Abuso de antibióticos

Pienso que será por deformación profesional, el caso es que cada vez que encuentro una publicación o artículo relacionado con la salud no puedo evitar leerlo y en ocasiones encuentro hallazgos interesantes y otras confirmaciones de lo que en cierto modo ya sabemos todos. No hace falta ser sanitario. Hace unos días leía un artículo publicado por la prestigiosa revista sanitaria The Lancet sobre el uso de antibióticos para el tratamiento de infecciones respiratorias, en un estudio realizado a 2000 pacientes de 12 paises europeos afectados de infección respiratoria leve que fueron asignados aleatoriamente para recibir o bien amoxicilina o un placebo tres veces al día durante siete días.  Los resultados arrojaron evidencias, no se recuperaban más rapidamente ni atenuaron los síntomas los tratados con  antibiótico a los que tomaron el placebo.

La resistencia a los antibióticos provocada por un mal uso de medicamentos está generando un aumento considerable de la mortalidad en el mundo. Incurrimos en un consumo excesivo a veces solo para tratar infecciones víricas, lo cual carece absolutamente de utilidad y expone al enfermo a riesgos innecesarios como diarreas, erupciones cutáneas y otros efectos adversos. Además, el antibiótico va a eliminar las bacterias sensibles, provocando un impacto sobre la flora intestinal y favorecerá el crecimiento de bacterias resistentes que en ocasiones es difícil de detener.

Es habitual comprobar en cualquier centro sanitario u hospital, sobre todo en los meses de invierno, las consultas y urgencias colapsadas de pacientes con algún tipo de afección respiratoria, desde resfriado común, gripe, o algún catarro leve.  En la mayoria de los casos este tipo de enfermedades curan con reposo en casa, hidratación adecuada y algún antitérmico en caso de fiebre y malestar general, pero parece que si no nos dan una receta de algún antibiótico nadie se va satisfecho y conforme, sobre todo en los niños de hasta 5 años de edad, que es la población más susceptible de recibir antibioterapia.

La propia OMS periódicamente se encarga de lanzar campañas publicitarias para conseguir cambiar la actitud de la población con respecto al uso indiscriminado de estos antibióticos  en situaciones que no son de riesgo.

Los sanitarios debemos promover medidas para asegurar la eficacia de los antibióticos, que está creando en el mundo un problema de gran trascendencia debido al desarrollo creciente de resistencias bacterianas a casi todas las familias de antibióticos conocidas, por tanto la única vía que nos queda para controlar esa resistencia es realizar un uso responsable de los antibióticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *