Bajo el influjo de La Luna

Luna llena desde Málaga

Luna llena desde Málaga

             Existen numerosos libros y estudios científicos que recogen datos sobre la influencia que la Luna y sus diferentes fases ejercen en nuestra vida diaria. La Luna y sus ciclos siempre han formado parte de la vida del hombre. Desde la antiguedad influía para medir los períodos de tiempo transcurridos, para diferenciar estaciones e incluso para la recogida de alimentos en la cosecha y su repercusión en las plantas y la naturaleza. Pero también en el mar influye, siempre se ha dicho que las mareas cambiaban con la luna, por tanto, cabe pensar que si es capaz de ejercer poder, sobre los mares y océanos, en forma de mareas oceánicas y tormentas, es posible que también lo haga en el ser humano compuesto de agua casi en su totalidad.

                   En la antiguedad, desde Hipatia de Alejandría, pasando por Copérnico, hasta músicos contemporaneos, la Luna ha servido de inspiración y fuente de estudio a lo largo de la historia.  Pero más allá de la ciencia, el arte o creencias esotéricas, la influencia de la luna puede afectarnos fisiológicamente también.  Tradicionalmente ha existido siempre una relación entre el momento del alumbramiento  y las fases de la Luna.  Aún hoy día, pese a los avances sanitarios, cuando cambia la luna es posible comprobar un aumento en la incidencia de partos naturales, desencadenados en las diferentes fases lunares. Y si la ciencia no da explicación a tales asuntos, habrá que pensar en el influjo de la Luna.

SuperLuna desde Málaga

       Pero más allá de mitos y leyendas, el satélite de la Tierra es único y sí ejerce una extraordinaria y evidente influencia sobre el planeta y los diferentes fenómenos meteorológicos que pudiesen ocurrir derivados de la fuerza gravitatoria.

           Además durante la Luna llena las emociones se agudizan y se ha escrito mucho sobre la incidencia de la violencia humana durante el plenilunio. Pudiera ser provocada porque se desatan emociones y el ser humano se altera con más facilidad, por ello, en la literatura y en el cine se ha asociado infinidad de veces este tipo de luna con la locura, incluso denominando ciertos comportamientos histriónicos, de lunáticos.

          Cada cual que saque sus conclusiones.  A mí, pese a todo, me fascina la luna llena y hace tan solo unos días, concretamente la *noche del domingo 23 de junio, alcanzó el punto de su órbita más cercano a la tierra denominado perigeo, y además coincidió en la fase de luna llena, con lo cual pudimos disfrutar de una SuperLuna en el mundo

Nota: Fotografías R.L.R.

 

 

La luna del solsticio de verano.  http://www.enmiscriptorium.com/?p=4291

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *