirselo, el caso es comprar. Pero comprar qué, acaso el amor se puede comprar, acaso se mide con el lujo o con la ostentación de un regalo, yo pensaba que se medía con palabras, con besos, con complicidad, con ternura, con respeto, con…. de qué vale una joya de oro blanco si lo básico, el repeto mutuo desapareció hace tiempo me contaba el otro día una amiga, en su caso. Y llevaba razón.

Yo no recibiré joyas, ni lujos, ni los necesito tan siquiera, yo recibiré lo otro, lo que no se puede comprar con dinero.  Aunque a decir verdad aceptaré con gusto  rosas amarillas que son mi debilidad.

Los jardines de la Alcazaba en Málaga

Los jardines de la Alcazaba en Málaga

Alcazaba y Teatro Romano de Málaga

Málaga es una ciudad bellísima para pasear, para disfrutarla andando, para recorrerla y descubrirla.  Es una capital con un legado cultural inmenso, con riqueza histórica y artística, cuna de pintores, escultores, y artistas que han llevado su nombre a todo el mundo.  Siempre hay diferentes maneras de conocer una ciudad, estudiandola a través de los libros, de sus personajes, de su evolución, o también, paseándola y dejandose atrapar por su vida, su gente y su encanto.  Eso es lo que le ocurre a la ciudad que me vió nacer.

Si hay un lugar especial para mi en Málaga, éstos son los aledaños y jardines del Teatro Romano y la Alcazaba.  Su entorno privilegiado, rodeado de tanta historia, tradición y cultura convierten a esta ciudad en lo que es, una reliquia, la Málaga antigua,  o ciudad romana.

Teatro Romano

Cualquier mañana soleada en nuestra ciudad invita a pasear por calle Alcazabilla, y disfrutar de la impresionante vista de la Alcazaba, en la ladera de la colina que lleva su nombre, a cuyos pies emerge el teatro romano de Málaga.  Fue éste un teatro de dimensiones medias, pues la Málaga romana nunca fue demasiado populosa, según consta en la historia de la ciudad.  Trás su reconstrucción, su escena ha servido para la celebración del Festival de Teatro Greco-Latino desde 1959 hasta 1884, actividad que ahora pretenden recuperar.

Dominando el teatro romano, se encuentra el más importante testimonio arquitectónico conservado de la ciudad, La Alcazaba, fortificación palaciega de la época musulmana construida sobre otra anterior de origen fenicio, en cuya cumbre se encuentra el castillo de Gibralfaro protegido por el monte Gibralfaro y por el mar. Hace unos años se construyó una nueva puerta de acceso situada en la parte posterior del ayuntamiento de la ciudad.  Por ella y a través de un tunel nos conduce hasta el punto donde podremos tomar el ascensor que nos llevará hasta la torre más alta , en el interior de los palacios.  Desde allí es posible disfrutar de las vistas más impresionantes de la ciudad.

Centro de Interpretación

Recientemente se ha construido en lo que anteriormente fue la Casa de la Cultura, el Centro de Interpretación, en donde  los visitantes podrán conocer la historia, la vida y el entorno del Teatro Romano.  El acceso es libre, y en su interior hay contenidos relacionados con los hallazgos arqueológicos, proyecciones audiovisuales, exposiciones y un recorrido visual por el Mediterraneo y la Málaga Romana.

Enlace:  http://www.enmiscriptorium.com/?p=161

Siempre Michelangelo

Siempre Michelangelo

Miguel Angel Buonarroti

 

 

 

 

 

 

Miguel Angel Buonarroti.  1475-1564

Hay quien me ha preguntado si Miguel Angel estaba abonado al  blog.  En cierta forma lo está.  Su presencia me acompaña, me impulsa y me inspira a menudo a escribir sobre el arte. No he encontrado un personaje más fascinante ni un artista más completo e innovador que este florentino nacido en pleno Renacimiento italiano.

Me bastó hace una decada atravesar el umbral de aquella pequeña puerta situada debajo del “juicio final” y que da acceso al inmenso “cielo raso” de la Capilla Sixtina para comprobar que una bóveda de aquellas características solo pudo hacerla un genio. He aquí, en aquel lugar donde se aprecia la magnitud y grandeza de su obra, como escribió Vasari su biografo en 155o en el libro “Vidas” ….grandeza de caracter, inspiración elevada, hasta lo sublime….

 

Bóveda Capilla Sixtina

La grandeza del artista no solo se mide por sus obras, también por su vida; fue capaz de llevar la contraria a papas y nobleza, alabado por todos, pero en realidad profundamente solo y lleno de contradicciones.  Tuvo la inmensa suerte de nacer en el entorno de Florencia, que en la Europa de 1400 se convirtió en el centro del mundo de la cultura. Con solo 30 años era conocido en toda Europa, logrando superar a los clásicos.  Bajo el auspicio de Lorenzo de  Medici que lo acogió en su palacio de Via Larga hasta su muerte, en 1492,  y su vinculación  con personajes, ideales, y circulos del arte que frecuentaba lo convirtieron en un artista único y un incansable buscador de la belleza

El Moises

 

Miguel Angel era inimitable, nadie ha podido igualar la originalidad y la fuerza de sus construcciones.  Por más que se empeñaran en ligar su figura a la Roma de los papas, su arte marcó sobre todo el Renacimiento Italiano. Cada trazo, cada obra suya era fruto de un camino interior, de un deseo irrefrenable de perfección, y de la angustia que le provocaba la renuncia a sus verdaderas y ocultas pasiones.  Sus obras despiertan inquietudes, emociones y suscitan de todo al que las contempla.  Su figura trasciende al tiempo.

El secreto de la Piedad

El secreto de la Piedad

             El destino como casi siempre, puede cambiar la vida de una persona, y en este caso, Miguel Angel, el artista florentino sin esperarlo se encaminó de forma encubierta hacia la inmortalidad que la historia que le tenía reservada.  Contaba solo con 23 años y ya empezaba a destacar como un gran escultor, pero su talento era aún poco reconocido y estaba limitado al ámbito de Florencia.  Para cualquier artista de aquella época llegar a Roma era el gran sueño, recibir encargos de la iglesia era garantizar su trabajo y mostrarlo al mundo, ya que el  poder de la iglesia entonces era similar al de los faraones del antiguo Egipto. Era joven, apenas habia salido del entorno florentino, pero su nombre comenzaba a sonar en los círculos de arte como “ese joven florentino con talento”.

           Por entonces el embajador del rey francés en la Santa Sede, el cardenal Bilhères de Lagraulas le encargó una obra privada, pero con un marcado acento religiososo: Una Pietà, escena iconográfica muy común en el arte cristiano.  Buscaba una imagen, un momento concreto en la Pasión, una secuencia que simbolizara el momento justo que el cuerpo sin vida de Jesús es descendido de la cruz y colocado en el regazo de su desolada madre.  Miguel Angel aceptó y el 27 de agosto de 1498 firmó el contrato que decía así: ...consistirá en una Virgen María vestida, sustentando en sus brazos a un Cristo muerto, de la talla de un hombre normal, debe estar concluida en el término de un año y se pagará 450 ducados de oro...a lo que Miguel Angel respondió:…será la escultura en mármol más hermosa de las que existen hoy día en Roma y como ningún otro maestro de la actualidad la podría hacer mejor.

        Solo puso una condición, el bloque de mármol sería de Carrara y de la más alta calidad. Nueve meses duró el traslado de la pieza hasta Roma y el artista al observarlo  afirmó:” veo las formas humanas atrapadas bajo el mármol, solo es cuestión de tener paciencia y descubrirlas”.  Pese a su juventud, era consciente que aquello sería una carta de presentación en Roma, algo que le ayudaría a salir de los exclusivos círculos de Florencia. Aquella obra significó un antes y un después en su carrera.

Grupo escultórico

            En 1498, con solo 23 años comenzó a esculpir la figura que le llevaría todo un año.  El cardenal Lagraulas murió antes de que la obra fuese concluida y mucho se especuló sobre las causas de su muerte y el posible envenenamiento por parte de los Borgia.  El caso es que a su muerte la obra fue incautada por el Papa Alejandro VI Borgia. En 1499 y en el interior de la Basílica de San Pedro fue mostrada al mundo.  Cuenta su biógrafo Vasari que Miguel Angel permaneció escondido tras la columnas esperando los elogios por parte de los artistas y críticos del arte.  Exasperado ya que nadie pronunció su nombre, esa misma noche con la excusa de retocarla, irrumpió en la Basílica y talló de forma rápida en un cinto que atravesaba el pecho de María, la siguiente inscripción:

 MICHAEL. ANGELVS. BONAROTVS. FLORENT[INVS].FACIEBAT  “Miguel Ángel Buonarroti, el florentino, lo hizo”.

           Fue la única obra que firmó en sus 89 años de vida.  La crítica fue contundente, la elogiaron como la mejor escultura en mármol desde la antigua Roma.  La expresión de la Virgen es la de una mujer joven y piadosa.  La juventud de su rostro es una muestra del idealismo del Renacimiento por hacer perdurar belleza y juventud.  Sostiene en su regazo el cuerpo yacente de su hijo que muestra con  especial sutileza el sufrimiento previo en la cruz.  La imagen de Jesús es la de un cristo armonioso, parecería que no pesa y que su cuerpo solo descansa sobre su madre.

            No importa ser creyente o no, el grupo escultórico de La Piedad desmonta cualquier prejuicio entre lo divino y lo humano, está por encima de la religiosidad.  Inspira paz y piedad como la propia palabra indica, compasión, benevolencia, consuelo… y por otro lado fuerza en su expresión artística.  Aquella es una obra de arte como pocas en el mundo y tan solo frente a ella el ser humano es capaz de percibir esas sensaciones. ¿ Cómo pudo Miguel Angel hace cinco siglos esculpir con tanta perfección con tan solo un martillo, un  cincel y una perforadora para los rasgos faciales? Me lo he preguntado varias veces siempre que la he contemplado y me cuesta tener una explicación a ello.

Basílica de San Pedro

             Este grupo escultórico, tantas veces copiado y que ha servido de modelo a muchos escultores a lo largo de la historia tuvo un primer emplazamiento en la iglesia de Santa Petronella ya que estaba destinada a la sepultura de quien la encargara en su día. Años más tarde, en 1519 fue trasladada a San Pedro. La escultura se encuentra situada, en la primera capilla a la derecha al entrar en La Basílica de San Pedro.  En el año 1972, un fanático atacó la imagen causandole daños en el brazo derecho de la Virgen, el párpado y la nariz. Desde entonces un cristal a prueba de balas la protege. Durante la restauración, descubrieron que Miguel Angel había dejado escondida una M mayúscula en la palma de la mano izquierda, posiblemente en un intento de asegurarse que la historia y la posteridad no olvidase nunca quien fue el autor de La Pietà.

http://enmiscriptorium.wordpress.com/2012/11/16/miguel-angel-dejo-mensajes-prohibidos-en-la-capilla-sixtina/

Nota:  Siempre Michelangelo.  http://www.enmiscriptorium.com/?p=2288

La iconoclastia en Málaga.  Iglesia de San Juan Bautista

La iconoclastia en Málaga. Iglesia de San Juan Bautista

 

10 Mayo 1931. Madrid.

11 de Mayo de 1931.

            Los sucesos acaecidos en Málaga desde la tarde-noche del 11 de Mayo de 1931 y durante todo el dia siguiente son conocidos a nivel común como “la quema de conventos”.  Hacía un mes desde la proclamación de la 2ª República en España y tan solo un día antes, tuvieron lugar en Madrid unos incidentes políticos que fueron el inicio de lo que ocurriría en otras ciudades.  A la caída de la tarde del día 11 se produjeron concentraciones en las inmediaciones de la Plaza de la Constitución en las que los participantes allí congregados reclamaban reaccionar de inmediato y secundar los actos de Madrid.  En pocas horas los grupos incontrolados se hicieron con el poder en la ciudad.

        Málaga se convirtió en el escenario principal de  los crueles acontecimientos, tras los cuales se destruyeron, saquearon e incendiaron más de cuarenta edificios, la mayor parte de ellos religiosos y algunos civiles, así como los enseres, imágenes y objetos de valor que había en su interior.   Málaga fue la ciudad española más desvastada y en donde la violencia anticlerical alcanzó notable virulencia.  Horas interminables que dejaron a la ciudad destruida y conmocionada.  Se declaró el estado de guerra para restablecer el orden público en la ciudad.

11 Mayo 1931. Quema de iglesias

 

 

12 de Mayo de 1931.  Mediodía en Málaga. Iglesia de San Juan Bautista 

La iglesia de San Juan, ubicada en la calle que lleva su nombre, constituía el grupo de las cuatro parroquias más importantes de la ciudad.  Pese a la proximidad con otras iglesias saqueadas, ésta no fue asaltada hasta después de las 12h del mediodía.  Tras la quema de las iglesias de la Merced y Santiago el mismo grupo se dirigió hacia la calle San Juan, que era el templo que acogía varias cofradías importantes, Fusionadas, Puente del Cedrón y otras congregaciones religiosas.

Las hordas penetraron por la puerta de la nave central provocando destrozos, saqueos, roturas en las  vestiduras de imágenes y múltiples desperfectos en todo el mobiliario.  La destrucción del altar mayor fue especialmente complicada debido a que era de marmol, con una rica ornamentación artística y el conjunto formaba una sola pieza difícil de demoler. Con algunas dificultades, finalmente usando cuerdas amarradas en la parte superior y tirando de ellas desde el lado opuesto consiguieron que cayera en bloque sobre la nave central.

Sobre las 13,30h la iglesia de San Juan quedó integramente destrozada y solo gracias a la ayuda de particulares malagueños y cofrades, que exponiendo su vida de modo arriesgado consiguieron salvar de la hoguera, que se había formado en los aledaños del templo, parte del archivo documental y algunos enseres de la parroquia de gran valor histórico.

Hay quien justifica estos hechos como una connivencia de la izquierda y quienes los  entienden como una reacción natural y lícita de la clase humilde a años de injusticias del poder eclesiástico mientras ellos pasaban necesidad.  Las riquezas que acaparaba la iglesia en sus edificios daban pruebas  a los defensores de esa postura, pero de cualquier modo los ataques fueron tan atroces, desproporcionados y en muchisimos casos irreparables como inútiles para cualquier justificación.

Pérdidas en la Iglesia de San Juan

  1. Cristo de la Columna, Cristo de la Puente Y Cristo de la Exaltación.  Imágenes procesionales del siglo XVII.
  2. La Purísima, imagen policromada, escuela granadina del siglo XVII.
  3. San Juan Bautista y San juan Evangelista, policromados, escuela de Alonso Cano.
  4. Cristo de Ánimas. Siglo XVII.
  5. Virgen de la Antigua. Siglo XVII.  Restaurada por Palma.
  6. San José. Siglo XVIII. Restaurado por Palma.
  7. Lienzo Virgen del Rosario, atribuido a Murillo.
  8. Cinco lienzos religiosos de la escuela de Valdés Leal.
  9. Cruz grande procesional de carey y plata, del siglo XVIII.
  10. Las capillas de Jesús de los Azotes y columna. Y san Antonio de Pádua. Reconstruida por Paco Palma.
  11. Estandarte bordado del siglo XVIII.
  12. Parte del archivo parroquial  que comenzó en 1520.

Bibliografía

*La quema de conventos”.  José Jiménez Guerrero

*Fotografía antigua de  San Juan : Málaga, siglo XX (recuerdos)

https://www.facebook.com/pages/M%C3%A1laga-siglo-XX-recuerdos/140042352755916