San Pablo y la Capilla del Cautivo

La iglesia de San Pablo en Málaga no es un templo cualquiera, ni uno más de la diócesis de la ciudad.  El edificio, erigido en el corazón del barrio de la Trinidad, es el lugar que aloja la imagen de Jesús Cautivo.  Toda mi vida, desde niña, por diferentes razones me he sentido vinculada de alguna manera a este templo malagueño.  Hoy, después de tantos años, San Pablo continua siendo para mí ese lugar al que siempre regreso.

Capilla

Cualquiera que haya visitado la iglesia a cualquier hora del día, sabe que siempre existe una afluencia numerosa de devotos rezando ante la venerada imagen del Cautivo, el señor de Málaga. Qué tiene esta imagen para los malagueños, me pregunto. Cuanto poder de atracción y cuanta devoción genera. Es fácil encontrar en el interior del templo numerosas personas ante su capilla, agarradas a la rejas que la separan del templo. Cada uno en su interior habla con el Cautivo o realizan una oración o encienden una pequeña lamparilla, pero el  flujo es constante, las personas van y vienen de forma intermitente, algunos son vecinos asiduos del barrio de la Trinidad, otros llegados de cualquier punto de la ciudad, para pasar allí solo unos minutos ante su capilla.

Ayer, cuando la visité, la luz que entraba por sus vidrieras iluminaba de manera especial la nave central de la Iglesia.  Los fieles se turnaban en el oratorio a la derecha del altar, pero no se oía nada, en su interior reinaba el silencio.

La primitiva iglesia de San Pablo data de 1645.  El barrio de la Trinidad fue el lugar de asentamiento del campamento de Isabel La Católica durante el asedio a Málaga en 1487.  Una vez que la ciudad fue cristianizada, la iglesia se convirtió en parroquia en 1833.  El templo fue demolido en 1873 y reconstruido de nuevo entre 1874 y 1891, en la parte más cercana al río Guadalmedina y al centro de la ciudad.  Es un edificio de estilo neogótico, imponente, que contrasta con el resto de las edificaciones que conforman el barrio de la Trinidad.

                                                                                                                                 

Destaca su esbelta torre de 50 metros de altura, cuyo chapitel está adornado con pináculos de cerámica y adornos florales.  En su interior, la iglesia está dividida en tres naves, separadas por pilares y una gran bóveda de crucería. El altar mayor, sin retablo, se forma con cinco ojivas, las cuales permiten ver la girola y la imagen de San Pablo que preside el muro central. La capilla sacramental está situada en el crucero, en el lado de la Epístola y en ella hay una talla del Sagrado corazón de Jesús.  Sus vidrieras, con secuencias de la vida de San Pablo permiten que el templo esté siempre iluminado.

Vidrieras. Secuencias de la vida de San pablo

                                                                                                                                 

En su interior se ubican tres importantes hermandades.  En su primera capilla, la cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo y la Virgen de la Trinidad.  La cofradía del Santo Traslado y la Virgen de la Soledad, obra del escultor malagueño Pedro Moreira Lopez, y una cofradía más reciente, la Hermandad de la Salud, cuyas imágenes titulares son el Cristo de la Esperanza en su gran Amor y María Santísima de la Salud.

Hermandad del Santo Traslado

                                                                                                                             

Nota:  En los sucesos de mayo de 1931 “quema de conventos”, la iglesia de San Pablo fue incendiada, profanada, y destruida algunas de sus imágenes.  Entre ellas la de mayor relieve, la anterior Virgen de la Soledad, obra de Pedro de Mena.

El Cautivo al alba:  http://www.enmiscriptorium.com/?p=2980

La iglesia de San Juan en Málaga: http://www.enmiscriptorium.com/?p=3122

El mercado de Atarazanas. Más de un siglo después.

Cada vez que paso por el mercado de Atarazanas de Málaga y me fijo en esa esplendida puerta que da acceso al mercado central, veo en ella la destacada presencia arabe en la ciudad.  Esa puerta, vestigio de  la época de Al Andalus, se ha convertido en un lugar de paso para malagueños, visitantes y turistas que por alguna razón u otra visitan el centro de la ciudad o simplemente la cruzan para acceder al moderno y rehabilitado mercado malagueño.  Pero pocos conocen la increible historia que tiene y cuál fue, antaño, su verdadera utilidad.
                                                                                                                                                                         
Desde su remodelación, que ha durado dos años,  es evidente la transformación del edificio tanto en su apariencia externa como en el interior del mismo, lo que ha realzado su aspecto monumental.  Las mejoras que ofrece el nuevo recinto han convertido el mercado es un sugerente lugar para realizar las compras de productos perecederos y en donde es posible encontrar otro tipo de alimentos que  no encontramos habitualmente.
Lo primero que llama la atención es la bella vidriera frontal con alegorías sobre Málaga, la cual aporta una claridad extra al espacio interior, además de la sustitución del techo cerrado por uno translucido. El orden y la limpieza, facilitan la compra así como una adecuada indicación de los diferentes puestos alimenticios. Da gusto comprar allí y ver el bullicio y la variedad de personas que lo visitan, muchos sobre todo turistas extranjeros, atraídos por conocer la inmensa y variada oferta gastronómica de Málaga.

 

 

                                                                                                                                                                          
Su nombre actual, Atarazanas, se debe a que en su lugar estaban las antiguas Atarazanas Islámicas (edificación usada como cuartel naval y  destinada a guardar arsenal y a la construcción de  barcos). No olvidemos que en  aquella época el mar llegaba a las proximidades del actual mercado y su cercanía  al puerto era escasa. De entonces, solo queda la puerta principal de marmol, de época nazarí (siglo XIV), de 24 metros de altura y 7, 5 metros de ancho, cuyo arco de herradura apuntado lo situan en el reinado de Mohamed V (1354-1391).

Mercado Atarazanas. 1900.

El caracter militar del edificio se mantuvo a lo largo de varios siglos. Considerandolo de interés estratégico se convirtió en cuartel en el siglo XVIII y más tarde en Hospital Militar. La decisión de transformarlo en Mercado en 1862 partió de la expansión económica y urbanística de Málaga, a raíz de la ley de desamortización.  La revolución de 1868 decretó el derribo total del edificio, a excepción de la puerta y arco nazarí de entrada que condicionarían su posterior construcción y diseño actual, obra del arquitecto Joaquín De Rucoba y que tuvo lugar entre 1876 y 1879. Con todo, su aspecto va más allá de la belleza temporal o artística porque es una arquitectura evocadora de un pasado nostálgico y romántico, signo del progreso económico de la Málaga del siglo XIX.
                                                                                                                                                                                                                         
Nota: El Mercado de Atarazanas de Málaga está inspirado en el Mercado de Les Halles de París..
Fotografías antiguas cedidas por:  Málaga siglo XX Recuerdos.

 

 

La Última Cena de Leonardo

 

La Última Cena. Leonardo da Vinci

                   Al atardecer, se puso a la mesa con los Doce. Y mientras comían, dijo: «Yo os aseguro que uno de vosotros me entregará». «¿Acaso soy yo, Señor?». Él respondió: «El que ha mojado conmigo la mano en el plato, ése me entregará. El Hijo del hombre se va, como está escrito de Él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!». Entonces preguntó Judas, el que iba a entregarle: ¿Soy yo acaso?. Díjo: Sí, tú lo has dicho.     (Mt 26,14-25)

               Para que un pintor del Renacimiento, sea recordado hoy, cuando se cumplen 561 años de su nacimiento, debió ser alguien importante, pero importante de verdad. Grande hasta el punto de cambiar de forma rotunda la dirección de la humanidad, al menos en lo que a ciencia se refiere.  Por más que muchos se empeñen en considerar otras pinturas de Leonardo da Vinci como las mejores obras de arte de la historia, yo siempre he preferido esta. Me parece más enigmática, más profunda, y observándola de cerca, cabe pensar que Leonardo quiso plasmar en ella el momento en que Jesús pronunciaba esas trágicas palabras, que le llevarían horas después a la Cruz.

Juan y Pedro. Judas en primer término

Basta contemplar el cuadro unos minutos y analizar la escena.  Algunos de los apóstoles parecen retroceder impresionados al escuchar la revelación, otros parecen manifestar su inocencia y amor hacia él, otros discuten sobre lo que ha dado a entender y los que están más cerca parecen reclamar una explicación sobre lo que ocurre. Pero en todos y cada uno de los rostros se percibe la acuciante pregunta de quién será el que traicionará a Jesús.  Pedro, de caracter fuerte e impulsivo, se precipita como si confesase algo al oído a  Juan ( a la derecha de Jesús).  Tan solo uno, Judas, en primer término, entre Juan y Pedro, aparece aislado, ensimismado y solo frente a los doce.  Es el único que no pregunta, ni comenta, ni gesticula tan siquiera.  Sólo espera el desenlace ante la resignación de su maestro.

                 Pero más allá de las interpretaciones bíblicas, es posible deducir el mensaje que Leonardo quiso expresar sobre la conducta y las reacciones humanas. En su imaginación recreó una escena tranquila y sosegada en equilibrio con el entorno en donde sería expuesta.  Pero la obra tiene algo de dramática y misteriosa, lo que ha dado pie a numerosas leyendas y múltiples lecturas sobre la identidad de sus personajes a lo largo de la historia. Y aunque tratándose de una conversación, representa un tema central de la fe cristiana.

Santa maria della Grazie. Milán

              En la actualidad, el mural, realizado entre 1495 y 1497,  se encuentra bastante deteriorado debido a la humedad que invade la pintura. Está pintado originariamente sobre la propia pared del comedor en el convento dominico de Santa Maria delle Grazie en Milán.  La obra cubre una de las paredes frontales de una gran sala que sirvió como refectorio de los monjes.  Quien lo ha visitado ha podido comprobar la perspectiva, con  tanta profundidad que parece como si el comedor se hubiese prolongado y  allí se hubieran reunido para “La Última Cena”.
                                                                                                                                                                                                                  
La misteriosa sonrisa de Mona Lisa  http://www.enmiscriptorium.com/?p=1259
The mysterious smile of Mona Lisa  http://www.enmiscriptorium.com/?p=1376

 

 

 

 

 

 

 

Las Vestiduras Recamadas

Página autógrafa del libro
Las vestiduras recamadas

 

               “El pueblo necesita de la ostentación, del milagro, para sentirse fervoroso.  La fe penetra en el alma por los sentidos. Si no se admira o se deslumbra ante lo legendario, o ante las vestiduras recamadas, no creerá. De ahí que a veces la iglesia necesita resplandores para seducir a los fieles”.  Las vestiduras recamadas.

           Fue en el año 2006 y durante el transcurso de una conferencia en Málaga cuando oí por primera vez hablar de esta novela, y no pensé que adquirirla hubiese sido un problema hasta que en las librerías que visitaba me confirmaban que estaba descatalogada. Basta que te digan eso, para que crezca el interes por algo. Solo fue cuestión de tiempo y saber esperar, hasta que la encontré. Una joya de novela contemporánea, edición de 1961, usada y con hojas de papel de biblia.

           Las vestiduras recamadas (1932), cuyo título alude a las de las imágenes o tallas de la Semana Santa, describe, en el contexto de un relato ambientado en Málaga,  una historia de amor  que ocupa casi el todo de la novela e incluso suple el tema histórico que la inspira. Alvaro Palma, un joven de izquierdas, ateo y como él mismo se confiesa, heterodoxo, llega a Málaga y se enamora de una mujer con un  pasado y de profundas creencias religiosas.  Un amor imposible, con una trama amorosa enraizada en la ciudad de Málaga y sus tradiciones, sirve de base a la exposición del tema fundamental de la novela, que fue la destrucción del legado histórico-artístico y religioso de la ciudad, durante la denominada “quema de conventos”.

                 Salvador Gonzalez Anaya nace  en Málaga, el 20 de agosto de 1879,  en el número 13 de la calle Nuño Gómez, justo al lado en la que vino al mundo otro insigne malagueño, Cánovas del Castillo.  Cursó el bachillerato en el colegio de los Jesuítas.  Atraido desde joven por la literatura y por la poesía, publicó en diversos medios locales de las ciudad hasta que editó en Málaga “Rebelión” su primera novela en 1905.  Su caracter como escritor podríamos definirlo como novelista regional, en donde la sombra de Andalucia y Málaga se proyectará en casi todas sus obras. Intervino en la vida pública, llegando a ser Alcalde de Málaga y fundando la Asociación de Prensa y Montepío de Periodistas de Málaga.  Académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo y presidente de las misma en 1930 hasta su muerte en 1955.  En 1947 tomó posesión de la plaza de la Real Academia de la Lengua con un discurso sobre los costumbristas malagueños.

Pza. Contitución. Málaga. Años 30

               Gonzalez Anaya, amante de su ciudad natal, fue testigo de los hechos acaecidos aquella primavera en Málaga  y quiso novelarlos. Lo consiguió relatando  la Semana Santa malagueña previa a los sucesos que estremecieron a España el 11 y 12 de Mayo de 1931, que destruyeron casi la totalidad de la obra escultórica de Pedro de Mena…”ante la cobardia de una ciudad que se prodigaba en lucirlas en las procesiones de su Semana Santa…”, según sus palabras.  Sobre todo en ella, hay una minuciosa descripción de lo que aconteció en la Iglesia de Santo Domingo  y,el escritor indignado, hace una crítica ante la pasividad del aquel gobierno de la Segunda República.

         Así lo relataba en uno de los capítulos del libro:  “¡Nada! Santo Domingo ya no es un templo, sino un conjunto de ruinas.  Se han desplomado las techumbres y por los muros en alberca ascienden los penachos abrasadores.  En el pasillo ví despojos de maderas carbonizadas, restos de efigies sin cabezas, cabezas sin facciones, troncos sin brazos, estofas de casullas ennegrecidas.  Ni aun removiendo los rescoldos pude encontrar huellas del Cristo. Del Cristo de Mena.  ¡Consummatum est!.

Novelas de tema malagueño

  • Rebelión (1905).
  • La sangre de Abel (1915).
  • El castillo de irás y no volverás (1921).
  • Brujas de la ilusión (1923).
  • El camino invisible
  • Las vestiduras recamadas (1932)
  • Luna de sangre (1944).
  • La jarra de azucenas.

Novelas de Tema andaluz, no malagueño

  • La oración de la tarde (1929).
  • Nido real de gavilanes (1931).
  • Nido de cigüeñas (1927).
  • Los naranjos de la Mezquita (1933).

Otras novelas

  • Luna de plata (1942)
  • Cantos sin eco (1899).
  • Medallones (1900)

Nota: Mi agradecimiento a Málaga siglo XX (Recuerdos) Facebook, por las fotos antiguas cedidas de la Semana Santa de Málaga.  https://www.facebook.com/pages/M%C3%A1laga-siglo-XX-recuerdos/140042352755916?ref=stream

 

 

La perfección de La Humillación.

Virgen de la Estrella entrando en la Pza. Constitución.
Málaga

       En esos días, también Herodes se encontraba en Jerusalén. Herodes se alegró mucho al ver a Jesús. Hacía tiempo que deseaba verlo, por lo que había oído decir de él, y esperaba que hiciera algún prodigio en su presencia. Le hizo muchas preguntas, pero Jesús no le respondió nada. Entre tanto, los sumos sacerdotes y los escribas estaban allí y lo acusaban con vehemencia. Herodes y sus guardias, después de tratarlo con desprecio y ponerlo en ridículo, lo cubrieron con un magnífico manto y lo enviaron de nuevo a Pilato…          San Lucas 23:8

                  La Semana Santa de Málaga cada año me deja alguna visión diferente y alguna imagen que hasta entonces haya pasado desapercibida para mí.  Siempre veo procesionar los tronos en las calles más estrechas, más oscuras, lejos de la luz de las farolas que alumbran el centro y el recorrido oficial. Busco con el itinerario en mano esos rincones de mi ciudad y aguardo allí la llegada de las imágenes.  Prefiero ver la talla del Cristo casi en la penumbra de una calle céntrica, como San Agustín, Madre de Diós, Arco de la Cabeza o  Cister.

                    La noche de Martes Santo encontré esa imagen por casualidad esperando a la Virgen de la Estrella en la entrada de calle Comedias.  De pronto ante mí, la imagen del Cristo de la Humillación de Francisco Palma Burgos.  Nunca hasta entonces me había fijado tan cerca en la belleza de la obra del escultor malagueño. Representa el momento en el que Jesús es despreciado por Herodes. Es una talla con mucha fuerza y una presencia solemne sobre el trono.  Con una policromía perfecta que resalta la piel morena en contraste con la túnica blanca.

Cristo de la Humillación

                    La primitiva imagen del siglo XVII se perdió en 1931 durante el saqueo a la Iglesia de Santo Domingo, es por ello por lo que la cofradía encarga al artista una nueva imagen que fue presentada en 1942.  Francisco Palma Burgos, malagueño, del barrio de la Victoria, hijo del insigne escultor Francisco Palma Garcia y sucesor de la estética barroca de su admirado Pedro de Mena, se caracterizó por una temática religiosa en casi todas sus obras.  A razón de los entendidos en arte, el Cristo de la Humillación es su mejor obra, a todos los efectos, aunque poco reconocida debido a la creacción de otras tallas más populares y con mucho valor simbólico.

Obra de Palma Burgos

Muy Ilustre y Venerable Hermandad de la Orden de Santo Domingo de Guzmán, de Nuestro Padre Jesús de la Humillación y Perdón y María Santísima de la Estrella.  Fundación: 1919. Jesús dela Humillacíón y Perdón: Francisco Palma Burgosa (1942).  Trono: José Benitez/Pedro Perez Hidalgo (1922 y 1964). Portadores: 190.  Virgen de la Estrella: Anónima del siglo XVIII.  Trono: F. Diaz Roncero (1970), con palio de las Trinitarias (1957-1959), en fase de restauración por S. Oliver.  Portadores:240.  Banda: U. M. Maestro Eloy García. Sede Canónica en la Iglesia de Santo Domingo en Málaga.

http://www.humillacionyestrella.es/

La Cruz de Malta y la Iglesia de San Juan Bautista en Málaga

           

                                                                                                                        

          Una de las razones por las que visito a menudo la Iglesia de San Juan en Málaga es por su ubicación privilegiada en el centro histórico de la capital.  Quién no ha paseado por el centro de Málaga y ha tenido que pasar por la puerta de San Juan.  Es un destino obligado, tanto para el creyente que busca un momento de recogimiento en su interior como para quien busca la imagen artística, la obra de arte, las diversas tallas o retablos. Por las mañanas siempre está abierta y suele estar tranquila, con pocos feligreses y algunas personas visitando sus diferentes capillas de las naves laterales. Las sucesivas remodelaciones por su deterioro natural a las que sumamos los sucesos acaecidos  la mañana de mayo de 1931, han ido forjando y transformando su aspecto.  Aun así es un edificio de una belleza casi perfecta, en el que tras cada visita he ido encontrando algo nuevo y símbólico para mí.

Iglesia de San Juan Bautista en Málaga.

                 La Iglesia de San Juan Bautista  es una de las cuatro iglesias, junto con Los Mártires, Santiago, y Sta. María La Mayor (hoy Iglesia del Sagrario de la Catedral de Málaga), fundadas en Málaga por los Reyes Católicos después de la conquista.  Es muy probable que fuese en 1487, ya que está citada en un cabildo municipal de 1490. Construida en el espacio de los antiguos arrabales de la ciudad islámica y en el interior del perímetro amurallado de la capital. No existe constancia de su advocación, tan solo la posibilidad de que en un principio y dada la predilección que Isabel la Católica sentía por El Evangelista, ésta fuese dedicada al más joven de los apóstoles, aunque hay fuentes que señalan una advocación posterior y compartida con San Juan Bautista.

Fachada lateral

                                                                                                                                

             El estilo inicial fue el gótico tardío, vigente en la época de los Reyes Católicos, con claros elementos mudéjares y arcos apuntados sobre pilares.  A lo largo de los siglos, el edificio se ha visto sometido a derribos, remodelaciones, y diversas transformaciones que han hecho de ella una de las iglesias de mayor belleza de la ciudad de Málaga.  Pero lo más significativo de su construcción es la torre, acabada en 1780 y separada en tres cuerpos por pequeñas cornisas abalconadas.  Fue precisamente esta pasada navidad,  en una visita por la mañana a San Juan, cuando fotografiando el exterior de la torre al acercar el objetivo, capté para mi sorpresa la Cruz de Malta en la parte superior del segundo cuerpo, y en la balaustrada del balcón de la primera torre.  El símbolo de la Cruz de Malta siempre ha estado vinculado con la advocación de San Juan Bautista y aunque no tiene porque ser determinante, cabe señalar la presencia de una colonia de genoveses y sicilianos en la segunda mitad del siglo XVIII,  que se afincaron en las inmediaciones de San Juan.

                                                                                                                                 

           Es una de los pocos ejemplos que existen de Torre-Pórtico, denominadas así porque el primer cuerpo de torre tiene puerta a ras de suelo, que da acceso a la iglesia bajo un arco de médio punto, en el que existe una pequeña hornacina dedicada a San Juan Bautista. En un principo la torre estuvo enlucida de blanco, sufriendo diversas modificaciones en los últimos siglos hasta que en 1999  se eliminó todo el enlucido dejando el ladrillo visto. Al igual que la policromía existente en la fachada principal, con una decoración geométrica que le dan una vistosidad singular, habitual en algunos edificios de la Málaga del siglo XVIII, y que ha permanecido oculta durante tantos años.

                                                                                                                                                                      

            Su interior, de amplio crucero y planta basilical, actualmente está formado por tres naves con diferentes capillas en sus naves laterales, vinculadas a las diferentes cofradías fusionadas con sede en la iglesia de San Juan. La actual capilla mayor, es una obra realizada a principios del siglo XIX, y aunque quedó bastante deteriorada en los sucesos de 1931, está presidida por El Cristo de La Veracruz, talla realizada en el último tercio del siglo XVI y Titular de las Cofradías Fusionadas. En su parte superior está la figura de Juan El Bautista. Pero lo más impresionante son sus ocho capillas, en la nave lateral derecha se encuentran: Lagrimas Y Favores, Dolores de San Juan, Las tres Avemarías, El Baptisterio, y la capilla Sacramental del Cristo de la Redención.  En la nave lateral izquierda: la Exaltación, Ánimas de Ciegos, Capilla Penitencial en la cual se encuentra el Confesionario principal y Azotes y Columna.

Altar Mayor. La Veracruz

 

Juan El Bautista

                                                                                                                                                

            La Iglesia de San Juan Bautista es la sede canónica de las cofradías fusionadas en Málaga que conforma las cuatro hermandades: Azotes y columna, Exaltación, Ánimas de ciegos, y Veracruz. La sección de Lágrimas y Favores nace en el seno de las cofradías fusionadas. En 1988 se realizaron la últimas obras al templo a instancias de la Archicofradía Sacramental de los Dolores, la construcción y apertura  de la Puerta de San Juan, que permite la salida de los tronos procesionales desde el interior de la iglesia. Esta obra fue sufragada por sus cofradías, las Reales Cofradías Fusionadas y la Archicofradía Sacramental de los Dolores.

Mi agradecimiento personal por sus aportaciones a: José Manuel Álvarez Chaves, cofrade desde 1970 ( 1º Teniente Hermano Mayor actualmente ) de Cofradías Fusionadas en Málaga, y Pedro Merino Mata perteneciente a la Junta de Gobierno de la Archicofradia Sacramental Dolores de San Juan.

Fotografía antigua:  Málaga siglo XX recuerdos https://www.facebook.com/pages/M%C3%A1laga-siglo-XX-recuerdos/140042352755916 Enlaces: La iconoclastia en  San Juan Bautista. Málaga. Mayo 1931.  http://www.enmiscriptorium.com/?p=1891 http://www.cofradiasfusionadas.org http://www.doloresdesanjuan.es