Vivir sin el móvil

    Me lo he planteado estos días. Desde que me quedé sin el teléfono móvil, por un simple accidente hace una semana, he pensado acerca de este tema. Me pregunto, ¿qué hemos hecho todos estos años atrás, cuando la única comunicación que existía era el teléfono fijo, el de la casa? Y las cabinas telefónicas de la calle o de lugares públicos. Parece que ahora el mundo no gira si no tenemos el whatsApp, los sms, las redes sociales…etc.  Y a decir verdad, echo mano al bolso de vez en cuando para utilizar el móvil, pero estoy encantada de no tenerlo por otro lado.  Le he cogido gusto también a esta situación. Si no fuese porque tengo familia y ello me lleva a depender de la conexión continuamente, podría estar así meses, porque es un gustazo no oir el “cli cli” del whatsApp de modo constante, ese maravilloso invento de la tecnología con el que mantengo una relación de amor-odio.

Señales Wi-Fi

Señales Wi-Fi

  Recientemente, Nickolay Lamm, (artista digital e investigador) realizó unas ilustraciones   en las que colorea las miles de señales Wi-Fi de telefonía móvil en Washington D.C., que como arcoíris de datos, se extienden sobre el espacio público de la ciudad. Pero hay muchas más señales rebotando alrededor de nosotros todo el tiempo, y el mundo sería un lugar muy distinto si pudiéramos verlas.

Imagen de New York con miles de transmisores en tejados

Imagen de New York con miles de transmisores en tejados

      A primera vista, la visualización parece una suerte de panal de abejas psicodélico e indescifrable, pero está basada en datos científicos. El consultor de este proyecto fue Danilo Erricolo, un profesor de ingeniería eléctrica y computacional de la Universidad de Chicago, y explicaba:

“Los sitios de una estación base de una red celular hexagonal son conceptualizados para Chicago [arriba], con estaciones en las esquinas de los hexágonos. El área dentro de cada patrón de radiación de antenas tiene diferentes usuarios que están siendo asignados distintas frecuencias y sus señales se combinan para formar un sólo color percibido en ese instante. De sector a sector, las distintas combinaciones de canal están indicadas por diferentes colores. Las combinaciones de canal que se muestran no son estáticas, sino que cambian rápidamente en el tiempo mientras se les asignan distintos canales a distintos usuarios. Pero, si fueras a tomar una fotografía de estos cambios rápidos, lo más seguro es que verías un vasto arreglo de colores como se ve en la ilustración”.

Edificio Herbert C. Hoover en Washington D.C

Edificio Herbert C. Hoover en Washington D.C

Por suerte no podemos ver todas estas señales cegadoras, que probablemente nos volverían un poco locos. Sin embargo es importante saber que estamos rodeados, y lo estaremos cada vez más, de redes de información que pulsan alrededor nuestro con estrambóticos colores invisibles a nuestros ojos, y que el hecho de que no los podamos ver no significa que no afecten nuestra salud y a nuestro mundo.

 

Fuentes:  http://www.huffingtonpost.com/news/nickolay-lamm-cell-phone-radiation/

 

 

¿Hay agua en Mercurio?

¿Hay agua en Mercurio?

                                       

  “Si el único planeta habitado fuese la tierra, cuanto espacio desaprovechado habría en el Universo”

Hace ya algunos años que el hombre aceptó el origen del universo como resultado de una serie de transformaciones en el espacio ocurridas hace miles de millones de años, es lo que hemos denominado  “Big-Bang” (gran estallido).  La teoría nos dice que toda la materia estaba concentrada en un solo punto de materia infinita y que trás una explosión generó la expansión en todas las direcciones creando lo que conocemos como nuestro Universo.

Cuando el 20 de Julio de 1969 el módulo lunar Eagle de la misión espacial Apolo 11 llegó a la luna, el mundo entero se conmovió.  La  NASA  había emprendido el proyecto más ambicioso de su historia, aquel viaje espacial tripulado a la luna que comprendió alunizaje y regreso, se convirtió en el mayor logro creado por el hombre en el espacio.

Era el año  1995 cuando  el astrónomo suizo Michel Mayor descubrió al mundo la aparición del primer planeta fuera de nuestro sistema solar, nadie esperaba que casi 20 años después la NASA  confirmaría que existen millones de planetas en la vía lactea con dos soles.  La ciencia avanza vertiginosamente, los hallazgos  en el espacio y en el sistema solar son numerosos en los últimos tiempos, y que vulnerable e indefenso es el hombre en el planeta, que inmenso es el Universo y cuántos enigmas por descubrir aún.

Hace tan solo unos días la sonda espacial no tripulada Messenger  ha encontrado evidencias de que hay agua en Mercurio.  Fue lanzada al espacio en 2004 con la intención de estudiar el primer planeta de nuestro sistema solar y el más próximo al sol.  Llegó a las proximidades de Mercurio en 2008 (cuatro años después), no logró entrar en su órbita hasta 2011, y desde entonces ha tomado miles de imágenes.http://www.nasa.gov/mission_pages/messenger/media/PressConf20121129.html

¿ pero cómo es posible que exista agua en uno de los planetas más calientes del Sistema Solar?

Esto era solo una posibilidad ya que Mercurio carece de eje de rotación como la tierra. La inclinación en nuestro planeta es la que origina las estaciones y que todo el planeta esté iluminado.  Mercurio al tener un eje recto con una inclinación practicamente de 0º, el sol siempre  refleja un mismo lugar, el ecuador, en el que la temperatura alcanza los 400º pero en los polos jamás llega la luz solar. Estas zonas polares, siempre oscuras, están formadas por crateres en donde la temperatura alcanza los -185º y es en su interior donde  parece ser que ha encotrado hielo. Las imágenes tomadas por la sonda  sugieren también que los depósitos de hielo están rodeados de material orgánico, lo que apunta a que el origen del agua en el planeta sea debido al impacto de algún cometa o meteorito.